Discurso de investidura

Ni "corrupción", ni "Panamá" ni "sobres": el PSOE enmudece contra Rajoy en Twitter

En la jungla. Los diputados socialistas leales a la gestora callaron durante la investidura mientras los tuits de los díscolos arrasan. 

El exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez  junto al diputado Patxi López.

El exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez junto al diputado Patxi López. EFE

  1. Discurso de investidura
  2. Pedro Sánchez
  3. Mariano Rajoy Brey
  4. Corrupción
  5. Twitter
  6. PSOE
  7. Investidura

En la tarde del miércoles la cuenta oficial del PSOE en Twitter fue noticia por algo que no debería serlo: ejercer la oposición. Sus tuits, que rebatían el discurso de investidura de Mariano Rajoy en puntos como los Presupuestos, el empleo, las pensiones o la "ley mordaza" fueron recibidos por los usuarios de la red social con sarcasmo. ¿A qué venía la "esquizofrenia" de cargar contra el candidato al que van a permitir investir con su abstención?

Hay una palabra, sin embargo, que no podía encontrarse: "Corrupción". Tampoco destaca en los timelines de los 85 diputados que siguieron, serios y desganados los críticos, forzadamente entusiastas los fieles a la decisión del Comité Federal, el discurso de Mariano Rajoy y la réplica de Antonio Hernando en el Hemiciclo. No busquen tampoco referencias a los 'Papeles de Panamá' y los 'Sobres de Bárcenas': la preocupación por la corrupción en el PP ha desaparecido de las conversaciones online incluso entre los socialistas partidarios del 'no'.

Es lo que revela el informe de la consultora Shokesu al comparar la actividad de los diputados tuiteros entre las dos sesiones de investidura a dos meses de distancia. El pasado 30 de agosto, cuando Mariano Rajoy se enfrentaba a un fracaso anunciado, las teclas de los smartphones de sus señorías echaban humo desde el escaño: los setenta diputados socialistas con cuenta de Twitter publicaron más de 600 mensajes en total. Pero el jueves era "un día raro, con pocas ganas de tuitear" como inmortalizó el propio Pedro Sánchez en su época más ingenua: apenas 229 publicaciones, un 62% menos.

Las manifestaciones no sólo se han vuelto más exiguas. Su tono ha cambiado significativamente. Durante la investidura del pasado agosto, Mariano Rajoy era el objetivo a tumbar. A su nombre se asociaban términos como "pacto" y "mayoría", en referencia a su incapacidad de sumar los apoyos necesarios para formar Gobierno. También "credibilidad" y "crisis", acusaciones negativas.

Pero también otros mucho más duros, "corruptos", "corrupción" y "robado". También "Panamá", por el escándalo la filtración de cuentas "offshore" que costó el cargo al ministro José Manuel Soria; "amnistía", por la fiscal aprobada por el ministro Cristóbal Montoro; y "sobres", por los sobresueldos 'en B' que el extesorero del PP Luis Bárcenas habría repartido en la sede de Génova.

El pasado 28 de octubre, sin embargo, esas menciones habían desaparecido. De lo que se hablaba en relación a Rajoy era del propio PSOE, de su abstención para permitirle gobernar y del papel en el que quedarán de cara a la legislatura. Los términos que se deslizan son "abstencionistas", "críticos", "cambio", "gestora" , reflejo de la crisis del partido. También "pablo" e "iglesias", identificando a quien ha pasado a ser el rival más duro.

Shokesu

Shokesu

Hay que rebuscar para encontrar a un irreductible del discurso previo: César Luena, mano derecha de Sánchez antes de su defenestración.

Sánchez se toma la revancha en la Red

Hay que retrotraerse a los días previos al Comité Federal del 1 de octubre que concluyó con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general para encontrar menciones oficiales a la "corrupción" del PP: salen de hecho de su propia boca.

El exsecretario general ha dosificado sus mensajes al extremo desde el infausto Comité Federal. Sin embargo, su estrategia de fomentar el suspense sobre su regreso y su postura en la desobediencia a la disciplina de voto ha conseguido que sus tuits aplasten en alcance a cualquier otra voz en el PSOE. Su tuit tras la decisión del segundo Comité Federal que aprobó la abstención, en el que reivindica un partido "alejado del PP", sigue ganando alcance y se acerca a los 10.000 retuits.

El día del discurso de investidura se cobró otra victoria moral: el mero anuncio de que acudía al Congreso fue de lejos el tuit más exitoso. Completan el ranking los críticos: la diputada Susana Sumelzo, irreductible en el 'no', y Odón Elorza, que cuestionó abiertamente el desarrollo del último Comité Federal. 

"Las conclusiones nos llevan a pensar en desmotivación y en falta de comunicación de la decisión adoptada" - valoran desde Shokesu. "Y en muchas más cosas que cualquiera que lea el informe podrá pensar". Lo que deja patente, en cualquier caso, es la debilidad de la voz de la línea oficial del PSOE desde la crisis que lo ha partido en dos.