Teresa Rodrigo, catedrática de la Universidad de Cantabria.

Teresa Rodrigo, catedrática de la Universidad de Cantabria. David S. Bustamante Universidad de Cantabria

Investigación

Muere Teresa Rodrigo, la 'madre española' del bosón de Higgs

La científica, un referente mundial en la investigación sobre física de partículas, fue la primera española que formó parte del CERN.

21 abril, 2020 20:47

Noticias relacionadas

La catedrática de la Universidad de Cantabria Teresa Rodrigo (Lleida, 1956), referente mundial en la investigación sobre física de partículas, ha muerto este martes a los 63 años. Rodrigo fue directora del Instituto de Física de Cantabria (IFCA) y participó en descubrimientos como el Bosón de Higgs o el Quark, así como "pionera, trabajadora incansable, firme defensora de la mujer en la ciencia y persona excepcional", en palabras de la UC, que ha informado de su fallecimiento, sin especificar las causas.

Teresa Rodrigo fue la primera española que trabajó en experimentos punteros en el campo de las partículas elementales y en las grandes instalaciones donde se llevan a cabo, como la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), donde dirigió uno de los equipos que colaboró en el descubrimiento del Bosón de Higgs, considerado uno de los mayores logros científicos de los últimos 50 años. La científica abrió camino a los físicos españoles en estas grandes instalaciones internacionales.

Teresa Rodrigo centró su carrera en la Física Experimental de Partículas. Catedrática de Física Atómica de la Universidad de Cantabria desde 1994 e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en 2016 asumió la dirección del IFCA, centro mixto de investigación de ambas instituciones, del que era investigadora y responsable del grupo de Física de Altas Energías e Instrumentación.

Una científica reconocida

Reconocida investigadora en el ámbito de la física de partículas, su trabajo científico se desarrolló principalmente en experimentos de colisionadores de hadrones, donde realizó proyectos que van desde el análisis físico a la construcción de detectores de partículas. Coautora de una extensa lista de publicaciones científicas y libros, Teresa Rodrigo recibió el año pasado la Medalla de Plata de la Universidad de Cantabria. También fue nombrada doctora honoris causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), y recibió el I Premio Julio Peláez a Pioneras de las Ciencias Físicas, Químicas y Matemáticas, entre otros reconocimientos.

Desde 1994, era miembro del experimento CMS (Solenoide Compacto de Muones) en el Gran Colisionador de Hadrones LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo en el CERN. Lideró el grupo de más de 30 investigadores del IFCA y de la Universidad de Cantabria que participan en dicho experimento, tanto en su diseño, construcción, instalación y operación del sistema de alineamiento como en la preparación de un centro Tier-2 de procesado de datos y, ahora, en el análisis de los datos que se obtienen en el LHC.

En 2010 fue nombrada presidenta de su Consejo de Colaboración Internacional en el que participan instituciones de más de 40 países y desde 2012 formó parte del Comité de Política Científica del CERN, siendo la primera física española en formar parte de este organismo y unas de las pocas personas de esta nacionalidad que han asesorado en cuestiones científicas al mayor laboratorio mundial en física de partículas.

La Universidad de Cantabria

Además de en el CERN, trabajó en el Fermi National Accelerator Laboratory-FERMILAB, del Departamento de Energía de Estados Unidos, el laboratorio de física de partículas más importante de Estados Unidos. Allí destacó su trabajo en el experimento Collider Detector-CDF que llevó al descubrimiento del QuarkTop en 1995, un hito en el campo de las partículas.

El rector de la Universidad de Cantabria, Ángel Pazos, ha lamentado su fallecimiento en nombre de la institución y ha señalado que con su muerte "desaparece una de las investigadoras más brillantes de la física de partículas en el contexto mundial y, sin duda, una de las científicas de gran relevancia de nuestra universidad".

"Además de ser un exponente máximo de la valía de la mujer dentro de la carrera científica, y de alcanzar reconocimientos muy importantes a nivel internacional, en nuestra universidad es imposible entender sin la presencia de Teresa el proceso de excelencia científica al que ha llegado el IFCA, un instituto al que perteneció desde su fundación y que además dirigió desde 2016 hasta hace pocos meses", ha señalado.

Información sobre el coronavirus: