Valencia Basket

El último invicto de Europa

Valencia Basket firma un 20-0 histórico en el arranque de temporada y reivindica el valor del colectivo. Rafa Martínez, Carles Durán y Víctor Luengo hablan del éxito 'taronja' con EL ESPAÑOL.

Luke Sikma machaca el aro en el último encuentro liguero de Valencia Basket.

Luke Sikma machaca el aro en el último encuentro liguero de Valencia Basket. EFE

  1. Valencia Basket
  2. Competiciones
  3. Deportes

El planeta baloncestístico gira alrededor de los Golden State Warriors, campeones de la NBA y protagonistas del mejor arranque de temporada que se recuerda en el baloncesto estadounidense. No obstante, un equipo español se mantiene irreductible ante los encantos de la bahía de Oakland. Se trata de Valencia Basket, el último gran territorio por conquistar en el mapa del baloncesto europeo.

A orillas del río Turia también se ha gestado un inicio de temporada arrollador. Según las estadísticas, el mejor de las grandes ligas europeas. Un balance de 20 victorias y ninguna derrota entre la ACB y la Eurocup (segunda competición continental) ha llevado a que los focos del deporte de la canasta también se centren en Valencia. 

“La NBA es otra historia. Ganar 20 partidos como hemos ganado nosotros tiene su mérito, pero sólo nos parecemos a Golden State en cuanto a la racha de victorias. Allí hay otro estilo de juego. Nosotros nos centramos en seguir nuestro camino, hacer las cosas bien y trabajar día a día. Eso ha hecho que ganemos tantos partidos. Cuando se da una racha de triunfos así, parece que todo sale redondo, y la verdad es que de momento está siendo así”. Quien habla es Rafa Martínez, el capitán de la escuadra taronja.

Su “segunda o tercera” juventud, como él mismo reconoce entre risas, es una de las claves del buen rendimiento del equipo, aunque no la única. Martínez es uno de los siete hombres de Valencia en la ACB que presentan dobles cifras en valoración (13.6), la categoría estadística que mide la aportación de un jugador en cada partido.

Al escolta catalán le acompañan, de menor a mayor, Fernando San Emeterio (10.3), Sam Van Rossom (10.7), Guillem Vives (10.8), Luke Sikma (12), Bojan Dubljevic (13.1) y Justin Hamilton (19.4).

Pedro Martínez es uno de los grandes culpables del éxito de Valencia.

Pedro Martínez es uno de los grandes culpables del éxito de Valencia. ACB Photo

Y es que el juego coral es una de las claves para entender el éxito reciente de este Valencia, con 197 asistencias (líder de la ACB) repartidas en 10 jornadas ligueras. “Todo el equipo va por el mismo camino. Eso nos lo está dando no sólo el ganar o los partidos, sino nuestro día a día, que está siendo muy bueno desde el principio. Hemos tenido lesiones, algunas de jugadores muy importantes como Van Rossom o Dubljevic, y el equipo no se ha resentido. Este grupo está por encima de egos y jugadores”, reconoce Carles Durán, segundo entrenador del club.

“Ahora está de moda destacar a diferentes jugadores a nivel individual, pero yo creo más en el juego de equipo. El mejor del mundo no sería nadie sin otros jugadores a su alrededor”, añade Rafa Martínez. “Todo el mundo tiene su papel en Valencia, sea grande o pequeño. Tenemos la suerte de contar con una plantilla compensada y larga. Esto es muy bueno para nuestro futuro y para mejorar”, considera el líder del vestuario taronja.

La adaptación de los nuevos fichajes también ha sido fundamental para obtener el sobresaliente en el primer tramo del curso. Tres de los jugadores más valorados llegaron en verano, con Justin Hamilton como cara más visible.

El pívot norteamericano, procedente de la NBA, es el segundo jugador más valorado de la ACB y su tercer máximo anotador (16.4 puntos por encuentro). También posee el mejor porcentaje de acierto en triples (58.3%), entre otros logros. Y, sin embargo, es uno más dentro de la idiosincrasia de Valencia.

“Justin es un chico muy normal y humilde. Tiene sus ilusiones y ambiciones, pero trabaja para ser mejor y ayuda al equipo. Siempre viene 30 minutos antes de entrenar y acostumbra a irse de los últimos. Por eso es el jugador que es. Tiene una ética de trabajo bastante importante. Con su mentalidad y manera de trabajar, parece el rookie (novato) del equipo”, cuenta Carles Durán.

