El Español
Economía
|
Naval

El juzgado declara al astillero Barreras en concurso voluntario de acreedores

La empresa explica su "crisis de liquidez" por la "disminución de la actividad comercial" y las "pérdidas acumuladas" y por eso se le autoriza para la venta anticipada de la Unidad Productiva
Imagen del astillero Hijos de J. Barreras S.A.
EP Archivo
Imagen del astillero Hijos de J. Barreras S.A.
Ofrecido por:

VIGO, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, ha dictado auto este lunes en el que acuerda declarar al astillero Hijos de J. Barreras en concurso voluntario de acreedores, dada su situación de "insolvencia actual", y ha autorizado la venta anticipada de la Unidad Productiva de la empresa.

Según el auto, la empresa remitió al juzgado la documentación que acredita su situación de insolvencia y, dado que su activo y su pasivo superan los 5 millones de euros, estaría en causa de disolución. Así, Barreras, el mayor astillero privado de España, explica esta "crisis de liquidez" por la "disminución de la actividad comercial" en los últimos años y por las consiguientes "pérdidas acumuladas".

Además, la empresa ha solicitado, y así lo ha autorizado el juzgado, la venta anticipada de la Unidad Productiva, y ha remitido al juzgado las tres ofertas presentadas por dichas instalaciones (por Marina Meridional, Armón y Gondán). El juzgado de lo Mercantil ha dado vía libre a esta venta por ser "de indudable interés para los trabajadores, acreedores y para la propia viabilidad y continuidad de la actividad empresarial e industrial".

Para agilizar los trámites, se realizará una venta directa tras la evalución de las ofertas presentadas en fase pre-concursal", según se recoge en el auto, en el que también se refleja que se tramitará un concurso por el "procedimiento ordinario" y que la empresa "no ha instado la liquidación de la sociedad".

Procedimiento

El juzgado ha acordado designar como administrador concursal al despacho Tahice Legal que, en caso de aceptar la designación, nombrará a la persona que se hará cargo de la administración del astillero.

Ese administrador deberá elaborar un informe sobre el procedimiento que se ha seguido para la búsqueda de ofertas para la venta de la Unidad Productiva (si se ha garantizado la transparencia y publicidad de la operación, si ha habido igualdad de acceso y oportunidad para presentar ofertas, etc.).

Si el informe es positivo se continuará la tramitación de la venta, dando trasladado a los tres ofertantes, acreedores y representantes de los trabajadores para la presentación de alegaciones. Finalmente, deberá ser el juzgado el que autorice la transmisión de la Unidad Productiva.

Paralelamente, la administración concursal deberá presentar el inventario de bienes y derechos de la empresa (entre ellos dos fincas hipotecas por un total de 12 millones de euros a favor de Cruise Yacht 1 Ltd.), en el plazo más breve posible. También se llamará a todos los acreedores para que, en el plazo de un mes, comuniquen la existencia de sus créditos.

Finalmente, el auto del juzgado da tres días a Barreras para que "complete los datos de los procedimientos seguidos ante Tribunales o cortes de arbitraje en el extranjero"; así como, del procedimiento
arbitral a instancia del acreedor Montajes Cancelas; y del procedimiento arbitral seguido ante la Cámara de Comercio de Madrid por la concursada frente a la naviera Armas.

Ofertas

Las ofertas de compra que ha recibido el astillero vigués Hijos de J. Barreras se sitúan entre los 2 millones de euros, manteniendo la platilla actual de la compañía, y los 8 millones de euros, quedándose solo con 20 trabajadores.

En concreto, tal como indicaron fuentes sindicales a Europa Press, Marina Meridional ofertó 2 millones de euros para la compra de Barreras, y estaría dispuesta a asumir 4 millones de las deudas con proveedores. Además, prescindiría de los terrenos de la empresa (los que no tiene la concesión portuaria), pero absorbería al 100% de la plantilla si se llega a un acuerdo para renegociar las condiciones y se firma un nuevo convenio colectivo. Sin embargo, esta empresa no mostró ningún plan "concreto" de carga de trabajo.

Por su parte, Gondán también está dispuesta a pagar 2 millones de euros para hacerse con el astillero vigués, así como con el taller de prefabricado de la compañía, que sería el 50% de los terrenos. En su oferta, mantendría a la totalidad de los trabajadores menos a dos altos directivos. Asimismo, propone iniciar la actividad de las gradas con cuatro barcos de apoyo a plataformas marinas gemelos a los que está construyendo en Ribadeo (Lugo) para el armador noruego Ostensjo.

La oferta más alta es la de Armón, que destinaría 8 millones de euros a la compra de Barreras, prescindiendo de la totalidad de los terrenos y manteniendo como mínimo a 20 de los trabajadores actuales. También contaría con carga de trabajo en seis meses.

¡Síguenos en Facebook!
Economía