Pedro Sánchez

Sánchez mantiene el suspense tras reunirse con Susana Sumelzo y Margarita Robles

Las diputadas, que adelantaron a este periódico que romperán la disciplina de voto, recomiendan al exsecretario general que "lleve hasta el final su 'no' a Rajoy". 

Pedro Sánchez, durante la segunda jornada del debate.

Pedro Sánchez, durante la segunda jornada del debate. Efe

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. Debate de Investidura
  4. Margarita Robles
  5. Mariano Rajoy Brey

Pedro Sánchez sigue sin despejar una de las incógnitas de la votación de investidura que este sábado consumará la reelección de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. El sentido de su voto y hasta su presencia en el pleno siguen en el aire. 

El exsecretario general del PSOE ha mantenido este mismo viernes una reunión en el Congreso con dos de sus diputadas más leales: Susana Sumelzo y Margarita Robles. Ambas parlamentarias adelantaron en sendas entrevistas a EL ESPAÑOL que mantendrán su 'no es no' y votarán este jueves en contra del criterio de la gestora que maneja el PSOE.

Fuentes conocedoras de la reunión aseguran que Sumelzo y Robles han recomendado a Pedro Sánchez que "sea coherente con su postura y lleve hasta el final su 'no' a Rajoy". Sin embargo, no todo el círculo cercano de Sánchez cree que romper la disciplina de voto sea la mejor opción para el exsecretario general.

Desde el entorno más próximo aseguran que Pedro Sánchez no tiene aún tomada la decisión. "El sábado será otro día", zanjó en los corrillos del Congreso este jueves. Todos apuntan que sólo tiene tres opciones: renunciar al acta de diputado y ahorrarse el trago de ver como sus compañeros facilitan la investidura de Mariano Rajoy; ausentarse del pleno sin renunciar a su escaño y por último, acatar la decisión del comité federal y abstenerse.   

Para la primera opción, dejar el Congreso, Sánchez tiene hasta las 20.00 horas de este viernes o hasta mañana a las 14.00. La tercera (ceder y abstenerse), es la menos probable, señalan desde su entorno.

Otros diputados afines a Sánchez creen que por "dignidad" y para no enfrentarse al partido debería abandonar el acta y comenzar ya la campaña para las primarias para un próximo congreso del PSOE.