vacuna-gripe

vacuna-gripe

Salud Infecciones

El polémico estudio que vincula la vacuna de la gripe al riesgo de aborto

Las embarazadas es uno de los grupos de riesgo a los que más se recomienda la inmunización frente a este virus. 

Ainhoa Iriberri

Aunque todavía no se han hecho públicas las fechas, en aproximadamente un mes comenzará en todas las comunidades autónomas la campaña de vacunación antigripal. A pesar de la controversia sobre su eficacia que rodea la aplicación de esta vacuna casi desde su desarrollo, hasta ahora no se había cuestionado su seguridad. Pero los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, en un ejercicio de transparencia, han hecho públicos los resultados de una investigación -publicada en la revista Vaccine- que califican de preliminar, pero que apunta a una relación entre la vacuna de la gripe y el riesgo de aborto espontáneo

Se trata de una información relevante porque el de las embarazadas es uno de los grupos de riesgo a los que más se recomienda inmunizarse contra el virus Influenza, ya que se considera que los peligros que les supone padecer la enfermedad superan con mucho a los posibles riesgos de la vacuna. 

Pero el trabajo financiado por los CDC ha determinado que las mujeres vacunadas en las primeras etapas de su embarazo con una vacuna contra la influenza con el componente de la pandemia H1N1 (H1N1pdm09) y que también se habían vacunado la temporada anterior con una vacuna contra la influenza con el componente H1N1pdm09 tenían un mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo durante los 28 días posteriores a la vacunación.

Si bien la mayoría de los abortos espontáneos se produjeron durante el primer trimestre, muchos otros ocurrieron durante el segundo trimestre. La edad gestacional media al momento del aborto espontáneo fue de 7 semanas. 

Conscientes de que estos datos suenan alarmantes, el CDC ha habilitado incluso una sección en su web para aclarar posibles dudas. y lo primero que hace es insistir en que la recomendación para mujeres gestantes no ha cambiado. La razón: en el estudio había pocas participantes -se comparó a 485 embarazadas que habían sufrido un aborto con el mismo número que no lo había hecho- y que la asociación desde el punto de vista estadístico es muy débil. 

Toni Trilla, uno de los mayores expertos de gripe del país-y especialista en el Hospital Clínic de Barcelona- explica a EL ESPAÑOL que el trabajo indica que "la ciencia se preocupa y prioriza la seguridad de las vacunas". A su juicio, que coincide con el de los CDC, "los resultados del estudio son muy limitados en su potencial estadística y podrían deberse al azar". 

Trilla señala algunos puntos importantes del trabajo, como que son vacunas determinadas -las que incluyen la cepa A(H1N1) pandémica 2009, que se analizan datos hasta un mes después de la vacunación y que se analiza el posible impacto de la inmunización anterior en dos temporadas, algo que, a su juicio, es "difícil de entender biológicamente". 

Por todas estas razones, el médico tiene claro que "sigue vigente" la recomendación de vacunar contra la gripe durante el embarazo, al ser el de las gestantes un grupo de riesgo. 

Desde los CDC, sin embargo, no dan el asunto por cerrado y, aunque también continúan con las mismas recomendaciones, anuncian que se están llevando a cabo otros estudios para descartar que la asociación observada en el trabajo sea de algún modo causal, aunque los resultados no llegarán hasta 2019.