Rafa Martínez sube la apuesta y extrapola el ejemplo de Hamilton a todos los jugadores de este Valencia Basket. “Ha habido una mezcla de gente que conoce la liga y con mucha experiencia y de gente que quiere crecer. La verdad es que nos llevamos muy bien. En los últimos años, el club se ha fijado mucho en fichar a jugadores con buen comportamiento y con ganas de ser mejores en el futuro”.

Al frente del proyecto está Pedro Martínez, que se mueve como pez en el agua en la filosofía taronja. “Pedro está encantado de pertenecer a un club con un eslogan como 'La cultura del esfuerzo'. Es lo que estamos haciendo y pidiendo cada día. Ha habido partidos en los que hemos jugado mejor o peor, nos ha costado más o menos, pero creo que nuestro esfuerzo e ilusión siempre han sido los máximos”, asevera Durán, su ayudante. “No nos hemos dejado llevar”, resume Rafa Martínez.

Un espejo en el que mirarse a medias

En el horizonte aparece un equipo mítico en la historia de Valencia Basket: el subcampeón de Copa dirigido por Miki Vukovic en la temporada 1999-2000, también con un arranque de 20-0 entre ACB y Copa Saporta (competición europea). Víctor Luengo jugó en aquella plantilla, cuya marca de triunfos ya está en condiciones de ser superada por la actual. La oportunidad se presenta este domingo ante Manresa (13.00 horas), curiosamente el anterior equipo dirigido por Pedro Martínez.

“Las semejanzas que veo entre ambos equipos son la buena compenetración entre todos en el vestuario y la facilidad de asimilar el trabajo y los conceptos del entrenador, que se plasma muy bien en la pista. La diferencia es que el actual Valencia es mucho más compacto y con unas rotaciones más largas que el nuestro”, opina el eterno capitán taronja.

Luengo también piensa que en su época “la Liga era muy fuerte y la Copa Saporta, más débil”. Añade una puntualización importante: “Cuando batimos el récord en el 99, no fue precisamente nuestra mejor temporada. La segunda fase del equipo fue bastante mala”.

Por eso, el ex jugador valenciano aconseja a sus herederos que gestionen con “bastante cuidado” récords aun “anecdóticos”, como el que manejan hasta la fecha. “Lo que yo digo, que también piensa mucha gente, es que prefiero ganar los últimos 20-25 partidos que los 25 primeros. Eso significará conseguir un título o que por lo menos has estado ahí”, sentencia al respecto.

“Lo importante no es saber gestionar la derrota, que todos sabemos que llegará, sino los halagos. Todo el mundo habla de récords y de la situación que estamos viviendo. Lo que está pasando ahora no nos tiene que desviar de nuestro camino: seguir haciendo bien las cosas, entrenar correctamente y respetar a todo el mundo”, ratifica Carles Durán.

Aunque aún hay mucho recorrido por delante, en Valencia creen que el equipo está capacitado para ganar, más allá de ligas regulares o fases previas. “Nuestros objetivos son jugar la Copa del Rey, intentar ganar la Eurocup y estar por lo menos en las semifinales de la ACB. Todo esto nos dará pie a poder conseguir algún título. Siento que los chicos están preparados para afrontar lo que queda y que saben que a final de temporada es cuando te juegas todo”, revela Víctor Luengo.

“La gente cada vez va a tener más ganas de ganarnos y de preparar mejor los partidos contra nosotros. Tendremos que mejorar cosas e introducir otras para continuar siendo el equipo que queremos ser”, corrobora Carles Durán. “Lo importante ahora mismo es disfrutar el momento. Sabemos que, si seguimos en esta línea de trabajo, será muy difícil que nos ganen”, desafía Rafa Martínez.

Con equilibrio entre ataque y defensa y el colectivo como gran baluarte dentro y fuera de la pista, Valencia Basket se resiste a dejar de ser el último gran invicto de Europa. ¿Hasta cuándo? Sólo lo saben en La Fonteta.

Los jugadores del Valencia Basket celebran su triunfo ante Fuenlabrada.

Los jugadores del Valencia Basket celebran su triunfo ante Fuenlabrada. ACB Photo