El hombre ha afirmado que la pederastia no mata; algo que sí hace el aborto.

El hombre ha afirmado que la pederastia "no mata"; algo "que sí hace" el aborto.

Sociedad

"La pedofilia no mata, pero el aborto sí": las polémicas palabras de un cura en la radio

Richard Bucci, un párroco de Rhode Island, ha justificado sus afirmaciones en base a los "2.000 años de enseñanzas católicas". 

Noticias relacionadas

Richard Bucci, un cura de Rhode Island (Estados Unidos), ha publicado una lista con los 44 políticos que han votado a favor de la Ley de Privacidad Reproductiva. En la misma, se le prohibía recibir la comunión, ser padrino o leer textos en bodas y funerales. Además, en el panfleto repartido, el cura justificaba sus decisiones en base a los "2.000 años de enseñanzas católicas"

Bucci afirmó al medio local WAJR que "la pedofilia no ha matado a nadie y esto sí", sosteniendo que hay más muertos por culpa del aborto que niños de los que se ha abusado. Las declaraciones han causado gran revuelo en redes sociales, así como en los medios de comunicación estadounidenses. Carol Hagan McEntee, representante demócrata y principal impulsor de la ley que beneficiaba a las víctimas de abuso sexual infantil, ha criticado duramente al religioso. 

"No entiende nada cuando dice que la pedofilia no mata a nadie", ha comentado una diputada al canal CBS. “Deberían haber estado en la cámara del estado y haber escuchado a los testimonios porque hay víctimas que ya no están entre nosostros”, ha aclarado. “Han destruido prácticamente sus vidas. Los que aún escuchamos es porque han tenido suerte y siguen vivos; no han muerto por sobredosis o se han suicidado”, ha apostillado. 

Por su parte, McEntee ha recibido el apoyo del representante del estado, cuyo nombre se encuentra en la lista de Bucci. “El Papa debería venir a Rhode Island”, sostiene. Por su parte, la diócesis del estado no ha querido hacer declaraciones. La iglesia local ya generó polémica tras descubrirse que había invertido 10 millones en un lobby en contra de la legislación que protege a las víctimas de abuso infantil.