Euroliga de baloncesto

Zeljko Obradovic: "Para ganar al Real Madrid hay que hacer algo diferente"

EL ESPAÑOL habla con el técnico del Fenerbahçe antes del partido de Euroliga contra el conjunto blanco. 

Zeljko Obradovic, entrenador del Fenerbaçe, da órdenes.

Zeljko Obradovic, entrenador del Fenerbaçe, da órdenes. EFE

  1. Euroliga de baloncesto
  2. Fenerbahce Ulker
  3. Zeljko Obradovic
  4. Real Madrid de baloncesto
  5. Entrevistas

El periodista puede preparase unas preguntas, intuir respuestas o buscar titulares... Da igual. Zeljko Obradovic (Serbia, 1960) se encarga de acabar con todas las ideas previas, romper todos los planes preestablecidos y hacer que la entrevista -o cualquier partido- salte por los aires. Así es él y así lo dejó reflejado con la grabadora de EL ESPAÑOL puesta sobre la mesa antes del partido que enfrenta a su Fenerbahçe con el Real Madrid en Euroliga (19:45 horas, Movistar+). 

Vino usted a Fenerbahçe, un club ambicioso y con dinero, para luchar por la Euroliga. Pero para eso siempre se necesita crear un equipo. ¿Cómo va esa química?

Te voy a hacer una pregunta: 'Dime un equipo de Euroliga que tenga, como tenemos nosotros, un jugador de 17 años, dos de 18 y uno de 19 en su plantilla. ¿Lo conoces? Toda la gente habla de que somos ricos. No sé por qué...

¿Quizás porque el Fenerbahçe le ha fichado a usted y son los líderes de la Euroliga perteneciendo al club de fútbol más popular de Turquía?

Fenerbahçe no puede fichar a cualquiera. Puedo asegurarte que, si miramos ahora tú y yo los presupuestos en Euroliga, Fenerbahçe está como mucho entre los doce primeros. Todo el mundo habla para meter presión, pero lo que dicen no es cierto. Tenemos algunos buenos jugadores, pero estamos construyendo poco a poco un equipo con muchos jóvenes.

Usted no va a un equipo sin ambición. Ya colocó al equipo por primera vez en una Final Four de la Euroliga. La gente esperará un paso más este año.

Sí. No te voy a engañar. Vine aquí porque es un club ambicioso, igual que yo. Pero hay que ser realistas. Hasta hoy este club sólo ha conquistado seis ligas turcas y nunca estuvo en la Final Four hasta el año pasado. Cuando se ve lo que habían hecho hasta que llegamos nosotros (mi staff y yo) se pone en valor la realidad del club. Yo estoy muy feliz porque ante la media de asistencia al pabellón no llegaba a los 3.000 por partido, ahora vienen más de 10.000 cada día. Quiero ver mi pabellón lleno. Ese es el primer paso para logar objetivos.

¿Le están respondiendo los jóvenes como esperaba?

Teníamos un jugador juvenil que pensábamos que podía ser importante para el equipo y para el baloncesto turco. Le ofrecimos un contrato de cinco años y salidas anuales por si se quería ir a Estados Unidos. Decidió no aceptar. Respeto su decisión, pero me parece increíble. Lo mandamos de vuelta al equipo juvenil. Tenemos otros ayudando en los entrenamientos y en los partidos, pero me da la sensación de que los jóvenes de hoy en día, en general, no valoran las oportunidades que están disfrutando. Mi pregunta es: '¿Debemos seguir haciendo lo mismo?'.

LA GRAN MENTIRA DEL BALONCESTO AMERICANO

Cada vez más el baloncesto europeo parece una estación de paso a la NBA. ¿Está de acuerdo?

Creo que, para cualquier jugador, es mejor jugar en casa, aunque todo depende de la edad que tenga y de su ambición. Hay una gran mentira que está haciendo daño. Todos dicen que quieren ir a USA por los estudios. Es mentira. Van porque quieren ir a la NBA, a la que también pueden ir desde aquí…

Igual en los equipos europeos no tienen minutos para crecer...

No estoy de acuerdo. Habrá todo tipo de casos, claro. Ellos no ven que pierden las oportunidades que van pasando y éstas se acaban. Alguien te da una primera oportunidad, una segunda, una tercera, pero a la cuarta el entrenador se cansa.

Pero en su equipo están jugando los jóvenes y es el líder de la Euroliga...

Estoy decepcionado con mis jóvenes. No sólo con el que comentábamos antes. El otro día ganábamos de treinta y les di la oportunidad de jugar el último cuarto entero a los jóvenes en la liga. Perdimos el cuarto porque no salieron a jugar con intensidad. Tienes que dar el alma por el escudo del Fenerbahçe y por quien te da la oportunidad. Esto no es normal que suceda en el equipo con mejor balance de victorias de la Euroliga y no lo saben ver.

EVITAR EL EXPOLIO DEL TALENTO EUROPEO

¿Cómo se puede evitar el expolio, casi siempre prematuro, del talento europeo?

Hay que proteger a los clubes que trabajan con la cantera. No sólo nosotros tenemos ese problema. Aquí en Turquía EFES, Darussafaca… todos los equipos en Europa deberían tener medidas para protegerse de estas situaciones. Por ejemplo, obligar a firmar el primer contrato por un número de años mínimo al jugador joven o que en los traspasos haya que pagar derechos de formación. Cualquier idea en este sentido sería bienvenida.

¿Qué le parecería crear algún sistema de fidelización de jugadores en Euroliga antes de dar el salto a la NBA?

