Videojuegos

Las siete vidas de The Elder Scrolls V: Skyrim

El juego de Bethesda ha sabido renovarse en diferentes versiones durante este 2017 y adaptarse a las nuevas consolas y dispositivos.

The Elder Scrolls V: Skyrim se lanzó en noviembre de 2011 y seis años después sigue tan de moda como entonces, cuando revolucionó los videojuegos por su planteamiento de mundos abiertos. Y no sólo porque haya influido en la industria hasta revolucionar una saga como The Legend of Zelda, sino por su capacidad de adaptarse a la nueva generación y a los dispositivos más actuales.

La polivalencia de un juego tan completo le ha permitido sobrevivir y seguir siendo una referencia en el género, sin que nadie se olvide de él. El mimo que Bethesda pone en sus juegos tiene en Skyrim su mayor ejemplo y durante estos años ha vivido varias etapas:

Lanzamiento original

La quinta entrega de la saga fue lanzada el 11 de noviembre de 2011 para PC, Xbox 360 y PlayStation 3. Tras Oblivion y Fallout 3 había muchos focos sobre él y consiguió convencer y popularizar el género. Lo hizo gracias a su ingente cantidad de contenido, sus paisajes y su ambientación. Todo cuidado al detalle.

Expansiones

Dawnguard, lanzado en verano de 2012, ampliaba todavía más la experiencia poniendo al jugador en medio del conflicto entre unos cazavampiros y una familia de este tipo de 'no muertos'. Permitía elegir entre ambos bandos e incluía nuevo equipo y habilidades.

Heartfire daba la posibilidad de construir casas y adoptar niños en una expansión que se lanzó en verano del mismo año. Dragonborn llevaba al personaje a la isla de Solstheim y en él había que derrotar al primer sangre de dragón. Fue lanzado en diciembre de 2012.

Edición legendaria

Una edición para los sistemas originales que recopilaba el juego base y sus expansiones fue lanzada en junio de 2013, año y medio después de su fecha de salida, lo que extendió el tiempo de vida de un juego que ya de por sí era inagotable. Entre estas versioens alcanzó los 20 millones de unidades vendidas.

Remáster

En 2016 el juego disfrutó de un lavado de cara para dar el salto a la nueva generación. Con mejoras gráficas, incluyendo de resolución, comenzó su segunda juventud en una versión que llevaba el nombre de The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition. Aportaba además la compatibilidad en las versiones de consola de los mods, que eran un autentico filón entre los jugadores de PC. Por supuesto, también incluía las expansiones. Pasaba a ser la versión definitiva del juego.

Switch

En el primer anuncio e Switch Skyrim mostró sus bondades sorprendiendo a propios y extraños. Verlo en ese tráiler parecía una confirmación del apoyo de las third-parties a Nintendo en su nuevo sistema aunque el anuncio oficial de su lanzamiento se hizo esperar. Poder revisitar el juego en versión portátil sólo estaba en la cabeza de los más optimistas y, desde noviembre, está en manos de todos. Y con traje d eLink incluido.

VR

Durante el E3 de este 2017 Bethesda quiso demostrar que Skyrim tiene todavía mucho que decir antes de dar paso a The Elder Scrolls VI. Anunciaba una versión para PlayStation VR que llegó también en noviembre y que adaptaba su sistema de movimiento para poder disfrutar de la manera más inmersiva posible un juego que para entonces había cautivado a tantos jugadores y competido en cifras con los grandes del sector. La realidad virtual sólo era un nuevo paso.

El futuro

Sería un error dar por acabada la vida de Skyrim. Nunca se sabe cómo puede atacar de nuevo un juego tan amplio y completo, capaz de adaptarse a tecnologías que se lancen años después de su salida al mercado. Quizás dentro de no tanto aparezca el remake de Skyrim, un juego que ya es una leyenda.