Atentados en París

Las claves del discurso de François Hollande

En su intervención ante el Congreso, ha detallado medidas de seguridad y se ha comprometido a erradicar el terrorismo.

Hollande y la Asamblea entonan La Marsellesa.

Hollande y la Asamblea entonan La Marsellesa. Reuters

1. Francia reforzará su ofensiva en contra el EI

Debemos hacer más. Siria se ha convertido en la mayor fábrica de terroristas que el mundo ha conocido”, ha asegurado Hollande en su histórico discurso ante el Congreso en Versalles. "Francia está en guerra", ha dicho el presidente, que enviará al portaaviones Charles de Gaulle al Mediterráneo este para reforzar su presencia militar.

Francia bombardea objetivos del Estado Islámico en Iraq desde septiembre de 2014 y extendió su ofensiva a Siria hace poco más de un mes. En total, Francia ha lanzado alrededor de 1.300 ataques en Iraq, mientras que en Siria han sido sólo unos pocos, informó The Guardian el sábado. Este domingo, el Gobierno galo envió 10 cazas para bombardear Raqa, bastión sirio del EI.

Sin embargo, el experto francés Jean-François Daguzan, director adjunto de la Fundación para la Investigación Estratégica de París, decía a EL ESPAÑOL este domingo que su país probablemente sólo podría mantener una ofensiva intensa unos meses debido al desgate de las operaciones que desarrolla en África.

2. Hollande quiere una gran coalición

“Se necesita más apoyo en la lucha contra el EI y Francia lo proporcionará. Pero necesitamos la unión de todos los que pueden combatir este ejército terrorista en una sola coalición”, ha dicho Hollande en su discurso ante las dos cámaras.

El presidente galo ha anunciado que se reunirá con sus homólogos de Estados Unidos y Rusia en sus respectivos países “para poder unir fuerzas para alcanzar un resultado que se ha demorado demasiado tiempo”.

El dirigente estadounidense, Barack Obama, ya se ha comprometido a aumentar su ofensiva aérea contra el EI pero rechaza enviar tropas terrestres a luchar contra la organización porque “sería un error”. “Eso no soluciona el problema subyacente de eliminar las dinámicas que están produciendo este tipo de grupos extremistas violentos”, ha afirmado este lunes en una rueda de prensa en Turquía tras la cumbre del G20.

Por su parte, el líder ruso, Vladimir Putin, ha afirmado que Rusia está preparada para apoyar a la oposición siria en su campaña contra el EI desde el aire, informa Reuters.

3. Más control de las fronteras de la UE

“Los atentados se idearon en Siria, se organizaron en Bélgica y se perpetraron en nuestro territorio con colaboración francesa", ha dicho el presidente galo. Hollande ha reclamado controles más efectivos en las fronteras exteriores de la UE para no volver a los controles de fronteras nacionales. “Esto sería desmontar la Unión Europea”, ha advertido. Ha demandado que se le conceda asilo a los refugiados, pero no a aquellos que no lo son.

Tras los atentados del pasado viernes, Francia ha forzado la convocatoria de una reunión urgente de los ministros del Interior de los Veintiocho para el próximo 20 de noviembre, ya que la UE no ha puesto en marcha las medidas antiterroristas que solicitó después de la matanza de Charlie Hebdo de comienzos de año. Tres son las medidas prioritarias que París reclama de nuevo a la UE:

Un registro europeo de datos de los pasajeros aéreos (PNR, por sus siglas en inglés). Su objetivo es detectar movimientos sospechosos de yihadistas europeos que viajen a combatir a países como Siria o Irak y que luego regresen para cometer atentados en Europa. Este registro ya existe en Estados Unidos desde los atentados del 11-S de 2001 y en otros países como Australia o Canadá. De hecho, la UE cede los datos de los pasajeros comunitarios a EEUU y Australia. Bruselas presentó ya en 2011 una propuesta legislativa para crear un PNR europeo, pero fue bloqueada por la Eurocámara, que alegaba que podría vulnerar las normas sobre privacidad y protección de datos. Tras el ataque contra Charlie Hebdo, el Parlamento cedió y se comprometió a cerrar un acuerdo antes de fin de año, pero todavía no ha habido ningún resultado.

Un refuerzo de los controles en las fronteras de la UE. París reclama que se hagan “controles sistemáticos y coordinados” en las fronteras exteriores a todos los ciudadanos europeos, de manera que la policía pueda verificar si están en alguna base de datos. Bernard Cazeneuve, ministro del Interior galo ha dado un paso más y ha sugerido la posibilidad de ampliar los controles también en las fronteras interiores, lo que en la práctica significaría el fin del espacio sin fronteras Schengen. “Dado que los terroristas atraviesan las fronteras interiores y exteriores de la UE, deseamos que las propuestas y medidas de Francia sean puestas en práctica por otros países de la UE”, ha dicho el ministro del Interior. Esta reforma de Schengen ya se planteó en enero y desde entonces no se ha avanzado nada.

