Una taza de café junto a un tarrito con sacarina.

Una taza de café junto a un tarrito con sacarina.

Nutrición Obesidad

La gran mentira de la sacarina: los edulcorantes no son mejores que el azúcar

Noticias relacionadas

Que no, que por mucho que te pidas un refresco light no vas a conseguir que la pizza que le acompaña no te haga engordar. Aunque muchos nos hayamos agarrado a estos productos como a un salvavidas, la clave para bajar el flotador no es poner la atención en estos sustitutos del azúcar. Ojo, rebajar la ingesta de azúcar es obligatorio si quieres hacer dieta, (cada gramo de azúcar de mesa que tomas tiene cuatro calorías) pero los productos sin azúcar no hacen magia.

La sociedad actual está más concienciada de los beneficios de llevar una vida sana. Hacer deporte, comer frutas y verduras y evitar alimentos poco nutritivos son, mayormente, los objetivos de las personas que quieren adquirir hábitos saludables. Los refrescos azucarados y los dulces, por lo tanto, se encuentran en el punto de mira de los nutricionistas y de las personas que siguen dietas o que, simplemente, quieren cuidarse.

Los productos light o que se denominan "sin azúcar" se consumen desde hace muchos años como sustitutos de estos alimentos y bebidas, aunque, hoy en día, despiertan ciertas desconfianzas. Aunque no contengan azúcar es importante saber que para obtener el sabor dulce es necesario aplicar edulcorantes alternativos al azúcar. Los edulcorantes que no provienen del azúcar muchas veces son artificiales y, aunque no tienen calorías, tampoco tienen valor nutricional.

Estos alimentos sin azúcar han sido indicados a personas que quieren perder peso y a personas diabéticas. Es importante que este último grupo consulte a su médico antes de empezar a consumirlos ya que, aunque la mayoría de estos edulcorantes no son carbohidratos y no suben el azúcar en sangre, existen excepciones. Sin embargo, la revista científica The BMJ acaba de publicar un estudio encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que destaca que los edulcorantes alternativos no presentan beneficios importantes para la salud y que todavía hoy no pueden descartarse que no tengan efectos negativos.

Los investigadores han advertido que, hoy en día, se sabe poco de los posibles efectos que tiene en la salud el consumo diario de este tipo de productos. Hasta ahora, los resultados eran limitados. El estudio, llevado a cabo por investigadores europeos, es considerado como el más exhaustivo hasta la fecha en esta materia y pretende servir de ayuda a los organismos legisladores.

Apenas hay diferencias

Los investigadores utilizaron 56 estudios para realizar una comparación entre quienes no consumían o consumían pocos productos con edulcorantes alternativos al azúcar y quienes tomaban altas cantidades de estos alimentos y bebidas al día. Los científicos tuvieron en cuenta el peso, el control del azúcar en sangre, la salud bucal, la existencia de cáncer, de enfermedad renal y cardíaca, el humor y el comportamiento de los participantes.

Básicamente, los científicos concluyeron que no existían grandes diferencias entre quienes no tomaban edulcorantes alternativos y quienes realizaban un alto consumo de estos. Tampoco las había entre quienes tomaban bajas y altas cantidades.

Estos son los principales sustitutos del azúcar

Algunos estudios sugerían que el consumo de productos sin azúcar mejoraban los resultados de índice de masa corporal y los de azúcar en sangre tras el desayuno. Pero había pocas evidencias sobre esta situación. De hecho, los investigadores pudieron comprobar que, quienes tomaban bajas cantidades de alimentos y bebidas con edulcorantes alternativos, presentaban una ganancia menor de peso: 0,09 kilogramos menos. Es decir, prácticamente nada.

Reducir y no sustituir

En el caso de los niños fue parecido: quienes tomaron alimentos sin azúcar presentaban una ganancia menor de peso que los niños que tomaban azúcar. Los científicos sostuvieron que, entre quienes tenían sobrepeso y obesidad y buscaban perder peso, los productos sin azúcar no mostraron ningún beneficio para ellos. Aunque los sustitutos del azúcar normalmente no tienen calorías, tampoco adelgazan. Por tanto, perder peso sigue siendo necesario cambiar los hábitos en cuanto a la dieta general y a la actividad física. Esta última, desde luego, sí que cuenta con todas las garantías de reducir el peso de las personas.

Los expertos han señalado que aún falta mucha información sobre el consumo de este tipo de azúcares a largo plazo. Otros estudios deberán clarificar si los sustitutos del azúcar son completamente inocuos o, tal y como se sospecha, tampoco hacen un gran favor a nuestro cuerpo. Hasta el momento, la mejor manera de rebajar el consumo de azúcar no es sustituyéndolo sino, simplemente, no tomando este producto. Otros sustitutos naturales del azúcar de mesa tampoco son la solución pues, como en el caso de la miel, son, en un inmenso porcentaje, azúcares.

[Más información: La mentira de 'Masterchef' sobre el azúcar: no existen sustitutos saludables]