LA INVESTIDURA

Sánchez pedirá a López tiempo para largas negociaciones

Nada impide dilatar la primera votación de investidura, siempre que el presidente del Congreso esté de acuerdo.

Patxi López, en el palacio de la Zarzuela.

Patxi López, en el palacio de la Zarzuela. Pool

La Constitución señala que desde la primera votación de investidura el reloj comienza a contar hasta durante dos meses. Si transcurren sin que un candidato logre la mayoría simple, las cámaras se disuelven de nuevo y la vuelta a las urnas es poco menos que automática. Pero... ¿cuáles son los plazos para la celebración de esa primera votación?

Nada sobre eso dice la Carta Magna, que en su artículo 99 se limita a indicar que el rey propondrá un candidato a "a través del presidente del Congreso". El reglamento de la cámara baja lo desarrolla en su artículo 170, que especifica que "el presidente de la cámara convocará el pleno" de investidura.

En otras palabras, cuando Felipe VI decida, Patxi López dispondrá sin tener que consultar a PP y Ciudadanos, que ocupan cinco de los nueve puestos de la Mesa del Congreso que decide la mayoría de cuestiones organizativas, pero no ésta. 

Este lunes, dos dirigentes del PSOE muy próximos a Sánchez han sugerido que si el rey finalmente le designa candidato a la investidura, las negociaciones podrían ser largas. En el plan de los socialistas estaba que Mariano Rajoy lo intentase primero, su naufragio ahuyentase los fantasmas de una gran coalición y el turno corriese para que Sánchez probase suerte.

Dar la vuelta al plan de Rajoy

Sin embargo, Rajoy busca justamente lo contrario. Con su paso al lado del viernes, cuando rechazó el encargo del rey por ahora, tal y como adelantó el miércoles EL ESPAÑOL, lo que busca es que Sánchez se estrelle en una investidura que no debería tardar después del encargo real. 

Pero el PSOE está inmerso ahora en la preparación del Comité Federal, donde los dirigentes territoriales tienen un gran peso. Después, las negociaciones podrían ser lentas. 

En rueda de prensa, el secretario de Organización rechazó las presiones de Podemos, Ciudadanos y el PSOE para que Pedro Sánchez se defina ya. "Lo mismo que digo que no vamos a formar Gobierno a cualquier precio digo que no tenemos ninguna prisa", señaló César Luena.

Sánchez "no ha empezado a negociar nada", dijo por la mañana Meritxell Batet, miembro de la Ejecutiva, en Los desayunos de TVE. Y no lo hará antes de que el rey se lo encargue, a pesar de que en otras ocasiones el candidato ha llegado al momento de la propuesta del monarca con el acuerdo encarrilado. 

Según el PSOE, hay precedentes que pueden servir como referencia. "Aznar accedió a proceder a una investidura en el año 1996 sin garantía de los votos. Los negoció durante dos meses", dijo Batet. "Una vez aceptas el mandato del rey no tienes que ir inmediatamente a una investidura", advirtió. Los pactos del Majestic son producto de eso", dijo.

Los verdaderos tiempos de Aznar

En realidad, esos dos meses transcurrieron entre las elecciones (3 de marzo) y la votación de investidura (4 de mayo) y el pacto del Majestic con Jordi Pujol se acabó de fraguar unas dos semanas después del encargo del rey, que llegó el 13 de abril, por lo que en este caso los plazos se dilatarían previsiblemente más. 

Para negociar con calma, con partidos de izquierda y de derecha, según insiste el PSOE, Sánchez necesita tiempo. Este sábado, sus expectativas tendrán que sobrevivir a las presiones del Comité Federal. Una vez que el rey designe a Sánchez, el PSOE se prepara para semanas de negociaciones gracias a la manga ancha que Patxi López podrá suministrarle como presidente del Congreso.