Los pasillos de congelados de los supermercados son cada vez más grandes

Los pasillos de congelados de los supermercados son cada vez más grandes GTRES

Salud Nutrición

La comida congelada no tiene menos nutrientes: adiós al mito de la mala conciencia

Un nuevo estudio desmiente que este tipo de alimentación sea peor y le otorga incluso beneficios sobre algunos productos frescos.

Roberto Méndez

Consumir alimentos frescos o congelados siempre ha sido una opción polémica en cuanto a calidad nutricional se refiere. De hecho, durante algún tiempo los profesionales de la nutrición rechazaban los productos congelados por la posibilidad de que estos tuviesen menos nutrientes que el alimento fresco; además, muchos congelados suelen contener más sal, azúcares y/o grasas que el producto fresco, aunque no es así siempre.

Aún así, los productos congelados han ido ganando peso en la alimentación semanal gracias a la oferta de las grandes superficies y a su facilidad de manejo: ya están cortados, lavados y en muchas ocasiones prácticamente listos para su consumo. Ahora bien, ¿tienen los mismos nutrientes los productos congelados que los frescos?

Los nutrientes de los congelados

Según un estudio que se publicará en junio de 2017 en el Journal of Food Composition and Analysis, es un error pensar que los productos frescos contienen más nutrientes que los congelados. En otras palabras, los congelados sí mantienen los nutrientes originales.

Para comprobarlo, los investigadores analizaron los nutrientes de diversos productos frescos y congelados, además de una tercera categoría a la que llamaron "fresco-almacenado", la cual imitaba el tiempo que suele quedar almacenado un producto fresco por parte del consumidor medio -alrededor de cinco días-.

Durante el estudio se analizaron nutrientes como las vitaminas A, C y  el ácido fólico de alimentos como el brócoli, la coliflor, el maíz, los guisantes, las espinacas, los arándanos, las fresas y las judías verdes. En la mayoría de las comparaciones, no hubo diferencias significativas en cuanto la cantidad de vitaminas. Eso sí, en algunos casos, incluso los alimentos congelados tenían más nutrientes que los frescos-almacenados -algo que contradice el mito de que fresco es mejor-.

Este último caso, donde los congelados ganan a los productos almacenados, podría explicarse por el hecho de que los productos congelados son llevados a ese estado mediante una técnica de congelación en fresco; esto quiere decir que los productos congelados no pasan por el proceso de transporte mediante camiones hasta llegar a los supermercados y posteriormente a nuestros hogares, por lo que ese tiempo y la pérdida de nutrientes que conlleva se evitaría.