themacx iStock

La Jungla

La Policía se disculpa por describir el pene minimalista de un exhibicionista

En la Jungla. La policía británica publicó en Facebook una descripción demasiado elaborada de un exhibicionista, y la gente se ha molestado.

El pasado domingo, sobre la una de la tarde, un tipejo se acercó a una chica de 20 años que paseaba por York (Inglaterra) y le enseñó su pene a pesar de que ella no había mostrado su interés en él. Aparentemente, el tipo, que iba sin camisa, se bajó los pantalones hasta las rodillas y aparentemente comenzó a sacudirse la sardinita. La chica logró huir y llamar la policía.

La policía se puso inmediatamente a buscar al tiparraco y emitieron un comunicado en el que se indicaba la descripción: un hombre pálido, gordo, de entre 35 años y sin tatuajes ni cicatrices. Hasta aquí todo normal, pero la descripción seguía hasta extremos que quizá no eran necesarios: el pene era pequeño y sus testículos cuelgan notablemente bajos. Inconfundible, sin duda.

Pero esta excesiva descripción no sentó demasiado bien en las redes sociales, siempre dispuestas a molestarse por algo, donde se criticó el "excesivo detalle", e incluso se llegó a tildar de "algo cruel", sin tener mucho en cuenta que el buen hombre iba enseñando su cacahuete sin importar su completa irrelevancia para las vidas ajenas.

Y así, dos días después, la policía tuvo que publicar una nota disculpándose:

"La tarde del 19 de noviembre publicamos una petición en Facebook pidiendo ayuda para identificar a un sospechoso de realizar actos sexuales en público. La petición incluía una descripción del hombre desnudo que aceptamos contenía excesivo detalle. Esto ha molestado a muchas personas, a las que pedimos disculpas por cualquier ofensa que hayamos causado.

La petición fue retirada y una versión más apropiada ha sido publicada en la web del cuerpo", explicaban.

Y no tiene ningún sentido que se disculpen. Es cierto que no es lo más habitual describir ciertas partes de los sospechosos, pero en este caso forman parte del delito cometido. No solo eso, por sus particularidades es quizá lo más reconocible del sospechoso, y teniendo en cuenta que es tristemente probable que lo vuelva a hacer, tiene todo el sentido del mundo que se describan. Molestarse por ver algo así en la cuenta de la policía es como abrir un libro de proctología y molestarse porque describan un culo.