Los narcotraficantes camuflaban el estupefaciente en transportes legales procedentes de Marruecos para ocultarla en guarderías seguras.

Los narcotraficantes camuflaban el estupefaciente en transportes legales procedentes de Marruecos para ocultarla en "guarderías" seguras.

Sociedad

Un camión, interceptado en Sevilla con 1.500 kilos de hachís ocultos en un doble fondo

El conducto ha sido arrestado y la Policía continua las investigaciones al objeto de arrestar al resto de los miembros de la organización criminal.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad sevillana de Carmona al conductor de un camión cuando transportaba desde Marruecos 1.500 kilos de hachís ocultos en el doble fondo de un contenedor. La organización de narcotraficantes escondía la sustancia estupefaciente en transportes legales para ocultarla en "guarderías" y posteriormente distribuirla tanto a nivel nacional como internacional.

Doble fondo en el contenedor simulando ser la pared de chapa original

En el transcurso de la operación "Potro", y tras varias gestiones de investigación, se procedió a la interceptación en la A-4 de un camión tráiler el cual portaba un contenedor de mercancías sin rotular. Dicho contenedor había sido cargado en el Puerto de Algeciras procedente de Marruecos. Tras una minuciosa labor de inspección se localizó un hueco oculto en el fondo del mismo -"caleta" como se conoce en el argot-, que simulaba ser la pared original de chapa. Una vez se procedió a su apertura los agentes encontraron en su interior 280 paquetes envueltos de diferentes formas y tamaños que contenían un total de 1.500 kilos de hachís tanto en forma de "tabletas" como de "bellotas".

La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones

Por estos motivos el conductor fue detenido y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Carmona (Sevilla) como presunto autor de un delito contra la salud pública, siendo intervenidas la cabeza tractora, la batea y el contenedor. Se continúan las investigaciones con el objetivo de identificar y detener a los restantes miembros de la organización a la que pertenece el conductor arrestado.

Como consecuencia de la presión que sobre las mismas están realizando las FFCC de Seguridad del Estado a raíz de la implantación del Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar, los delincuentes se han visto obligados a recuperar antiguos modus operandi y rutas caídas en desuso para así continuar con su actividad ilícita.