Automovilismo

La República bananera de la Fórmula 1

Nuevo fin de semana con dos Mercedes en primera línea de un Mundial donde las únicas gotas de incertidumbre emanan de los despachos más que de los circuitos.

Bernie Ecclestone en Hockenheim.

Bernie Ecclestone en Hockenheim. REUTERS

  1. Mundial de Fórmula 1
  2. Fernando Alonso
  3. FIA
  4. Gran Premio de Alemania F1

Coincidiendo con el retorno del Gran Premio de Alemania al mundial, la FIA ha vuelto a desdecirse cambiando una vez más unas normas que no terminan de funcionar, evidenciando la falta de claridad de quienes tienen la obligación de garantizar la estabilidad y credibilidad del campeonato.

Si la Fórmula 1 moderna de las unidades de potencia es de por si compleja y difícil para los propios equipos, la falta de criterio de la Federación está dinamitando la credibilidad de un deporte convertido en pantomima con cambios de reglamento en cada carrera.

¿Y si La Liga cambiara el criterio de fuera de juego cada jornada?

¿Se imaginan que en cada jornada La Liga cambiara las reglas del fuera de juego? ¿Sería lógico que se prohibiera a los entrenadores dar instrucciones desde la banda a sus jugadores?

Si los aficionados al fútbol no aceptarían que se les tomase el pelo cambiando las reglas de su deporte preferido cada partido, ¿por qué deben conformarse los seguidores de la F1?. Durante la temporada 2016 estamos asistiendo a un baile disfuncional de normas y contra-normas, comenzando por el formato de clasificación, pasando por la imposición del Halo y finalizando por las restricciones del uso de la radio y los limites de la pista.

Esta situación está volviendo locos a los aficionados que ya no saben a qué atenerse y que terminan por apagar el televisor ante la tomadura de pelo que supone la burla a quien paga por ver un deporte supuestamente serio.

Vuelta al pasado tras cada carrera

2016 comenzó con el capricho de cambiar el único formato que funcionaba en la Fórmula 1 los sábados de clasificación. Ante el revuelo mediático dentro y fuera del paddock, Jean Todt y Charlie Whiting, con la complicidad de Bernie Ecclestone, decidieron volver a las normas de 2015 para salvar la cara ante unos aficionados que comenzaron el mundial con la primera tomadura de pelo y la constatación de que un año más no habría alternativa a Mercedes en la lucha por la victoria.

Con la llegada del verano y las olas de calor, las cabezas pensantes de la FIA decidieron dar una vuelta de tuerca y comenzaron a endurecer las normas de radio, los limites de la pista, las sanciones, etc. El resultado ha sido que en apenas una semana han cambiado de criterio en tres ocasiones para volver a dejar las cosas como estaban a finales del año pasado.

Hasta Alonso “pasa y se da por vencido”

“Yo paso, me doy por vencido”. Una vez más Fernando Alonso ha dicho alto y claro lo que millones de aficionados sienten ante el caos normativo que no parece tener freno. Alonso esperará que “nos digan lo que tenemos que hacer porque sabemos que cada vez cambian las cosas”.

Parece que los telespectadores están obligados a ‘estudiar’ antes de cara carrera para saber qué nuevas reglas se aplicarán en un fin de semana que finalizará tirándolo todo por la borda y volver al recetario 2015.

“Ayer había, esta mañana no. Ahora parece que vamos a tener tres intentos así que mañana cuando empiece la clasificación preguntaré qué tengo que hacer e intentaré no perder mucho más el tiempo con esto”. Lamentablemente esta no es una conversación de bar entre dos amigos, sino de todo un doble campeón del mundo como Fernando Alonso, haciendo referencia al criterio de los límites de la pista que tendrá que afrontar en Alemania constatando la entropía que reinante en la que el gran circo se ha sumido.