Europa League

Samu Castillejo: "Anfield no nos da miedo"

El jugador del Villarreal habla con EL ESPAÑOL antes de jugar la vuelta de las semifinales de la Europa League contra el Liverpool de Jürgen Klopp en el mítico estadio británico.

Samu Castillejo, en el Madrigal.

Samu Castillejo, en el Madrigal. EFE

  1. Europa League
  2. Villarreal CF
  3. Liverpool FC
  4. Entrevistas
  5. Futbolistas

Samu Castillejo (Málaga, 1995) se crió manoseando la pelota en los pabellones de Huelin, su barrio, y creció entre dudas. ¿Fútbol o fútbol sala? Llegó a pensar. Y, a regañadientes, cambió de escenario. Jugó en el Mortadelo, rechazó al Atlético de Madrid y buscó en las categorías inferiores del Málaga el lugar donde progresar. Y allí se instaló, como promesa o realidad, escuchando reggeaton y flamenco, compartiendo expediciones con el primer equipo sin apagar la radio, con la música de Nicky Jam y El Barrio como bandas sonoras de su vida. Y así sigue, ahora en Villarreal, echando de menos su tierra, pero con el partido contra el Liverpool de semifinales de la Europa League entre ceja y ceja. Eso sí, antes el 'Fideo' se para a charlar con EL ESPAÑOL.

¿Qué le viene a la cabeza si le menciono el barrio de Huelín?

Mi infancia y todo lo ocurrido hasta que llegué al primer equipo del Málaga. En ese barrio crecí. Para mí siempre será especial.

¿Y qué piensa si nombro a Jesús?

[Risas] Es mi peluquero, pero también mi amigo. Es un gran tipo. Lo conocí no hace mucho tiempo, pero es parte de mi familia. El año pasado le hicieron un reportaje en la televisión y se ha hecho medio famoso.

¿Y no es usted un poco 'puñetero' con los dichosos peinados?

Sí, la verdad es que se lo pongo complicado porque siempre me hago algo distinto, pero tampoco soy muy 'puñetero' porque él siempre ha sabido lo que hacer.

Imagino que él también le llama 'Fideo'. ¿Desde cuándo arrastra ese apodo?

La verdad que he tenido muchos motes, ya desde las categorías inferiores. Pero en el primer equipo del Málaga, Camacho me decía el 'Fideo'. Pero no ha sido el único, me han llamado canijo, flaco… Todo relacionado con el físico. Pero lo llevo bien…

Lo otro que llama la atención, a primera vista, son sus tatuajes. ¿Qué pone en ellos?

Tengo muchos. Todos relacionados con la familia, el fútbol, frases que me han gustado… No sé cuántos tengo, están por todos lados. En el costado tengo una frase que dice: “El camino de cualquier triunfo está lleno de derrotas”. Y detrás de brazo otro en el que pone: “El mejor guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve sin miedo a la batalla”.

Hablando de su vida. ¿Cómo le va en Villarreal?

Muy bien. Tengo una vida tranquila, muy familiar. Casi siempre estoy en casa o en la ciudad deportiva. Es verdad que al principio cuesta, pero la experiencia está siendo positiva. Y en el vestuario me han hecho la vida muy sencilla. Tenemos un buen grupo de gente humilde y trabajadora. Y eso nos ayuda a llevarnos bien y conseguir los resultados. Comparto muchos momentos con Samu, con el que vine de Málaga, pero todos son buena gente: Bruno, Víctor… Ya digo, todos. Son jugadores que te hacen la vida más sencilla.

Dicen de usted que ve mucho fútbol internacional. ¿Qué le ha parecido lo del Leicester?

Me ha gustado. Eso demuestra que en el fútbol todo es posible, que no todo lo compra el dinero. Es un equipo en el que fijarse. Al final, no hay nada escrito, el fútbol son once contra once y todo es posible.

¿El Villarreal es el Leicester español?

No somos el Leicester. El Villarreal ha estado en la Champions, siempre compite y está ahí arriba. Es un equipo que está entre los grandes en España.

¿Entonces lo del Villarreal no se puede considerar un milagro?

Para nada, hay jugadores de sobra. Este verano el club hizo muchos fichajes y todos iban encaminados a mejorar los resultados de la anterior campaña. Y lo estamos consiguiendo. En el fútbol no existen los milagros, todo se consigue trabajando.

Si no es un milagro, ¿qué adjetivo le podemos poner a la hazaña del Villarreal si gana la Europa League?

Simplemente, el de un equipo trabajador y humilde que se ha puesto unas metas y las está consiguiendo.

Hablando del Liverpool. ¿Cuáles son las claves para ganarle?

Esta vez nos vale también empatar, y eso, a la hora de afrontar el partido, les puede meter más presión a ellos. Al final, juegan en su campo, un estadio mítico y donde la gente aprieta mucho. Pero estaremos ahí para sufrir y pasar la eliminatoria.

Hablando mal, ¿'acojona' Anfield?

No, todo lo contrario. Es un estadio donde todo futbolista quiere jugar. Y lo hacemos con mucha ilusión. Pero no nos da miedo. Ya hemos ido al Camp Nou, al Bernabéu… Y no hay miedo.

Se habla del #Guardiolismo, el #Cholismo, el #Kloppismo… ¿Y el #Marceliñismo?

Es un míster que por su trabajo ha estado bien mirado y, además, está haciendo un buen trabajo y un año más podemos ver los buenos resultados que está consiguiendo. Entre todos los estilos, me quedo con el de nuestro míster.

Usted fue petición de Marcelino. ¿Qué le dijo cuando llegó?

Nada, que siguiese haciendo mi trabajo cómo lo había estado haciendo hasta entonces. Es un entrenador que tiene un estilo de juego muy definido y te tienes que adaptar a él rápidamente para estar dentro. Aquí está haciendo un buen trabajo y entrenando a buenos jugadores. Está listo para entrenar a un grande.

Usted ha jugado esta temporada 43 partidos. Igual ya es la hora de que dejen de llamarle promesa y piensen que es una realidad.

Siempre hay un periodo de adaptación, y al principio del año me costó, pero al final he jugado 43 partidos del total de 51 que hemos disputado, y estoy muy bien, muy contento. Y ya no sé si soy una realidad o una promesa. Sé que tengo 21 años recién cumplidos y espero que me quede mucho que dar al fútbol.

A su edad, ¿cuesta tener los pies en el suelo?

Por todo lo que pasa, por el cariño que recibes y por lo que la gente dice… Pues no sé. Pero sé donde estoy, lo que tengo que decir y que tengo que ser humilde.

¿Le fastidia que se hable mucho de Barça y Madrid, y poco de ustedes?

Es lo que hay y lo que vende. Pero no nos hace falta estar en boca de nadie para hacer nuestro trabajo. Simplemente lo hacemos lo mejor que podemos y ya está.

¿Se ha prometido algo si ganan la Europa League?

Seguramente haga algo con los amigos, y le pediré algo a Jesús… [Risas].

Por último, ¿cuál es la receta de su éxito?

Trabajo diario, ser humildes y jugar como un equipo. Pensar que el grupo está por encima de las individualidades…