EL PSOE, DIVIDIDO

La renuncia de Sánchez minimiza el número de "noes" a Rajoy

Al menos 14 diputados romperán la disciplina de voto. Varios de los dudosos se inclinan ahora por abstenerse.

Los diputados del grupo socialista aplauden a Antonio Hernando este jueves.

Los diputados del grupo socialista aplauden a Antonio Hernando este jueves. Efe

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. Mariano Rajoy Brey
  4. Investidura
  5. Diputados

"Me abstendré para no dar ocasión a que me inhabiliten y poder así dar la pelea en el congreso del PSOE". Quien así se expresa en conversación con este diario tras la renuncia de Pedro Sánchez es uno de los diputados que dudaba sobre abstenerse o votar "no" a Mariano Rajoy, pero que se inclinaba por rechazar la investidura del candidato del PP y enfrentarse así al Comité Federal. 

La marcha de Sánchez reduce las posibilidades de nuevos "noes" en el seno del grupo socialista que se sumen a los 14 anunciados hace días y con independencia de soluciones negociadas o de la decisión del exsecretario general. 

Si el jueves había varios diputados dudosos, que se planteaban votar "no" por la obstinación de la gestora en imponer una abstención en bloque, el anuncio de Sánchez ha enfriado mucho los ánimos. 

14 "noes" seguros y varios dudosos

Los diputados que, salvo gran sorpresa, votarán "no", incluyen a los socialistas al completo de dos comunidades autónomas: Cataluña (con siete) y Baleares (con dos). Dos independientes por Madrid, la exmagistrada Margarita Robles y la excomandante Zaida Cantera, también forman parte del grupo. Los socialistas con carné de otras federaciones son Susana Sumelzo (Zaragoza), Rocío de Frutos (Ourense) y Odón Elorza (Guipúzcoa). En total, 14 de los 84 diputados.

Entre los dudosos están José Luis Ábalos (Valencia), Pilar Lucio (Cáceres), María González Veracruz (Murcia), Pilar Cancela (A Coruña), Jesús María Fernández (Navarra), Esther Peña (Burgos) y Mar Rominguera (Zamora). Sin embargo, dos de ellos han confirmado a EL ESPAÑOL que se abstendrán. Otros evitaron responder. 

¿Y ahora qué?

Según los detractores de Sánchez, el exlíder del PSOE ha exhibido "lágrimas de cocodrílo" para esconder su "egoísmo". Al asegurar que dimite para no traicionar sus ideas, "implícitamente está llamando traidores a los que van a seguir en el no", explican fuentes del ahora sector oficialista. 

Para los cercanos a Sánchez, su decisión es la mejor que podía tomar. "Un ejemplo de dignidad". "Su caso no es como el mío", explica uno de los diputados que mantendrá su "no". "Nosotros necesitamos gente fuera y gente dentro. La batalla por el PSOE acaba de comenzar", según él. 

Para otros, como para Sánchez, los "noes" que finalmente se produzcan esta tarde "representarán a todo el partido, también a los que por miedo a las represalias se abstendrán".