El Español
Vivir

Descubre el Monte da Cidade, la ruta oculta más mágica de Fornelos de Montes (Pontevedra)

En este bosque cercano al embalse de Eiras podemos encontrar un castro de la Edad de Hierro, un antiguo poblado y un acueducto de misterioso origen, que convierten el sendero en una experiencia asombrosa
Turismo Rías Baixas
Ofrecido por:
Publicidad

Hay rincones del interior de la provincia de Pontevedra que parecen entornos de película. A menudo se pierden en el olvido, eclipsados por los paisajes de la costa o forzosamente ocultos por la maleza, fruto del descuido de las instituciones. Muy cerca de Vigo, en Fornelos de Montes, se encuentra el Monte da Cidade, un enclave especial y repleto de elementos históricos.

Para llegar a este bosque hay que dirigirse por la carretera PO-250 en dirección a Fornelos desde Pazos de Borbén. Antes de llegar al puente que atraviesa el embalse de Eiras, en el desvío a Calvos, se puede encontrar la señalización al sendero. Es la entrada a esta ruta que sorprenderá a cualquier amante de la naturaleza y de la historia de Galicia. Forma parte de una mayor, llamada Senda da Fraga do Barragán.

Ubicación del lugar señalada en el mapa

Un bosque de elementos patrimoniales

Como explican en la página del municipio de Fornelos, el Monte da Cidade es un espacio que alberga una variedad de elementos patrimoniales de diferentes fechas, lo que incrementa la riqueza histórica del lugar. El resto arqueológico más importante que se conserva entre los milenarios robles del bosque es un castro de la Edad de Hierro.

El castro se conforma por dos fosas. En una de ellas hay una multitud de casas construidas en piedra, cubiertas de musgo y vegetación y con aspecto ruinoso. Estas viviendas están semienterradas, ocultas y protegidas dentro de ese espacio hundido. Según la página de información de Fornelos, este poblado campo-ganadero se sospecha que fue construido en la Edad Moderna.

En la zona también podemos encontrar los restos de un parapeto obra de la etapa castreña y una construcción de piedra y arena que podría haber servido como estructura de puesto de vigilancia.

El acueducto de Ponte dos Mouros

Continuando el paseo por el Monte da Cidade, existe un acueducto que los vecinos de los alrededores conocen como "a Ponte dos Mouros". Es una estructura imponente, que en su momento tal vez funcionó como puente y conductor de aguas para el poblado, pero que hoy se erige como un muro o una fortaleza con un abertura en forma de arco ojival que invita a entrar en la ciudadela que mencionábamos.

La única pista sobre los orígenes de esa construcción es la fecha que aparece grabada en una de las piedras del arco: 1787. Sin embargo, no hay mucha información que interprete este dato. El acueducto continúa a través del bosque y desaparece por tramos. Es todo un misterio la autoría de esa obra.

Ponte dos Mouros funcionaba como canal de abastecimiento de agua para los terrenos de cultivo del poblado, que se disponían en terrazas sobre el río. El espacio exterior del castro está muy alterado justo por la creación de estas superficies aplanadas de cultivo y de muros, que probablemente se realizaron para aprovechar al máximo la agricultura.

Otro misterioso poblado en Fornelos

Sin salir de los límites de Fornelos de Montes, en la parroquia de As Estacas, existe otra zona de construcciones de piedra conocida como Cidade dos Mortos o Cidade das Costas do Alén. Está situado en las orillas del río homónimo, en la Sierra do Suído, y en él se respira un ambiente de misterio especial. Se descubrió en el año 2012.

Hay un conjunto de 39 "chozos" , habitáculos tradicionales que los ganaderos utilizaban antiguamente como refugios. En la web especializada en turismo Galicia Máxica señalan que tal vez algunos fueran simples almacenes de víveres y que no está del todo clara la cronología del asentamiento. Algunas fuentes señalan que esta "ciudad" es del siglo XVI, pero otras creen que es de mayor longevidad.

Muy cerca de la Cidade das Costas do Alén también se descubrió el Foxo do Lobo de Chan de Anduriña, un foso muy bien conservado que se empleaba como trampa para lobos, y la "neveira", una construcción que reunía un gran pozo para almacenar la nieve; hoy está prácticamente desaparecida entre la maleza. Todos estos monumentos patrimoniales convierten a Fornelos de Montes en un destino ideal para explorar y pasear este otoño.

La impresionante trampa para lobos de Chan de Anduriña. Foto: Shutterstock
¡Síguenos en Facebook!
Vivir