La Jungla

Disquetes y tostadoras: la Marcha Imperial tocada con los instrumentos más raros

En la Jungla. La música que acompaña de forma inseparable las apariciones de Darth Vader es un icono cinematográfico que los frikis han interpretado con los objetos más raros que te puedas imaginar.

La historia del cine está llena de melodías inolvidables, desde el tema de Psicosis que te hará mirar detrás de ti al de Tiburón que te hará salir inmediatamente del agua aunque estés en tu bañera. John Williams es posiblemente el autor de un gran número de las bandas sonoras que te vengan a la cabeza, como la ya mencionada de Tiburón, pero si hay una que posiblemente sobresalga por encima de las demás es la que va asociada a uno de los más grandes villanos de todos los tiempos: Darth Vader.

La Marcha Imperial suenó por primera vez en El Imperio contraataca, en una escena en la que vemos como el superdestructor estelar de Vader, el Executor, proyecta su enorme sombra sobre los destructores que tan intimidantes parecían en la primera entrega y que ahora parecían una mosquita, enlazando con un plano del casco oscuro. La película casi acababa de empezar y ya estabas agarrado al asiento como una garrapata.

Con los años y el ascenso de Star Wars de taquillazo a icono cultural y a mitología moderna, la musiquita de marras se ha convertido en una especie de himno para todos los frikis de este lado del cinturón de asteroides. Y si algo le gusta a los frikis es precisamente hacer el friki con todo lo que tienen a mano.

Y si crees que ver a un ser humano dedicar su tiempo a aprender a tocar la Marcha Imperial con un palillo de café, agárrate los machos porque no has visto absolutamente nada.

Y es que hay gente que la ha llegado a tocar con ecuaciones. Sí, ecuaciones:

Pero quieto ahí. A poco que tengas una edad recordarás el peculiar sonidito que hacían los viejos disquetes cuando leían información. Pues sí, estás adivinando lo que alguien ha logrado:

Y si un dueto te parecía poca cosa, aquí tienes una maldita orquesta:

Y si los disquetes te parecen algo demasiado moderno, aquí la tienes hecha con calculadoras:

Luego hay cosas inexplicables, como lo de esta tostadora:

También hay quien no solo se molestan en programar una impresora 3D para que toque la Marcha Imperial, también añaden un retrato:

Visto lo cual, hay quien ha decidido hacerlo también con un Cubo de Rubik. ¿Qué dices? ¿que eso te parece poca cosa? ¿que no tengo sables láser como para hacerlo mientras lo soluciono? Sujétame el ewok...

Por cierto, si alguna vez os habéis preguntado cómo suena esta música tan siniestra interpretada en tonalidad mayor en vez de menor, aquí tenéis la respuesta. Perfecta para un desfile lleno de globos y elefantes.