Ron disfrutando de su helado de caramelo en la ambulancia.

Ron disfrutando de su helado de caramelo en la ambulancia. Facebook

La Jungla

Ayudan a un enfermo terminal a cumplir su último y goloso deseo

En La Jungla. El personal de la ambulancia que llevaba a Ron hasta el hospital donde moriría días después cumplió su último deseo: comerse un gran helado de caramelo. 

¿Has pensado qué te gustaría comer por última vez antes de morir? No es una pregunta que nos hagamos muy a menudo, desde luego, pero Ron McCartney tenía clara la respuesta: un helado de caramelo. Este australiano de 72 años tenía una enfermedad terminal y acudía la semana pasada a recibir cuidados paliativos al hospital.

Dos técnicas, Kate Hanafy y Hanna Hoswell, lo llevaban en la ambulancia hacia el centro médico cuando la esposa de Ron, Sharon, les comentó que estaba comiendo muy poco en los últimos días. Ellas le preguntaron al hombre lo que le apetecía y el pidió el helado, así que pararon en un McDonald's para comprárselo. 

"Acabó con helado por toda la cara y la camisa, tenía una gran sonrisa y su mujer no paraba de llorar de alegría por verlo comer", contaron a los medios. El servicio de ambulancias de Queensland publicó la foto de Ron degustando el dulce en su página de Facebook y los elogios al gesto de las dos mujeres fueron unánimes:

Danielle Smith, la hija de Ron, informó a través de Facebook que su padre falleció el pasado sábado y agradeció al personal de la ambulancia su amabilidad: "Muchas gracias a Hanna y Kate. Papá lo disfrutó mucho y fue lo único que pudo comer solo". Añadió también que "no podemos agradecer lo suficiente al servicio de ambulancias toda la ayuda y compasión que nos han brindado".