Rita Barberá

Rita Barberá se aferra a su escaño en el Senado con una siesta

En la jungla. Una senadora de en Comú Podem fotografía a la exalcaldesa de Valencia completamente dormida en el gallinero del Senado en su primer día como senadora en el grupo mixto.

Está claro que a Rita nada le quita el sueño.

Está claro que a Rita nada le quita el sueño. Twitter

  1. Rita Barberá
  2. Senado
  3. Siesta
  4. Twitter
  5. Humor

La exalcaldesa de Valencia ha estrenado este martes su escaño en el Grupo Mixto del Senado con una siesta que ha sido captada y compartida en las redes sociales por una senadora de Podemos. 

La imagen muestra cómo Rita Barberá no ha podido mantenerse despierta durante la sesión parlamentaria en la Cámara Alta. Celia Cánovas Essard, senadora de la formación morada por Tarragona, ha comentado en su cuenta en la red social que "a Rita nada la quita el sueño". 

A pesar de haber evitado durante todo el día a los periodistas, su nuevo escaño en el 'gallinero' del Senado no le ha servido a la exalcaldesa de Valencia de escondite y la imagen de su cabezadita ha corrido como la pólvora de las redes sociales.

Barberá no ocupó el lugar que le toca oficialmente como nueva integrante del Grupo Mixto, y no lo decimos sólo porque se mostrase, digamos, completamente ausente de lo que se debatía en el hemiciclo sino porque ni siquiera se sentó en el escaño que tiene asignado. Optó por sentarse dos escaños a su izquierda, precisamente en el límite con la bancada de los senadores del PP, con quienes conversó distendidamente minutos antes de que comenzase la sesión y le invadiese esa indiscreta somnolencia.

Lo estaba. Y de hecho volvió a su sitio, concretamente el escaño 301, cuando llegó la hora de las votaciones no fuese a quedarse sin participar en la sesión, aunque fuese durante el cierre. Curiosamente, la exalcaldesa de Valencia respaldó la moción del PP en favor de un Pacto de Estado contra la corrupción, iniciativa que salió adelante pese al rechazo de sus nuevos compañeros de bancada gracias a la mayoría absoluta de su ex grupo en la Cámara, el respaldo de Foro y Nueva Canarias y la abstención de Ciudadanos.

En la primera reunión con sus nuevos compañeros del Grupo Mixto, Rita Barberá ha renunciado a la portavocía rotatoria del Grupo Mixto y a la asignación que le correspondería por eso, 2.600 euros mensuales. Sin embargo, el Grupo ha acordado que Barberá sea la viceportavoz en la Comisión de Incompatibilidades, un puesto que ocupaba Carles Mulet (Compromís) y que le permitirá tener una asignación mensual total de 5.333 euros.

Barberá solicitó la baja del Partido Popular tras conocer que el Tribunal Supremo abría una causa contra ella por la causa del blanqueo de capitales en el PP valenciano. Sin embargo, a pesar de las presiones, la exalcaldesa no ha querido renunciar a su preciado asiento en el Senado.