Diario El País

Pillada a 'El País' reescribiendo su portada para atizar a Sánchez

En la jungla. La cabecera modifica su edición a última hora para ahogar todo posible aliento hacia la "alternativa de izquierdas".

A la izquierda, la primera edición; a la derecha, la final.

A la izquierda, la primera edición; a la derecha, la final. El país

  1. Diario El País
  2. Pedro Sánchez
  3. Pactos electorales
  4. Ciudadanos
  5. Podemos

Quien tenga por costumbre consultar en la Red las portadas de los diarios de la edición del día siguiente habrá caído el domingo en una comprensible confusión. A medianoche, El País presentaba la portada del lunes con un impactante titular: "Sánchez recibe el respaldo para negociar con Iglesias y Rivera". Pero el periódico que puede leerse en la mañana titula "Ciudadanos y Podemos se oponen al pacto que propone Sánchez".

La diferencia de planteamiento no es menor: el primer titular abre la puerta a la esperanza de que Pedro Sánchez, con el aval de la Ejecutiva socialista, alcance una alternativa sumando apoyos con Podemos y logrando, si no el respaldo, al menos la abstención de Ciudadanos. Que ambas formaciones se hayan declarado mutuamente incompatibles quedaba relegado al subtítulo.

Con el segundo encabezado se aboca al candidato del PSOE al fracaso. Las reescrituras, sutiles no se limitan al titular. Ya no son "Ciudadanos y Podemos" quienes se oponen a un acuerdo cruzado, sino "Rivera e Iglesias", sin dejar margen de ambigüedad sobre quién lidera la decisión del veto en ambas formaciones. Al respecto, Pedro Sánchez era el "secretario general del PSOE" en la primera redacción y su "líder" en la segunda, una modificación enormemente significativa.

La versión que hablaba de "respaldo" no es un fotomontaje, es la primera edición que como tal fue subida online a medianoche. Minutos después había sido sustituida por la versión que fue enviada finalmente a imprenta y se ha publicado hoy en la web del diario.

En el mundo de la prensa escrita tales manejos editoriales hubieran pasado desapercibidos, pero en las redes sociales periodistas como Esther Palomera y Julia Otero, con miles de seguidores, se encargaron de difundir primero el titular sorprendentemente favorable a la "alternativa de izquierdas" y, después, la no menos llamativa modificación.

La 'pillada' hubiera quedado en anécdota de no dejar patente de forma flagrante los intereses editoriales que presionan para que Sánchez se aparte y deje gobernar a Mariano Rajoy aunque sea en minoría. Dicha estrategia había quedado en evidencia la semana pasada al producirse la chocante coincidencia de portadas de las principales cabeceras culpando al candidato socialista del fracaso en la sesión de investidura.

El País iba más lejos este domingo con un durísimo editorial, "Ni Rajoy ni Sánchez", en el que pedían al secretario general del PSOE que hiciera el "sacrificio personal" de apartarse. "Cebrián quiere la cabeza de Sánchez" - escribe al respecto Alberto Lardiés en su blog, indicando que tras la maniobra pueden estar las viejas glorias socialistas conchabadas con el presidente del grupo Prisa.

"No es complicado imaginar a Cebrián y Rubalcaba charlando maliciosamente con su común amigo Felipe González sobre la forma más conveniente de llevar a cabo la operación que consiste en decapitar (políticamente, por supuesto) a Sánchez" - escribe Lardiés, enmarcando la escena en la trilogía cinematográfica de El Padrino.

Todavía quedaban dos controversias en torno al artículo a desarrollarse en la mañana del lunes. La primera, el contenido político en sí. Como señalaban personalidades como el secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, no pueden rechazar un acuerdo que no se les ha planteado todavía.

La segunda señala a la fotografía elegida para ilustrar la noticia en la edición digital, en la que Pedro Sánchez y la candidata a lehendakari del PSOE, Idoia Mendia, pasan junto a un hombre semidesnudo que toma el sol tumbado en un banco en San Sebastián. ¿Mensaje secreto? Y si es así, ¿hacia quién? Algún que otro montaje nos ayuda a resolver el misterio.