Me parecería muy bien. Siempre habría que hacerlo desde el punto de vista económico. No se me ocurre ahora cómo desarrollarlo, pero los jugadores aquí pueden crecer sin necesidad de irse prematuramente.

¿Le ha sorprendido la trayectoria de “su” Real Madrid esta temporada en Euroliga?

No. Ni la del Madrid ni la del Barcelona. En Euroliga la palabra sorpresa no se puede utilizar porque es tanta la igualdad que puede pasar cualquier cosa. ¿Te parece normal que nosotros fuéramos primeros clasificados a tres jornadas del final? Eso es más sorpresa que la trayectoria del Real Madrid.

¿Hubiera preferido otro rival?

En este tipo de trabajo las preferencias no valen para nada. Hubiera preferido llegar a los playoffs con todos mis jugadores sanos por encima del rival.

¿Qué se va a inventar si Vesely?

Por las reglas no podíamos fichar ningún refuerzo y era un problema porque no sólo es lo de Jan, tenemos al segundo base lesionado hace dos meses; Pero Antic, nuestro único hombre grande, casi no puede entrenar por consejo de los médicos... Son realidades, pero tenemos lo que tenemos e iremos a por todas. Se tienen que unir más los jugadores, apoyarse más, jugar al 100% desde el salto inicial. Además con Vesely también tendríamos que hacer cosas nuevas para intentar ganar al Real Madrid.

EL BALONCESTO ES ADAPTARTE A LOS JUGADORES QUE TIENES

Sacó el máximo rendimiento al Madrid con un pívot de 2.20 como Sabonis y al Panathinaikos con uno de 2.00, como Batiste. ¿Con que Obradovic nos quedamos?

Son el mismo entrenador. En el Real Madrid ponía a veces a jugar juntos a Antonio Martin Arlauckas y Sabonis, otras veces a 4 pequeños con Cargol de cuatro, Biriukov de casi 2 metros como escolta y un base… Fuimos campeones de Europa anotando poco. Luego se fue Sabas a la NBA y vino Savic como 5. Corríamos y metíamos más de 100 puntos en todos los partidos. Todo lo que decían de mí el año anterior ya no valía… A mí lo que me interesa es ganar un partido. Metiendo 100 o 58 puntos. Quiero el resultado.

¿Y si pudiera elegir?

Siempre meter 100 puntos, pero esto no es posible. La palabra que define nuestro deporte es equilibrio. Es el factor fundamental hacia el éxito. Al principio en mis equipos siempre trabajamos sólo la defensa y a correr. Todos están encantados. Pero hay un momento que siempre llega en el que cuando están cansados ya nadie quiere correr. ¿Entonces qué pasa? O tienes un trabajo táctico o se acabó el juego porque ya nadie quiere correr…

Su equipo tiene varios jugadores altos con capacidad para abrir el campo ¿Está de acuerdo con que se está quedando pequeño con el tamaño de los jugadores modernos?

No. El campo y el baloncesto están hechos para todo tipo de juego. No necesita cambios en este sentido. Yo cuando empieza la temporada veo lo que tengo. El físico, el equipo humano, las cualidades individuales y pienso a lo que vamos a jugar. Se puede jugar con dos grandes y ser campeón de Europa.

Como hizo España con los Gasol... ¿Qué opciones ve a la Selección en Río?

Lo más importante es que tienen el núcleo de jugadores que llevan jugando muchos años juntos. A ellos les encanta jugar para la Selección. Además está Sergio que lleva muchos años en varias etapas. El conoce al equipo, el equipo le conoce a él… Tienen calidad y les gusta vivir juntos. Esa es una gran arma.

En ese parón en el que Scariolo no estaba se publicó que usted estuvo cerca de dirigir a la selección ¿Qué ocurrió realmente?

He estado con la selección de mi país 12 años. Primero como ayudante, luego en siete campeonatos oficiales. Grandes Mundiales, Europeos, Juegos Olímpicos, todo. Muchas veces me han llamado de otras selecciones y siempre lo he agradecido a todos. Pero te lo voy a decir a ti claramente: 'No existe ni una posibilidad de que juegue contra mi país defendiendo a otra bandera como seleccionador'. A la gente les gusta especular, pero a todo el mundo que me lo propuso le dije desde el primer día: 'No puedo'. Yo soy el primer aficionado de mi país. Otra cosa es a nivel de clubes.

EL ENTORNO

Empezamos esta conversación con la idea preconcebida y errónea que se ha difundido de usted en el Fenerbahçe. Eso le habrá pasado en numerosas ocasiones. ¿Cómo ha lidiado con entornos tan complicados y variopintos a lo largo de su carrera?

Respeto la opinión de todos, pero mi camino es lo más importante y de ahí no me separo. La gente del club, sobre todo el Presidente y su junta directiva es lo importante. Tienes que estar unido a estas personas y trabajar juntos bajo una misma idea. Todo el mudo puede tener su opinión, pero no influye en mi trabajo. No me interesa. Creo en la manera de cómo estamos trabajando desde hace años. Siempre hay momentos difíciles y ¿qué hacemos? Nos unimos más. El entorno siempre habla y siempre volverá a hablar. Eso no lo puedes cambiar.

Lo que también es una constante es el río de personas agradecidas que ha dejado en su camino. Jugadores, ayudantes, directivos…

Son muchos años y es un honor. Cada año tienes muchos jugadores y la vida te lleva y te trae por diferentes caminos. Yo siempre he intentado ayudar y creo que prácticamente con todos mis jugadores y ayudantes tengo buena relación. No es posible cada semana, pero cada mes intento mantener el contacto con mi gente.