Foto de archivo de la plaza de toros de Valdemorillo

Foto de archivo de la plaza de toros de Valdemorillo

Toros

El Ayuntamiento de Valdemorillo rechaza organizar su feria, que queda en el limbo

El consistorio había llegado a un acuerdo con la concesionaria para adquirir la explotación de las fiestas taurinas pero el pleno dijo no a la propuesta de la alcaldía.

El pleno celebrado este jueves en el Ayuntamiento de Valdemorillo ha rechazado la explotación por parte del consistorio de la plaza de toros de la localidad, una cubierta de nueva construcción llamada La Candelaria.

La Alcaldía, formada por una coalición entre Progresistas de Valdemorillo, Vecinos de Valdemorillo y un concejal de UPyD, "llegó a un acuerdo con la empresa concesionaria", la constructora Edisan, "para explotar a partir de 2018 la plaza de toros", según informan a este diario fuentes cercanas al Ayuntamiento.

Esta decisión debía ser aprobada por mayoría absoluta en pleno. Fue rechazada con los votos en contra de Podemos (Vecinos de Valdemorillo) e Izquierda Unida y la abstención del Partido Popular, Cs, PSOE y un concejal no adscrito.

La Feria de San Blas, la primera con entidad que se celebra en España, prevista su celebración para los días 4, 9 y 11 de febrero, queda así en un limbo. "No sabemos qué va a pasar. Hay que esperar a la empresa concesionaria. No es que no vaya a haber feria", cuentan en el pueblo.

El Ayuntamiento ha confirmado que están a la espera y que en los próximos días "aclararán lo ocurrido con un comunicado". 

"No esperábamos que el Partido Popular se pusiera de perfil", dice a este periódico Tomás Entero, gestor contratado por la empresa que explota el coso. "Ni soy de Valdemorillo, ni tengo nada que ver con el pueblo. Llevo haciendo la feria 14 años", justifica su falta de conocimiento sobre lo ocurrido el jueves en la localidad.

"Estaba todo más o menos organizado. Faltaba llevarlo a un pleno", se contradice. "No estuve en el pleno. El Ayuntamiento quería recuperar la plaza. Eran conscientes de los votos en contra de IU y Podemos pero el resto ha sido una sorpresa. Ya tendría que ser el Ayuntamiento", deja caer respecto al futuro del serial.

Sospechas en la adjudicación de la plaza

"La empresa es de una constructra que no tiene nada que ver con los toros. La feria la organizo yo. No sé qué va a pasar ahora, es cuestión de que se decidan los políticos. Si no se da, Valdemorillo pierde 500.000 euros, que es el impacto que tiene la feria en el pueblo. Es una pena", se lamenta Tomás Entero.

En realidad la constructora Edisan sí tiene que ver con los toros. Desde su fundación ha funcionado como una de las filiales del Grupo Inmobiliario San Román, creado por el empresario taurino Fidel San Román, implicado en el Caso Malaya por un delito de cohecho.

La plaza de Valdemorillo se inaguró en 2003 incompleta. La cubierta se estrenó cuatro años más tarde, con toros de la ganadería San Román. Tanto la construcción del coso como la ampliación con la cubierta estuvieron bajo sospecha. Ambos proyectos fueron adjudicados a la constructora en medio de protestas de algunos concejales.

De hecho, Carmen Villanueva, una de las concejalas independientes del Ayuntamiento en 2007 denunció a la entonces alcaldesa, Pilar López, por supuestas irregularidades en el proceso, según informó en su momento Interviú. Se acusaba a la popular de "tráfico de influencias, cohecho, contra la ordenación del territorio, prevaricación y malversación de fondos".

En 2002 el Ayuntamiento aprobó unas bases para que la plaza de toros, hasta entonces portátil, se construyese a cambio de la permuta de una serie de terrenos de propiedad municipal. La concejala independiente señaló a la alcaldesa por permitir construir encima de un campo de fútbol, "suelo dotacional deportivo", trasladado a la dehesa de la zona, "suelo no urbanizable protegido". El cambio fue muy criticado por grupos ecolistas, ya que la zona es de especial protección para aves.

Edisan también logró la adjudicación para la construcción de la plaza de toros de Navalcarnero, procedimiento que levantó nuevas sospechosas al ser un intercambio que supuestamente benefició a la constructora. En Valdemorillo consiguió, además, ampliar la explotación hasta los 25 años: 14 después, la cede al Ayuntamiento. Este periódico ha hablado por teléfono con Edisan pero no ha logrado aclarar si sigue perteneciendo al Grupo Fidel San Román y si finalmente organizará la Feria de San Blas 2018 tras el rechazo del resto de grupos políticos.