Humor

"¿Está el Gobierno? Que se ponga": las geniales versiones de la portada estilo Gila del 'ABC'

En la jungla. La composición con los cuatro líderes políticos al teléfono alienta la creatividad y el humor en la Red.

Rajoy activa el Zapatófono.

Rajoy activa el Zapatófono. Twitter

  1. Humor
  2. Twitter

Twitter es un gran caldero siempre en ebullición de opinión, última hora y humor, y para las mentes creativas que habitan su 'turno de noche', consultar online las primeras ediciones de los diarios es un ritual que a veces trae recompensa. Es la manera de dar a los seguidores la primer voz de alerta sobre las exclusivas que marcarán la jornada, o incluso sirve para detectar sesgos editoriales flagrantes. Pero también puede inspirar a los artistas del Photoshop, y hay un medio que con sus portadas se ha convertido en el predilecto.

Se trata del veterano ABC, que salpimenta de tanto en cuanto su edición impresa con elecciones gráficas llamativas. Puede ser una foto con una lectura política insospechada, como cuando nos sorprendió en la campaña del 20-D poniendo a Pedro Sánchez a pactar con una tortuga ninja. En otros casos son montajes que destacan más por lo chocante que por lo refinado, como contraatacó de cara al 26-J con un Rajoy enmarcado que parecía deliberadamente incitar a los montajes.

La edición de hoy ocho de septiembre entraría en la segunda categoría. Bajo el titular Rivera teme que Sánchez busque un pacto con la izquierda y los secesionistas, el diario se ilustra con una composición de los cuatro líderes políticos al teléfono, enmarcados cada uno en una viñeta con el color de su partido.

Mariano Rajoy lanza una mirada significativa con el móvil pegado a la oreja, Pedro Sánchez se tapa la boca como si protegiera los secretos que está compartiendo, Pablo Iglesias parece redactar un comentario en una de las redes sociales de las que es usuario intensivo y se diría que Albert Rivera, muy concentrado, le está dando al botón de enviar.

La comparación al sketch del inmortal humorista Gila, en el que interpretaba a un soldado en medio de la guerra que descolgaba un teléfono, era inevitable. "¿Está el enemigo? Que se ponga". A continuación venía un hilarante y surrealista diálogo de besugos que bien se puede tener como metáfora de la situación política que vive desde hace un año España.

Hay otra referencia ineludible entre los hits del humor español, sin embargo, y es aquél momento en el que Martes y Trece tuvo a España en vilo por el destino de unas empanadillas de Móstoles.

¿A quién más se podría incluir en la conversación? Al protagonista del primer gran escándalo del arranque de curso político, sin ir más lejos.

O alguna figura relevante de consenso para enfrentarse a las grandes preguntas: ¿cuándo un tomate no es un tomate?

¿A quién hay que llamar? ¡A los Cazafantasmas! Un eslógan que a estas alturas nuestros representantes deberían empezar a tener en cuenta.

Abierta la veda, se hacen hueco los interlocutores más disparatados para formar Gobierno. 

Lo que parece inverosímil es que Mariano Rajoy no cometiera alguno de sus lápsus marca de la casa y se equivocara de aparato.

¿Y quién nos asegura que realmente están hablando de política, como si fuera el único problema acuciante estos días?

En la política americana a estos contactos de alto nivel se los conoce como "hot line", "línea caliente". En España tiene otro significado...

Tampoco hay que pasarse de calenturientos. La inspiración ha podido ser mucho más inocente.

Y es que puestos a indagar, hasta la publicidad puede ser objeto de análisis en busca de mensajes subliminales políticos. 

En definitiva, si de algo tenemos ganas ahora es de volver a escuchar el sketch de Gila. No lo demoremos más.