Lucha contra el tráfico de armas. Francia pide a la UE una “legislación sólida y eficaz sobre el control de las armas de fuego”. “No podemos esperar más a adoptar las decisiones necesarias para combatir a los actores del tráfico de armas en Europa”, señala el ministro del Interior. En particular, las autoridades galas piden estándares comunes sobre la desactivación de armamento militar que ya no está en uso y más controles sobre la venta de armas en Internet o sobre las que llegan de los países de los Balcanes. De momento, Bruselas todavía no ha presentado propuestas legislativas en este sentido.

Hollande y Sarkozy, la mañana del lunes en El Elíseo.

Hollande y Sarkozy, la mañana del lunes en El Elíseo. Getty Images

4. Francia recurrirá al Tratado de Lisboa

“El enemigo no es un enemigo de Francia, es un enemigo de Europa”. En su esfuerzo por involucrar a sus socios europeos, Hollande ha afirmado en su discurso del lunes que invocará el artículo 42-7 de mutua defensa del Tratado de Lisboa. Este apartado obliga a los Estados miembros a ayudarse unos a otros en caso de ataque. El presidente, sin embargo, no mencionó la cláusula de mutua defensa de la OTAN.

El primer ministro Valls, en la Asamblea.

El primer ministro Valls, en la Asamblea. Reuters

5. Se prolongará el estado de emergencia

"La ley que rige el estado de emergencia, del 3 de abril de 1955, no es compatible con la tecnología y las amenazas que enfrentamos hoy en día".

Hollande ha propuesto ampliar tres meses la declaración del estado de emergencia. Las cámaras votarán esta misma semana la medida, que supone una reforma de facto de la Constitución. La ley limita actualmente a 12 días el estado de emergencia, que permite determinadas actuaciones policiales, como el arresto domiciliario, sin orden judicial. El presidente francés cree que es un instrumento útil para prevenir nuevos atentados a corto plazo.

6. Hollande buscará reformar la Constitución

"Estamos en guerra. Pero es un tipo de guerra diferente, con un nuevo oponente, que exige un régimen constitucional distinto para gestionar la crisis", ha afirmado el presidente. La reforma otorgará poderes especiales al Gobierno y la Policía. No hay detalles concretos todavía, pero Hollande propone modificar el artículo 36, que regula la ley marcial, y el artículo 16, que otorga poderes excepcionales al Gobierno ante una amenaza "grave". Según Hollande, esos dos artículos no se adaptan al signo de los tiempos.

La filosofía está inspirada en una propuesta de revisión realizada por el ex primer ministro Edouard Balladur en 2007. Francia quiere incluir aspectos de seguridad reservados hasta ahora a la ley marcial en la declaración del estado de emergencia. De esta manera, según Hollande, el Gobierno dispondrá de más instrumentos de seguridad sin restringir el ejercicio de las libertades civiles.

7. La nacionalidad francesa se podrá quitar

"La privación de nacionalidad no persigue el objetivo de dejar a las personas sin Estado", ha matizado el líder galo tras exponer sus planes.

Hollande quiere despojar de la nacionalidad francesa a los condenados por terrorismo que tengan doble nacionalidad. Esta medida se aplicará también a los nacidos en Francia, siempre que tengan otro pasaporte.

Se impedirá la entrada a personas con doble nacionalidad que puedan suponer una amenaza terrorista, en un intento de frenar el retorno de combatientes en Siria. Francia pretende también expulsar a los extranjeros que supongan una amenaza para la seguridad nacional.

Hollande ha dicho que esperará al dictamen del Consejo de Estado para conocer si las medidas cumplen con la legalidad y los tratados internacionales suscritos por Francia.

8. Seguridad antes que estabilidad presupuestaria

"Ya que la amenaza será duradera y que la lucha contra el Daesh requerirá tiempo tanto en el frente exterior como en el interior, he decidido reforzar sustancialmente la capacidad de las fuerzas de seguridad y la justicia", ha asegurado Hollande. ´El presidente francés aparca de momento el pacto de estabilidad presupuestario. Hollande anunció la creación de 8.500 plazas adicionales para la seguridad del país en los próximos dos años: 5.000 agentes de policía; 1.000 agentes de aduana; 2.500 nuevas plazas en la administración de justicia y prisiones.

Además, Francia reorganizará y potenciará sus unidades militares de ciberseguridad y congelará cualquier plan de reducción de efectivos del Ejército hasta el 2019. Hollande pidió recuperar la figura de los reservistas, como una Guardia Nacional verdaderamente operativa que actué como nexo entre la población civil y la militar.

Hollande, junto a otros miembros del Gobierno, en un acto en La Sorbona.

Hollande, junto a otros miembros del Gobierno, en un acto en La Sorbona. Pool