A la izquierda un ratón con progeria y a la derecha un ratón con progeria reprogramado.

A la izquierda un ratón con progeria y a la derecha un ratón con progeria reprogramado. Universidad Católica de Murcia

Salud Reprogramación celular

¿Volver a la juventud después de la vejez? Científicos españoles lo logran en ratones

Un estudio liderado por Juan Carlos Izpisúa logra revertir el envejecimiento en células y en ratones afectados de progeria. 

Noticias relacionadas

Un estudio del Salk Institute publicado este jueves en la revista Celldemuestra "que el envejecimiento no es un proceso que vaya en una sola dirección, sino que tiene plasticidad, y con una modulación meticulosa, puede revertirse", según su autor principal, el español afincado en el centro estadounidense Juan Carlos Izpisúa Belmonte.

La técnica que permite esta "modulación", además de impulsar a las células de la piel humana a convertirse en jóvenes de nuevo, ha conseguido, gracias a la reversión de los signos de la ancianidad y al aumento de la esperanza de vida en un 30%, el rejuvenecimiento de ratones con enfermedades de vejez prematura.Debido al aumento de la esperanza de vida, el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la edad ha crecido.

Los datos muestran que la edad es el mayor factor de riesgo para las enfermedades del corazón, el cáncer y los trastornos neurodegenerativos. El director general del Hospital Clínic, Josep Maria Campistol, también autor del trabajo -en el que también ha participado la Universidad Católica de Murcia-, comenta que "el estudio proporciona información sobre posibles opciones terapéuticas antes insospechadas para aumentar la longevidad".

Sin embargo, dice, "se necesitarán más estudios para poder utilizar esta técnica en seres humanos".Aunque el rejuvenecimiento celular parezca deseable, un proceso que funciona en el laboratorio no es necesariamente aplicable para todo un organismo. Si bien la división celular rápida es fundamental para el crecimiento de los embriones, en adultos este crecimiento se asocia al cáncer.

Además, tener grandes cantidades de células que han sido restablecidas a un estadio embrionario en un adulto podría llevar a un fallo orgánico. A la vista de estos hechos, el equipo de Izpisúa se preguntó si habría algún beneficio en la inducción de los factores de Yamanaka durante un período más corto que el habitualmente utilizado para convertir una célula madura en una célula madre pluripotente."Hay otros estudios científicos que han reprogramado completamente las células hasta que alcanzaron su estado de célula madre", dice Pradeep Reddy, co-primer autor e investigador asociado del Salk Institute, "pero nosotros demostramos, por primera vez, que expresando esos factores durante un breve período podemos mantener la identidad de la célula y revertir, al mismo tiempo, las características asociadas a la edad".

Para llevar a cabo el  estudio, los investigadores han utilizado células de la piel de ratones con progeria, una enfermedad genética que provoca el envejecimiento prematuro. El equipo de Izpisúa indujo por un corto periodo los factores de Yamanaka. Al analizar estas células, los científicos vieron que habían revertido múltiples signos de la edad, pero sin perder su identidad como células de la piel.

El próximo paso que quisieron dar estos investigadores es comprobar si este proceso puede llevarse a cabo en animales vivos.A la vista de los datos obtenidos con las células, se utilizó el sistema de reprogramación de corta duración durante períodos cíclicos en ratones vivos con progeria.

Los resultados fueron extraordinariamente positivos: los roedores tratados con este procedimiento parecían más jóvenes; su función cardiovascular (entre otras) había mejorado y, aún más sorprendente, vivían un 30% más que los ratones no tratados. Además, los animales mostraban una recuperación celular de la afectación causada por la progeria y también de la causada por el envejecimiento normal."Obviamente, los ratones no son humanos, y sabemos que es mucho más complejo rejuvenecer a una persona", dice el Dr. Izpisúa, "pero este estudio muestra que el envejecimiento es un proceso dinámico y, por lo tanto, será más accesible de lo que creíamos previamente poder realizar intervenciones terapéuticas".