Polémica

"Hijo, eres gilipollas". Dani Mateo 'bromea' sobre la menstruación y le regaña hasta su madre

En la jungla. “La regla es el Control + Alt + Supr de las relaciones”, dijo el humorista y colaborador de ‘El intermedio’. Y le cayó la del pulpo.

Su inapropiado comentario derivó en cientos de críticas e insultos.

Su inapropiado comentario derivó en cientos de críticas e insultos. Twitter

  1. Polémica
  2. Twitter
  3. Machismo
  4. Humoristas
  5. El Intermedio
  6. Redes sociales

Cuanto más activo se es en redes sociales, más posibilidades hay de vivir una ascensión y caída rápida de tu perfil cibernético. Especialmente si además eres un personaje público cuyas palabras –dentro o fuera de la red– causan sensación entre seguidores y detractores. Cualquier palabra, frase o comentario descontextualizado o inoportuno, aun siendo humorista, puede desembocar en una tormenta perfecta de críticas, insultos, unfollows provenientes incluso de amigos y familiares del “bromista de turno”.

Si hay alguien ahora mismo que sabe bien de lo que hablamos ese es Dani Mateo. El humorista y colaborador del programa presentado por El Gran Wyoming ‘El Intermedio’, publicó un polémico comentario en el que –en un casi inapreciable tono de guasa– hablaba sobre cómo afecta la menstruación femenina en las relaciones de pareja.

Mala idea, amigo. El imprescindible aluvión de críticas no se hizo esperar. 

De hecho, el también periodista y actor poco tardó en darse cuenta de que comparar la regla con la “excusa para decirle a tu novio lo que llevas acumulando durante 28 días” no había sido una buena idea. Y rectificó, o más bien puntualizó, sus palabras…

… y una vez más no acertó.

Lejos de borrar el polémico tuit o utilizar la propia plataforma para disculparse, el humorista siguió defendiendo la idea de que se habían “exagerado” sus palabras e incluso retuiteó algunos de los comentarios y respuestas en los que le insultaban.

Pero hay final feliz: horas después del incendiario comentario la propia madre del cómico le hizo ver, con una solemne sentencia, que el mensaje enviado era machista y degradante con las mujeres y que era “gilipollas” por haberlo escrito. Al menos así lo terminó por confesar Mateo utilizando la bronca de su madre como excusa para, de una vez por todas, pedir disculpas por sus desafortunadas frases.

La próxima vez, como él mismo advierte, se lo pensará dos veces antes de hacer click en 'Twittear'.