La imagen 'cadáverica' de TB145, y una versión procesada.

La imagen 'cadáverica' de TB145, y una versión procesada. Gtres.

Investigación Espacio

Este asteroide rozará la Tierra tras Halloween: es enorme y en forma de calavera

TB145 es un asteroide bastante grande. Analizado por varias instituciones europeas en 2016 -incluido el Instituto de Astrofísica de Andalucía - mide entre 200 y 840 metros. El asteroide con mayor probabilidad de impacto en la Tierra, Apophis,tiene unos 375 metros de diámetro en comparación. 

Sin embargo, no es su tamaño lo que ha llamado la atención de los científicos. En unas imágenes publicadas en 2015 por el Radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico), se puede apreciar la forma del asteroide. Tanto los astrónomos como los internautas se muestran de acuerdo: el cometa se asemeja a una calavera flotante.

Los observadores de la NASA lo bautizaron como "la gran calabaza" tras su descubrimiento en 2015. El asteroide pasó a unos 480.000 kilómetros de la órbita terrestre justo el 31 de octubre, día de Halloween. Kelly Fast, miembro de la agencia espacial norteamericana, declaró entonces que "los datos indican que se trata de un cometa muerto... ataviado con un disfraz de calavera".

La forma de TB145 recuerda a la Marca Tenebrosa, de la saga Harry Potter

La forma de TB145 recuerda a la Marca Tenebrosa, de la saga Harry Potter Warner Bros

Un cometa muerto es aquel que ha perdido todos los materiales sólidos y gaseosos que se desprenden de su núcleo. Tras evidenciar la falta de este conjunto, denominado coma, los astrónomos certificaron la 'muerte' de TB145.

Este año, el cometa se aproximará hacia nuestro planeta el 11 de noviembre. Será a una distancia mucho mayor que hace tres años, a más de 38 millones de kilómetros. "Aunque se acercará bastante para los estándares celestes, los observadores terráqueos van a necesitar al menos un pequeño telescopio para observarlo", explica Paul Chodas en declaraciones a IFLoveScience.

Este trabajador del laboratorio Jet Propulsion (Pasadena, California) añade que la trayectoria del cometa es perfectamente conocida. No hay riesgo alguno de impacto en la atmósfera terrestre.

De acuerdo con las predicciones de los astrónomos, la próxima vez que el asteroide orbite cerca de la Tierra será durante el mes de agosto de 2027. En esta ocasión, el cuerpo espectral se situará a una distancia de 383.000 kilómetros.