Estos son los motivos por los que deberías evitar las sopas de sobre

Estos son los motivos por los que deberías evitar las sopas de sobre Clara Rodríguez

Nutrición Alimentación

Estos son los motivos por los que deberías evitar las sopas de sobre

Entre los ingredientes más presentes están la sal y el glutamato monosódico, cuyos consumos pueden ser perjudiciales.

Noticias relacionadas

En estos meses de frío no hay nada que apetezca más que un buen plato de cuchara para calentar el cuerpo. Una de las recetas estrella del invierno son las sopas, pero el ritmo de vida, el estrés y -sobretodo- la pereza lleva a muchos a recurrir a esos sobres que prometen el plato tradicional con unas sencillas instrucciones: "Vierta el contenido de este sobre en un litro de agua caliente (sin que llegue a hervir) y lleve a ebullición removiendo al mismo tiempo. Deje cocer a fuego lento durante cinco minutos removiendo de vez en cuando". Y pum, así de sencillo. Gracias a este sobre mágico tienes -según su etiquetado- una sopa de pollo con fideos. 

El problema de las sopas de sobre es que distan mucho del plato tradicional del que cogen el nombre por lo que "no son recomendables y la gente debería evitarlas", explica Laura Llorente, nutricionista del Centro de Nutrición Aleris, a EL ESPAÑOL. "Al final lo que estamos tomando es agua con un potenciador de sabor y una cantidad ingente de sal, esto pasa tanto con las sopas de sobre como con los Yatekomo", insiste la especialista, que deja claro que bajo ningún concepto las recomendaría, aunque sí ciertos caldos que vienen en brick.

Para llegar a la conclusión de que se debe evitar este preparado hemos realizado un análisis de los ingredientes de tres sobres de sopa de pollo con fideos. Dos son productos que podemos encontrar en casi todas las superficies y la otra una marca blanca de un supermercado con buena acogida entre el público: Knorr, Gallina Blanca y Hacendado.

El ingrediente más presente en estos paquetes es la pasta alimenticia, aunque no el mayor de los problemas. Llorente destaca que "es pasta blanca y deberíamos intentar que las pastas que consumamos sean integrales, para que el índice glucémico sea inferior".

Los ingredientes que se disputan el segundo y el tercer puesto en la receta (los que están más presentes) son los principales motivos por los que evitar las sopas de sobre: la sal y el glutamato monosódico. "El glutamato monosódico es un potenciador de sabor, que en consumos excesivos puede tener consecuencias negativas", explica la especialista. Además de ser "un poco adictivo", puede provocar migrañas y dolores musculares, explica la especialista que hace hincapié en que esto sucede "en consumos excesivos".

La sal es otro de los responsables de que se deba evitar este producto ya que si el ingrediente está presente por encima de 1,25 gramos por cada 100 gramos de productos, no es recomendable. En este caso la de Mercadona tiene 12,3 gramos de sal, Knorr 0,83 gramos y Gallina Blanca 9,4 gramos. "Un consumo excesivo de sal no es recomendable, provoca hipertensión arterial y enfermedades renales", señala la especialista.

Además, contienen cantidades "ridículas" de hortalizas: "cuando haces un caldo en casa se echa mucho más". Asimismo, las sopas de sobre de Knorr y Hacendado tienen grasa vegetal de palma, que se debería evitar como explicamos en otro artículo. Para la nutricionista este ingrediente es "sustituible por aceite de oliva". Por su parte, la de Gallina Blanca contiene grasa de gallina que "son grasas saturadas".

Además, Llorente destaca que la cantidad de pollo que contienen estas sopas es ínfima, aunque sea del ave. Así, el de la marca blanca de Mercadona solo tiene un 1,4% de pollo, Knorr 1,6% de este ave y Gallina Blanca tan solo un 0,9%. 

Caldos envasados

"Si hablamos de caldos preparados hay algunos que podría salvar, pero sopas de sobre no", sentencia Llorente. Los bricks "no son la mejor opción pero nos pueden sacar de un apuro", añade.

En el mercado se pueden encontrar varias marcas que comercializan caldo para realizar nosotros mismos las sopas. Para elegir el mejor, la especialista recomienda comprobar los ingredientes mirando bien el etiquetado: "Si lleva extractos de pollo y de ternera no son recomendables, esos directamente no se deben comprar". Del mismo modo, recomienda a los vegetarianos y veganos que pongan especial atención, ya que a veces se añaden extractos de proteína animal. 

"Además, debemos estar atentos por si llevan algún tipo de grasa, en cualquier caso lo mejor es que sea aceite de oliva virgen extra", explica la especialista sobre estos líquidos envasados. En concreto, durante la conversación menciona la marca Aneto como un producto aceptable, "pero hay más marcas que tampoco son malas". En contraposición, otras se deben evitar por lo que insiste en su recomendación de leer la lista de ingredientes antes de comprar.   

El surgimiento de estas formas de hacer sopas, alejadas de las tradicionales, es resultado de "la vida que llevamos y el estrés, que nos hace recurrir a estos recursos, tampoco gestionamos bien nuestro tiempo". "Encima, cuando llega el fin de semana no nos apetece cocinar y hemos perdido esas elaboraciones", relata.

Para Llorente "la sopa más recomendable es la casera, con productos naturales". "Tú mismo compruebas la cantidad, la procedencia de los productos, mejor que sean de comercio de proximidad". "Si lo hacemos de animales, se puede comprar un buen pollo de corral que le de sabor o trozos de ternera sin grasa excesiva", sugiere.

En este sentido, la nutricionista recomienda hacer varios litros de caldo y posteriormente congelarlos para poder recurrir fácilmente a un caldo más sano.

[Más información: Los secretos del hummus del 'súper': por qué no deberías consumirlo a diario]