La Jungla

Un fugitivo contesta a la policía en Facebook y parecen unos enamorados

En la Jungla. La policía de Richmond publicó en redes sociales un "se busca". Lo que no podían imaginar era que el fugitivo contestaría y comenzarían una conversación digna de enamorados.

Hace tiempo que las redes sociales se han convertido en una de las principales formas para que las fuerzas de seguridad se comuniquen con los ciudadanos, y el éxito de la cuenta de Twitter de la Policía Nacional es un gran ejemplo de ello. En Estados Unidos están muy acostumbrados a los clásicos carteles de "se busca" tan míticos de los western y estos actualmente se han mudado, en muchos casos, a Facebook.

Y claro, en Facebook la gente puede contestar... incluso el buscado. Y eso es lo que le ocurrió a la policía de Richmond, en el estado de Washington, cuando anunciaron la búsqueda de Antony Akers, de 38 años, que debía entrar en prisión y no se había presentado.

La sorpresa llegó cuando el susodicho decidió responder con un tono muy chill out...

"Calmaos, me voy a entregar", escribió con toda la la parsimonia del mundo. Es una lástima no tener imágenes del community manager al recibir la respuesta, pero tuvo que ser un poema en octosílabos. 

La cosa es que con toda la calma funcionarial del mundo, también contestaron:

"¡Ey, Anthony! Todavía no te hemos visto. Estamos abiertos de 8 de la mañana a 5 de la tarde de lunes a viernes. Por supuesto si necesitas que te recojamos, puedes llamarnos".

Y no, la conversación todavía no había acabado:

"Gracias. Estoy acabando de atar algunos cabos ya que probablemente estaré dentro un mes. Debería estar por ahí en las próximas 48 horas.

Pasado este tiempo, el público comenzó a preguntar:

"¿Se ha entregado?" preguntó un usuario. "No lo ha hecho", respondió ya con cierto cansancio la policía. Tanto que el lunes volvió a publicar el "se busca", esta vez con el mensaje digno de un corazón roto.

"Taciturno lunes. Querido Anthony ¿es por nosotros? El pasado miércoles te escribimos como buscado. Contestaste, incluso dijiste que te entregarías. Esperamos, no apareciste. Después del plantón te escribimos e incluso te ofrecimos un viaje. Nos contestaste pidiendo 48 horas. El fin de semana vino y se fue. Empezamos a pensar que no vendrás. Llámanos en cualquier momento y nosotros iremos a ti".

Y Anthony no se quedó corto:

“Querido departamento de policía. No es por vosotros, es por mi. Tengo obvios problemas con el compromiso. Perdón por daros plantón, pero permitirme que os lo compense: estaré allí no más tarde que mañana a la hora de comer. Sé que no tenéis ninguna razón para creerme, pero prometo que si no puedo llegar por mi mismo a esa hora os llamaré para que me ayudéis con mis problemas con el compromiso. Gracias por adelantado por vuestra respuesta y por darme otra oportunidad con vosotros, sé que no la merezco. Posdata: sois preciosos”. Y todo con un emoji del besito.

Y finalmente el romance culminó con una cita.

Tras la publicación de la foto, Anthony no ha vuelto a escribir. Suponemos que los tortolitos llevarán todo este tiempo sin salir de la habitación.