Turismo

Por favor, haga sonar el claxon

Las carreteras en la India son toda una estampa de colores y un peligro para los maquinistas. En el trabajo fotográfico de Dan Eckstein, “Horn, please” (bocina, por favor) lo demuestra con impresionantes retratos de estas bestias de carretera.

Laura Martínez

India es un lugar donde los sentidos comienzan a aflorar. Sin duda, una de las cosas que más llama la atención son sus carreteras. Bocinazos, rebeldes ciclistas que pedalean con tres personas a cuestas, pequeñas scooters que cargan decenas de kilos, carros de bueyes como si de otra época se tratase y peatones que, cansados de esperar a que el tráfico atienda a los semáforos, cruzan las calles con una agilidad inaudita -y salen victoriosos de la escena-. A pesar de toda esta caótica estampa, existe algo que resalta sobre las carreteras indias: sus camiones.

Este viaje ha sido para Eckstein “como la búsqueda del tesoro: debía encontrar el camión perfecto, en el espacio perfecto y con la luz adecuada”, asegura el artista. El título del proyecto, Horn, please (bocina, por favor), “deriva de una frase que, de alguna forma y otra, adorna la parte posterior de casi todos los camiones y funciona como una especie de mantra. Dado que los conductores rara vez observan las carreteras a través de los espejos laterales, los conductores tocan la bocina constantemente como una señal para que los demás sepan que están acercándose. Es el sistema informal y funciona increíblemente bien”.