Una cisterna que se acciona con dos botones.

Una cisterna que se acciona con dos botones.

La Jungla

La 'millenial' que fue ridiculizada en Twitter por no saber usar una cisterna

En La Jungla. La chica compartió que acababa de descubrir para que sirven los botones de la cisterna y le llovieron los 'zascas'.

Noticias relacionadas

De un tiempo a esta parte Twitter se ha convertido en un foro donde compartir descubrimientos excepcionales sobre cosas cotidianas. Objetos que llevamos usando toda la vida mal o, por lo menos, sin emplear todas sus funcionalidades; versos de canciones que nunca hemos sabido cantar correctamente o curiosidades sobre personajes famosos que nunca habríamos imaginado.

Así, bajo la fórmula "¿a qué edad os enterasteis de...?", cientos de tuiteros descubren la pólvora entre aplausos reconvertidos en retuits. Aquí van algunos ejemplos:

El problema con estas cosas es que, en ocasiones, lo que acabas de descubrir es tremendamente obvio para el común de los mortales y, claro, el ridículo es mayúsculo. Pues esto mismo es lo que le ha pasado a nuestra protagonista de hoy, una tuitera que se hace llamar Tu novia (@HeyEsClars).

La chica publicó el pasado 1 de septiembre su descubrimiento, suponemos que después de visitar unos baños públicos. Eso sí, puso la venda antes de la herida y prudentemente desterró el "¿a qué edad...?" para sustituirlo por "decidme que no soy la única". ¿Su hallazgo? Que el botón pequeño de la cisterna evacua menos litros de agua que el grande.

La chica tendría que estar francamente emocionada con esta nueva información con la que iba a poder caminar pisando más fuerte en el mundo adulto, pero no tardaron en lloverle los zascas en forma de comentarios a su tuit, que logró 1.300 retuits:

Seguramente, la pobre chica alucinará cuando descubra que seguimos diciendo "tirar de la cisterna" o "tirar de la cadena" porque antes los depósitos estaban pegados al techo y nos veíamos obligados a tensar una cuerda o cadena para que cayese el agua.

[Más información: Twitter contra la chica que pidió que la Seguridad Social pagara las lentillas]