Una mujer en el laboratorio

Una mujer en el laboratorio GTRES

Investigación Igualdad

¿Y si las científicas madres no tuvieran que hacer papeleo?

Investigadoras españolas denuncian la desigualdad en el acceso a puestos de trabajo y los obstáculos para retornar a la vida académica tras la maternidad.

Con motivo del anuncio del II Premio Talento Emergente CERU, creado por Fundación Banco Santander y la Sociedad de Científicos Españoles del Reino Unido (SRUK) -que ha ganado el investigador Xavier Moya-, se han reunido este jueves en la Fundación Banco Santander cuatro de las investigadoras con mejor trayectoria de España. María Jiménez, presidenta de la SRUK, ha apuntado que para fomentar la igualdad laboral entre hombres y mujeres sería positivo favorecer el retorno a la vida académica de la mujer tras parones como la maternidad.

Esta científica del King’s college London, que investiga sobre la enfermedad de Alzheimer, sostiene también que sería positivo permitir una descarga de ciertas tareas administrativas a las mujeres para que se puedan centrar en su carrera investigadora durante los años en los que se esté cuidando a los hijos. Además, Jiménez cree que es necesario introducir la paridad en comités, órganos de gobierno y todos los lugares de toma de decisiones. Esto, según ella, favorecería la diversidad, repercutiendo en una mayor productividad y mejor toma de decisiones.

Desde la Administración, una de las cuestiones que hay que mejorar son los baremos que se aplican para las contrataciones. Según confirma Ana Puy, directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, se plantean la idea de cambiar el tiempo que se analiza en la vida laboral de los candidatos para obtener un puesto.

Actualmente se suele tener en cuenta el último año, por lo que en muchos casos, mujeres que han tenido un parón prolongado en su carrera tienen muy difícil volverse a reenganchar. Desde la UMYC proponen que el tiempo que se analice sea más largo, como los cinco o diez últimos años, o por ejemplo se haga una valoración de las cinco mejores publicaciones de cada candidato.

España, mal clasificada en igualdad

El Foro Económico Mundial publica cada año un informe sobre la brecha de género a nivel global. España ha perdido cuatro posiciones desde que se publicasen los datos de 2015, pasando del puesto 25 en igualdad al número 29.

Según sostiene Maria Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en España no hay una legislación fuerte al respecto. Blasco afirma que en el organismo que ella dirige sí se empiezan a aplicar medidas para fomentar la igualdad buscada, pero que se deben a su iniciativa y no a una ley que lo fuerce.

La máxima responsable del CNIO reconoce que en la investigación en el campo oncológico, quizás porque las pioneras fueron mujeres, se respira un ambiente de mayor igualdad que no se corresponde con la situación que se vive en otras áreas.

"Los hombres se venden mejor"

Eva Hevia, catedrática de Química Inorgánica en la Universidad de Strathclyde de Escocia, ha hecho referencia a que los hombres suelen tener una mejor imagen de si mismos que las mujeres y saben venderse mejor en las entrevistas. Hevia afirma también que mientras que muchas mujeres dudan entre presentarse o no a ciertas convocatorias, los hombres ven mucho más fácil ser seleccionados para cualquier puesto.

Tanto es así, que según han comentado las protagonistas del simposio sobre la mujer y la ciencia, muchos hombres no dudan en presentarse a convocatorias para las que no cumplen todos los requisitos. Mientras tanto, el género femenino lo piensa más a la hora de aplicar para una plaza e incluso son mas reticentes en muchos casos a intentar dirigir su propio equipo de investigadores.

Según un estudio publicado en la revista Science, a partir de los 6 años las niñas ya empiezan a tener el sentimiento de que deben evitar hacer las cosas más difíciles debido a los estereotipos. Además, el estudio sostiene que la brillantez intelectual es asociada por el imaginario colectivo a los hombres más que a las mujeres.