Mario Vargas Llosa, razones para un nobel