Especialistas en explosivos revisan el lugar donde se registró la explosión.

Especialistas en explosivos revisan el lugar donde se registró la explosión. Efe

Toros

Una explosión en el centro de Bogotá deja 26 heridos

La mayoría de los afectados son policías. La deflagración tuvo lugar en el barrio de La Macarena, en el centro de Bogotá, muy cerca de la plaza de toros.

Un atentado perpetrado en el céntrico barrio de La Macarena de Bogotá, cerca a la plaza de toros, causó 26 heridos, la mayoría policías, en una jornada de caos en la que durante algunas horas varias fuentes aseguraron que había fallecido un agente.

En total, resultaron heridos dos civiles y 24 policías, de los cuales "seis presentan distintos tipos de gravedad y los otros 18 fueron atendidos en los hospitales Central de la Policía, Militar y San Ignacio, para darlos de alta de acuerdo a las valoraciones médicas", indicó esa institución en un comunicado. Uno de los civiles ya fue dado de alta y el otro no sufre heridas de gravedad, agregó la información oficial de la Policía.

La deflagración ha tenido lugar en las inmediaciones de la plaza de toros de La Santamaría, según informan algunos medios digitales colombianos, en el barrio de La Macarena, situado en el centro de la ciudad. De hecho, se especulaba con que el suceso tuviera que ver con las protestas antitaurinas que se vienen dando en la zona desde hace meses. El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Hoover Penilla, dijo a Caracol Radio que han descartado la posibilidad de que un grupo antitaurino sea responsable del atentado de este sábado en la capital colombiana que dejó una veintena de heridos.

"Se movió todo"

Los testigos hablan de muchos heridos. “Se movió todo y nos quedamos en estado de shock”, explica la empleada de uno de los restaurantes de la zona a Eltiempo.com. A esta hora las estaciones de bomberos del centro histórico y la secretaría de salud atienden “la emergencia” que ha causado numerosos daños materiales en los edificios cercanos. Ha sucedido, exactamente, en la confluencia de dos calles: la 27 con carrera 5ª y ya está acordonada la zona por las autoridades, describe El Heraldo en su edición digital. 

La explosión ha coincidido con una gran presencia de policía en la zona. El Tiempo ha aclarado que las autoridades preparaban el dispositivo de control y seguridad con el que se protegerá a los aficionados que acudan a la corrida de toros que cierra la temporada en la capital y con el que se intentará evitar las dramáticas escenas de violencia que se vivieron el pasado 22 de enero en los aledaños de la plaza de toros: los antitaurinos acosaron y persiguieron a varias personas, insultando a cualquiera que tuviera intención de entrar en La Santamaría.

Aquel domingo Bogotá recuperaba las corridas de toros cuatro años después de la prohibición de Gustavo Petro, el anterior alcalde. Una resolución de la Corte Constitucional revocó aquella decisión abriendo la oportunidad a una nueva feria. Los animalistas aprovecharon la ocasión para amedrentar a los aficionados, intentando, tal y como informó El Mundo, incluso invadir uno de los hoteles donde se hospedaban algunos turistas extranjeros que habían acudido a la reinauguración.

En los siguientes días, prohibidas las manifestaciones en la zona, no hubo que lamentar nuevos episodios de este tipo. Por su parte, Enrique Peñalosa, el alcalde de Bogotá, a través de su cuenta de Twitter, ha dicho que “los alrededores de la plaza de toros” son seguros. “Quienes deseen ir a la corrida pueden hacerlo con seguridad”. Desde un primer momento no se optó por la suspensión de la última tarde de feria en la que actuarán Sebastián Vargas, Ramsés y Cristóbal Pardo. Se lidiará toros de Santa Bárbara.