La borrasca Gloria deja varias provincias en alerta por nieve y vientos.

La borrasca Gloria deja varias provincias en alerta por nieve y vientos. Efe

Meteorología Clima

El temporal Gloria se cobra ya 4 muertos y deja a 200.000 alumnos sin clase

El temporal mantiene en alerta a casi cuarenta provincias, con especial incidencia en las Baleares y en el tercio oriental peninsular.

Noticias relacionadas

Cuatro personas han fallecido hasta el momento por el temporal Gloria, el peor en lo que llevamos de este invierno, que también ha dejado municipios incomunicados, más de 200.000 alumnos sin clase y cortes en carreteras y en el tráfico ferroviario.

Las temperaturas significativamente gélidas registradas en la Comunitat Valenciana han provocado la muerte de una mujer de 54 años sin hogar que dormía al raso en un parque de la localidad valenciana de Gandía, y que se suma al fallecido este domingo en Asturias, arrollado mientras ponía las cadena a su vehículo. Una segunda víctima, un vecino de la localidad de Moixent, ha sido hallado en la tarde del lunes muerto a pocos metros de su casa, tumbado en el suelo sobre la nieve y con síntomas de hipotermia.

La tercera víctima conocida ha sido un varón de 63 años, quien ha fallecido como consecuencia de una herida en la cabeza al caerle una teja desprendida por el fuerte viento en la localidad de Pedro Bernardo, en Ávila.

Gloria mantiene en alerta a 33 provincias por nieve, olas y viento

Un desaparecido en Besòs

En Cataluña, el Ayuntamiento la localidad barcelonesa de Sant Adrià de Besòs ha informado de la activación del protocolo de búsqueda por la "posible caída al mar" de una persona que hacía fotografías desde el espigón.

Además, un ciudadano de origen holandés ha sufrido graves heridas en una pierna tras ser alcanzado por una ola en Calpe, también mientras fotografiaba el oleaje; una niña de 6 años ha resultado herida al caer una cornisa en Valencia; y un hombre de 37 años ha sido atendido por los servicios de emergencia por otro desprendimiento de una cornisa en Lliria (Valencia).

El temporal mantiene en alerta a casi cuarenta provincias, con especial incidencia en las Baleares y en el tercio oriental peninsular, con siete en nivel rojo por riesgo extremo ante fuertes nevadas en cotas bajas, olas de 7 metros de altura y rachas de viento de hasta 130 kilómetros por hora.

Las fuertes previsiones por acumulación de nieve en el este peninsular, que han obligado a activar el aviso rojo en la Comunidad Valenciana, han dejado hoy sin clase a alrededor de 191.000 alumnos de dicha comunidad, a los que hay que sumar más de 3.000 de Castilla- La Mancha y 462 alumnos de Castilla y León.

En Cataluña también se han cerrado centros escolares, aunque en menor cuantía, en puntos de la comarca del Maresme, Terra Alta y del Vallès Oriental debido a las nevadas y a los fuertes vendavales registrados.

Problemas en los aeropuertos

El transporte aéreo ha sufrido las inclemencias climatológicas y unos 22.000 pasajeros de 179 aviones se han visto afectados por la cancelación o desvío de sus vuelos de la jornada de hoy, lunes, a consecuencia del cierre del aeropuerto de Alicante-Elche, el quinto del país en viajeros, que retomará la operativa de sus vuelos de forma progresiva a partir de las 5:00h de mañana martes, según ha informado Aena.

Una parte de las operaciones han sido canceladas y otras reprogramadas o desviadas a otros aeropuertos, principalmente los de la Región de Murcia, en Corvera, y Valencia. En esta última región, han sido desviados 21 vuelos que tenían como destino el aeropuerto de Manises, a otras ciudades como Zaragoza, Madrid, Málaga, Murcia y Palma de Mallorca y ha obligado a cancelar otros diez, según han informado fuentes de Aena.

En las comunicaciones por carretera, las nevadas han dejado, desde primeras horas de la mañana, más de mil kilómetros de numerosas vías con cortes y restricciones al tráfico, con especial incidencia en el tercio oriental peninsular y en puntos de la mitad norte del país.

Ante esta situación, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda evitar ponerse al volante ante la situación "de alto riesgo" de nevadas, en la que si conducir es imprescindible ha de hacerse a baja velocidad o, mejor, aplazar el viaje si no es urgente.

Solo en la Comunidad Valenciana y durante las últimas 24 horas el temporal ha dejado casi 268 litros por metro cuadrado en Beniarrés (Alicante), rachas de viento en las últimas tres horas de 115 kilómetros por hora en Oliva (Valencia) y olas que superan ya los 8 metros.

El transporte ferroviario, en especial los trenes de larga y media distancia Euromed y Talgo, se ha visto perjudicado por el temporal en la Comunidad Valenciana, cuyos pasajeros se han visto obligados a ser trasbordados por carretera, al igual que en la línea C-6 de Cercanías, mientras que los AVE están sufriendo algunos retrasos por limitaciones de velocidad.

Fuentes de RENFE han informado que los AVE Valencia-Madrid y Alicante-Madrid circulan con "normalidad", salvo pequeños retrasos de entre 8 y 10 minutos por limitaciones de velocidad a 160 kilómetros por hora en la zona entre Minglanilla y Requena, el primero, y entre Villena y Caudete, el segundo.

Levante y Baleares

Las fuertes rachas de viento registrada, en algunos momentos incluso extraordinarias, han originado que en el municipio alicantino de Orihuela (Alicante) dos personas hayan resultado heridas al caer una palmera sobre un vehículo en circulación en la carretera CV-91, que une Orihuela y Almoradí.

En las Islas Baleares, el paso de Gloria ha supuesto el desbordamiento de cinco torrentes en Mallorca y ha ocasionado 150 incidentes en las cuatro islas, la mayoría por caída de árboles y acumulación de agua en las vías urbanas.

En concreto, a mediodía los torrentes desbordados por las intensas lluvias sobre Mallorca son los de Alaró; Canyamel-Capdepera a su paso por la Estació; Sencelles a la altura de del Camí Vell de Muro, Maria de la Salut y Pina-Montüiri.

En la ciudad de Barcelona se mantienen cerrados todos los parques, el zoo, las playas y los espigones, según fuentes de los bomberos, y el mal estado de la mar ha obligado a cancelar los servicios de ferrys que zarpan de la Ciudad Condal a Baleares.