ÍÑIGO MÉNDEZ DE VIGO

Deporte se desvincula ante el juez del control de las carreras de caballos

El Ministerio, a través del CSD, se desmarca del conflicto entre reguladores un mes después de detectarse un positivo al entrenador del caballo del ministro.

Méndez de Vigo, en una rueda de prensa

Méndez de Vigo, en una rueda de prensa

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se ha desvinculado de la regulación de las carreras de caballos ante un Juzgado de lo Mercantil de Madrid que analiza el asunto. En un escrito remitido por el Consejo Superior de Deportes (CSD), dependiente de la cartera que dirige Íñigo Méndez de Vigo, éste ha asegurado al juez que no forma parte de su competencia elegir el regulador de la carreras de caballos, pasión del ministro y en las que participa a través de su cuadra Claret.

Las carreras de caballos en España son controladas por un regulador, que es el que visa tanto a los potros como a los 'jokeys', además de el encargado del control del dopaje. Hasta septiembre del pasado año, el regulador era la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España (SFCCE) pero éste entró en concurso de acreedores. Otro regulador le cogió el testigo, el Jockey Club. La contestación del CSD al juez viene un mes después de que el nuevo regulador haya detectado un positivo en un caballo entrenado por el mismo preparador del caballo Alazar, de Méndez de Vigo, que corre en las carreras de agosto en San Sebastián.

El histórico regulador lucha por salir del concurso y recuperar las carreras mientras que ha visto cómo desde el CSD ha apoyado al sustituto. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid intenta certificar quién dio la orden de que el Jockey Club Español decidiera ser el regulador de las carreras en detrimento del SFCCE.

Así, el juez remitió un oficio al CSD, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, para que aclarara su relación con el nuevo regulador. Sin embargo, éste ha explicado que el Jockey Club Español no es una federación deportiva ni una liga profesional y, por tanto, no forma parte del control del CSD.

Apoyo público

“El CSD no ha dictado ningún acto administrativo que acuerde la sustitución de la SFCCE por parte del JCE ya que no corresponde al CSD determinar o identificar cual es el ente regulador de las carreras de caballos en España”, recoge el documento remitido al Juzgado, y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. Y concluye: “Se desconoce si otro órgano del Gobierno de España ha dictado algún acto administrativo en este sentido”.

No obstante, tanto el ministro como el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, han apoyado públicamente al nuevo regulador. Una de las ocasiones en la que quedó patente este apoyo fue en la reunión que se mantuvo el 11 de agosto del pasado año en el Consejo Superior de Deportes. El ministro aseguró en aquel entonces que le deseaba todo lo mejor a la antigua SFCCE, pero que era el momento de cambiar de rumbo.

“Durante muchos años ha hecho una grandísima labor, pero las vicisitudes hacen que hoy en día esté en liquidación y tenemos que buscar una solución a corto y medio plazo para las carreras. Y yo quiero saludar aquí al nuevo Jockey Club, que espero que cumpla esa función y que cumpla con rigor”, dijo Méndez de Vigo entonces.

Una semana después, se ratificó el cambio de dirección de regulador con una visita muy importante. Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, viajó a Francia enviado por el ministro para presentar el nuevo proyecto a las autoridades del deporte francés y al regulador de las carreras de caballos en Francia: France Galop. Cardenal llevaba consigo los nuevos estatutos del JCE, “aprobados por el Ministerio de Interior”, como reconoció en una carta firmada el mes de septiembre.

El inicio del conflicto

El año 2005, los fans del mundo de los caballos contemplaban la reapertura del Hipódromo de la Zarzuela. Estaban de suerte. Desde aquel entonces, las carreras de caballos reciben la subvención estatal de Loterías como contraprestación por las apuestas gracias a un convenio entre los propios hipódromos, la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado ( SELAE) y la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar (SFCCE). Este último, el órgano que regía las carreras, empezó a tener problemas de pagos y no pudo renovar el contrato que vinculaba a las tres organizaciones.

En junio del año pasado, Íñigo Méndez de Vigo ocupó el lugar José Ignacio Wert al frente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Este hecho coincidió en el tiempo con la mencionada crisis interna del sector de las carreras de caballos. Eran malos tiempos para la SFCCE. El histórico organismo, que regía las carreras en España desde el siglo XIX, había entrado en concurso de acreedores de forma voluntaria al no poder hacer frente a dos millones de deuda.

Una de las primeras decisiones del nuevo ministro, un ferviente y activo seguidor del mundo del turf, era la de revitalizar el sector. Fue en ese momento en el que dio vía libre al Jockey Club Español (JCE), un regulador alternativo que recién acababa de crearse, para que tomase las riendas como nueva sociedad reguladora de las carreras en España. Así lo ratificó en diversas reuniones en las que participaron miembros del mundo del jockey con el ministro y el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal. Sin embargo, no todo fue tan sencillo y muchas rencillas quedaron abiertas. Quedó fijado el 20 de septiembre como fecha de comienzo de las carreras en el Hipódromo de la Zarzuela.

Caballos y doping

JCE, la nueva reguladora de las carreras de caballos en España, está repleta de conocidas personalidades del mundo del turf. Según fuentes del sector, el nuevo presidente, José Hormaeche Muguruza, comparte entrenador de caballos con el propio ministro Méndez de Vigo: Guillerrmo Arizkorreta, sancionado en 2014 por dopaje de un potro con sustancias prohibidas. El mismo entrenador cuenta con otro positivo, en fase de investigación, porque otro de los animales, Orfeon, que entrena acaba de dar un nuevo positivo, identificado el pasado 12 de junio en un control antidoping del regulador.

Según el portal digital “El último furlong”, este caballo había conseguido evitar controles antidopaje, por lo menos hasta otoño del pasado año. No es el único caballo que se menciona en esta web de información de turf. Entre otros, aparece uno de nombre Alfieri, propiedad de la Cuadra El Herrojo, de la que el ministro es copropietario. De los 113 caballos que salieron victoriosos el pasado otoño en el circuito español, Alfieri fue uno de los cinco que no pasaron el control antidoping.