Elecciones Generales

Sólo el 7,6% de los españoles en el extranjero podrá votar

Los obstáculos de los españoles que viven fuera del país se han multiplicado desde la reforma de 2011.

Elecciones Generales de noviembre de 2011

Elecciones Generales de noviembre de 2011 Getty Images

Marisa Muga lleva 26 años residiendo fuera de España. Primero en Luxemburgo, después en Bélgica, donde vive actualmente. Desde que reside fuera, las elecciones autonómicas y municipales de mayo fueron las primeras en las que esta española no ha podido ejercer su derecho a voto. Para las elecciones generales del 20 de diciembre ha vuelto a solicitar el voto a distancia, pero aún no ha recibido las papeletas.

De los casi dos millones de personas que estaban llamadas a votar en estas elecciones desde fuera de España, solo el 7,6% ha logrado pedir su voto, frente al 9% que lo consiguió en los anteriores comicios generales.

Álvaro Ortega reside en Miami desde hace 17 años y se encuentra entre ese 7,6% que ha conseguido solicitar el voto y no sabe si se habrá efectuado con éxito. "Hasta que no me lleguen la papeletas no lo sabré", dice en una conversación telefónica con EL ESPAÑOL. 

Para este español uno de los principales problemas es tener que solicitar el voto por fax. "Tuve mucho problemas con el fax. No emitía llamadas internacionales y después cuando resolví ese problema comunicaba", comenta.

Álvaro Ortega añade que el proceso tiene que ser más fácil. "Está muy mal hecho el sistema, con muy poco sentido, para un burócrata", manifiesta. Considera que hay que poner un sistema que sea justo y fácil y que con estar inscrito en el consulado baste. 

El problema no es nuevo. En las elecciones municipales y autonómicas, junto con Marisa a otras 3.713 personas residentes de manera permanente en el extranjero se les negó el ruego del voto. Esta cifra representa el 7% del total de solicitudes de voto presentadas por estos emigrados, según los datos publicados por la Oficina del Censo Electoral.

Los votantes en el extranjero pueden estar incluidos en dos censos. El español que reside de manera permanente fuera se incluye en el Censo Electoral de Residentes Ausentes en el Extranjero conocido como censo CERA, lo que conlleva la exclusión del Censo de Residentes en España (CER). Por otro lado, se encuentran los españoles que residen de forma temporal en el extranjero y que siguen figurando en el Censo de Residentes en España. Esta distinción influye además en el proceso de votación desde el extranjero.

La reforma de 2011

"A partir de 2011, el proceso se ha complicado muchísimo", cuenta Marisa a EL ESPAÑOL sobre el procedimiento de votación desde el extranjero. El voto de los españoles que residen fuera de España, ya sea de manera temporal o permanente, se ha dificultado desde que se introdujeron modificaciones en la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral en enero de 2011. Con este cambio legislativo, los electores españoles en el extranjero debían solicitar el voto para poder ejercer su derecho. Además, a partir de este momento el derecho a votar en las elecciones municipales quedaba reducido únicamente a los españoles residentes en el extranjero de manera temporal.

Los 919.099 electores CERA de las pasadas elecciones autonómicas y municipales no pudieron elegir a los representantes de sus ciudades. Únicamente a los representantes de sus comunidades autónomas. En total, se entregaron en las juntas electorales provinciales 27.336 votos de electores CERA, lo que supone apenas el 2,9% del total de emigrados llamados a votar, según los datos de la Oficina del Censo Electoral del INE.

"Hasta la reforma de la ley electoral recibía directamente las papeletas en casa por correo certificado, sin necesidad de pedirlas". Marisa comenta también que sólo tenía que elegir las papeletas y meterlas en un sobre junto a un documento que incluían en el envío y mandarlas por correo certificado o depositarlas en la urna en el consulado.

¿Cuántos españoles van a votar desde el extranjero?

En los comicios electorales que se celebran el 20 de diciembre, 1.880.026 de personas tienen derecho de voto desde el extranjero, un 27% más que en las elecciones a Cortes Generales celebradas en noviembre de 2011. Estos casi dos millones de españoles en el extranjero representan el 5% del total de ciudadanos llamados a votar.

A estas cifras se sumarían los españoles que se encuentran residiendo de manera temporal en el extranjero y de los que se desconoce la cifra puesto que se incluyen en el censo de residentes en España (CER).

Un total de 142.619 personas han conseguido superar el proceso burocrático de ruego de voto desde el extranjero, según los datos provisionales publicados por la Oficina del Censo Electoral (INE). Esto supone un aumento del 3,3% respecto a las elecciones generales celebradas en noviembre de 2011.

