TSJA

EL TSJA investiga a un ex consejero de Susana Díaz por nombrar a un director ‘fantasma’

Según la querella de la Fiscalía, nombró al director del Centro Andaluz de Flamenco y este nunca acudió a su puesto de trabajo, pero sí cobró como tal

El exconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso.

El exconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso.

  1. TSJA
  2. Andalucía
  3. Fiscalía
  4. Susana Díaz

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha abierto una investigación contra el exconsejero de Educación, Cultura y Deporte Luciano Alonso, titular de este departamento tanto en la etapa de José Antonio Griñán al frente de la presidencia andaluza, como con Susana Díaz, y el que fuera director del Centro Andaluz de Flamenco, Luis Guerrero Jiménez, ya que éste último fue nombrado como tal pero nunca acudió a su puesto de trabajo. Al parecer, era un director fantasma.

El TSJA se ha declarado competente para investigar a ambos, ya que Luciano Alonso es parlamentario andaluz y, por tanto, está aforado. La investigación se abre tras la querella presentada por la Fiscalía Superior de Andalucía por la “supuesta ocupación irregular” de este puesto en el Centro Andaluz de Flamenco, en lo que considera podría ser un supuesto delito de prevaricación administrativa como medio de cometer otro de malversación de caudales públicos, ambos con carácter continuado.

Según recoge el auto, al que ha tenido acceso El Español, en julio de 2012, Luis Guerrero era un afiliado al PSOE de Málaga y miembro de su ejecutiva, cesó del puesto que ocupaba como personal eventual en la Diputación de Málaga, momento en que el consejero Luciano Alonso decidió nombrarle director del Centro Andaluz del Flamenco, con sede en Jerez de la Frontera (Cádiz), “a sabiendas de que el designado con carácter eventual en ningún caso iba a desempeñar el cargo designado”.

Según consta en la documentación que acompaña la querella presentada por la Fiscalía, Alonso llegó a hacer efectivo su nombramiento en dos ocasiones, en una orden del 12 de agosto de 2012 y vigente hasta el 10 de septiembre de 2014, y la segunda orden fue desde ese día hasta el 12 de junio de 2015. Durante este periodo, y a pesar de su nombramiento, Guerrero “en ningún momento visitó” el Centro Andaluz de Flamenco, “siendo desconocido de las personas que allí trabajaban”, tal y como consta en las diligencias practicadas por la Fiscalía.

Entre los documentos aportados en la querella consta una certificación de la Agencia Tributaria que recoge que en su condición de director de este centro, Guerrero Jiménez percibió de la Junta en el año 2012 un total de 13.834 euros, al año siguiente ingresó 36.615 euros y en 2014 obtuvo 36.6666 euros.

En este auto, fechado el pasado 18 de abril, se recuerda que “la decisión de incoar diligencias previas está en función de que una valoración prima facie de lo expuesto en la denuncia o querella permita entender o no que los hechos en ella expuestos tengan, por si mismos, relevancia penal y resulten verosímiles”. Así, la sala Civil y Penal del TSJA reitera que “la verosimilitud comporta un grado de convicción inferior a la constatación de indicios racionales de culpabilidad” y que, por tanto, “deja intacta la presunción de inocencia, pues únicamente determina que el órgano judicial deba realizar diligencias de investigación que conduzcan a valorar si la conducta descrita deberá ser enjuiciada”.

Trabajó en el Centro Andaluz de las Letras

Guerrero, que ahora es diputado provincial en la Diputación de Málaga y tiene un cargo en la Ejecutiva del PSOE malagueño, donde ocupa la secretaría de Ideas y Formación, ha expresado su “total respeto y confianza en la Justicia” y ha mostrado su disposición a “colaborar en todo el procedimiento”. A través de un comunicado, se ha mostrado seguro de que “se aclarará” su contratación como personal eventual de la Consejería de Cultura y Deportes y las tareas asignadas como miembro del equipo del consejero Luciano Alonso, “lo cual tiene amparo legal en el artículo 73.2 del Texto Refundido del Estatuto Básico del Empleado Público”.

Al respecto, ha incidido en que desarrolló su trabajo “como personal eventual en materia de asesoramiento especial y de confianza en la provincia de Málaga, desde el Centro Andaluz de las Letras (CAL), como era público y notorio entre el personal del citado centro y en los medios periodísticos y culturales de la ciudad y la provincia”.

Desde la Consejería de Cultura se ha asegurado que se ha prestado toda la colaboración que ha requerido a lo largo de la investigación y así seguirá haciéndolo. Desde el punto de vista legal, el departamento que ahora dirige Rosa Aguilar aclara, a través de Europa Press, que se trata “de un puesto eventual, que es de libre nombramiento del consejero y que está basado en la confianza o el asesoramiento especial y cesa a la par que el consejero que lo nombra”, es decir, que Luis Guerrero cesó del cargo “el 12 de junio de 2015, el mismo día que lo hizo Luciano Alonso”. También se ha aclarado que la retribución que percibió corresponde “al trabajo que durante todo el tiempo de su nombramiento realizó, que fueron las tareas encomendadas por el anterior consejero”.