Por países, Argentina con un 21% del total de electores en el extranjero es el lugar donde más españoles residen, seguido de Francia y Venezuela. Francia, en cambio, se sitúa por delante en cuanto al número de solicitudes efectuadas, con un total de 24.301, lo que supone un 17% respecto al total de las aceptadas. Le siguen Argentina y Alemania, con un 11,6 y 11,3%, respectivamente.

En las anteriores generales, del casi millón y medio de electores que residían de manera permanente en el extranjero, sólo un 11% solicitó el voto. Sólo un 9% de las solicitudes fueron aceptadas.

Por su parte, 14.245 españoles que se encontraban de manera temporal fuera durante los comicios rogaron el voto. Entre ellos, se aceptaron un 92% de las solicitudes.

En comparación con las elecciones generales del año 2008, antes de la reforma de la ley del Régimen Electoral, los votantes CERA en los comicios generales de noviembre de 2011 descendieron en un 80% respecto a 2008, según los datos publicados por el Ministerio de Interior.  

Principales problemas para votar

Las principales trabas con los que se encuentran los españoles en el extranjero a la hora de votar son las dificultades de acceso en el proceso de votación y la falta de formación e información adecuada por parte de los consulados, según indica Berta Burguete, una de las portavoces del grupo de trabajo de voto de la asociación Marea Granate.

Marea Granate es un movimiento transnacional y apartidista, formado por emigrantes españoles cuyo objetivo principal es luchar por los derechos de los españoles que residen fuera.

Algunos de los problemas que se encuentran para finalizar con éxito el proceso de votación radican en la necesidad de acudir al consulado a registrarse o contar con una información defectuosa.

“La información transmitida a los ciudadanos o llega tarde o es incompleta”, afirma Berta Burguete. Comenta, además, que Marea Granate recibe una "avalancha diaria de consultas" por este motivo. "Los funcionarios consulares no reciben la formación e información adecuada y, en muchas ocasiones, debido a esto informan mal a los ciudadanos", añade Burguete.

Otro de los problemas que tienen los emigrados son los plazos para votar. "Aun después de haber superado las primeras pruebas, haber hecho el esfuerzo de registrarse en el consulado y rogar el voto, las papeletas no llegan", asegura la activista de Marea Granate.

Es el caso de Marisa. Esta ciudadrealeña recuerda que en las elecciones autonómicas y municipales de 2011 solicitó las papeletas pero éstas no le llegaron. Tuvo que llamar a la oficina del Censo Electoral de Ciudad Real donde pertenece. "Me dijeron que las habían enviado. Después de insistir y tras varias llamadas conseguí in extremis que la junta electoral provincial autorizará un segundo envío de papeletas, que me llegaron por los pelos". Fue al abrir el sobre cuando se enteró de que había perdido el derecho a votar en los comicios locales.

De todos los procesos electorales que se han celebrado tras la reforma de la ley electoral, las de mayo no han sido las únicas en las que Marisa Muga ha tenido problemas para votar. Le sucedió también en las elecciones europeas de 2014, comicios en los que las papeletas le llegaron fuera del plazo de envío. "Afortunadamente todavía se podía votar en el consulado", comenta.

La diferencia entre los comicios de mayo respecto a los anteriores procesos electorales radicó en la posibilidad de votar por vía telemática. Este sistema de voto era desconocido por la mayoría de los españoles fuera. Fue el caso de Elena Hernández, una española que durante las elecciones autonómicas y municipales residía en Lyon (Francia) mientras cursaba su Erasmus.

Al igual que Marisa Muga, Elena también se quedó sin votar. En su caso, el problema sucedió durante el proceso de inscripción. Desde la embajada le solicitaron el certificado de residencia, el cual no llevaba consigo. Esto mismo le sucedió a una amiga suya, a la cual no pidieron dicho documento.

"La conclusión que saco es que no era realmente imprescindible, sino un trámite para obstaculizar el proceso aún más, ya que al final tuve dificultades para obtenerlo y decidí intentarlo sólo con el DNI y me inscribieron", dice Elena sobre la distinción de solicitud de un documento de un caso a otro.

Pero Elena no recibió sus papeletas. Intentó comunicarse en varias ocasiones con la embajada para saber qué había ocurrido pero le dejaron caer que si no las había recibido era porque no estaba inscrita. Uno de los principales problemas de votar desde el extranjero es la desatención y falta de información, según Elena. Cuenta, por ejemplo, que el teléfono de la embajada siempre está ocupado.

De cara a las próximas elecciones, la portavoz de Marea Granate explica que los problemas son similares a los recibidos en ocasiones anteriores. "Nos han llegado varios casos en los que el ciudadano había sido de alta o baja consular sin haberla pedido y sin haber sido la persona informada de tal efecto", expone Berta Burguete.