Así fue vestida Jana a clase el día que la insultaron.

Así fue vestida Jana a clase el día que la insultaron. Miquel Àngel Barrios Facebook

La Jungla

La reflexión feminista de una niña de 13 años para defenderse de sus compañeras

En la Jungla. Una adolescente de Mallorca ha querido responder a las críticas de sus compañeras de clase, que se metían con ella por su forma de vestir, y su texto se ha hecho viral. 

Uno de los muchos dogmas con el que nos ha adoctrinado el patriarcado a lo largo de los siglos es aquel que promulga que las mujeres debemos competir entre nosotras. Debemos sentir envidia por nuestras semejantes, mirarlas de reojo y cuestionarlas. Se trata de un sistema de defensa, para evitar que un día tomemos la decisión de unirnos y suponer una amenaza. 

Por eso una de las luchas de las feministas, una de las reivindicaciones más necesarias, es la asimilación del concepto de sororidad, que la RAE recoge en su diccionario de americanismos -todavía no forma parte del DLE, pero sí está aceptada por Fundeu-, como la "agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo".

Por eso el ejemplo de Jana, una adolescente de 13 años que vive en Mallorca, es admirable. Su historia comenzó el pasado 4 de junio, cuando acudió al colegio con una camiseta cortita y unos shorts. Al llegar a clase se encontró con que sus compañeras empezaron a insultarla e incluso le escribieron "putilla" en su silla.

¿Por qué eres tan guarra?

Lejos de quedarse callada, la joven escribió un texto que su padre, Miquel Àngel Barrios, compartió en su cuenta de Facebook. "Hoy Jana nos acaba de dar la lección de nuestra vida. A veces piensas qué les podemos dejar en el futuro y ahora sé que la herencia que podía darle ya la está disfrutando", apuntaba el progenitor antes de aclarar que las palabras son "100 %" de su hija.

Jana explica en su relato que cuando llegó así vestida empezaron a preguntarle por qué era tan "guarra", diciéndole que enseñaba "demasiado" y que no debía de ir "así vestida". "Por el hecho de ser mujer y por vestir como a mí me gusta vestir he recibido insultos y he sido tratada de guarra y de puta", apunta. 

Asegurando que todos los comentarios procedían de mujeres, Jana se pregunta: "¿No fuimos nosotras las primeras en ponernos un lazo lila el pasado 8 de marzo?, ¿no fuimos nosotras las primeras en defender a las mujeres?, ¿no somos nosotras las que estamos en contra del machismo y luchamos por la igualdad real?, ¿no somos nosotras las que hemos luchado por una sociedad sin ninguna diferencia entre géneros?".

"No dejaré de ser quien soy"

Así, continúa la joven, "el machismo es también recibir insultos por la medida de tu vestimenta y haber sido juzgada por cuanta carne enseñas en opinión de otras mujeres. Y sí, sois vosotras los verdugos, las del lazo lila del 8 de marzo, muchas de las que os quedásteis casi sin voz gritando contra el machismo".

"Las mujeres nos seguimos tratando de putas por haber estado con más de un chico y callamos que ellos han hecho lo mismo. Para hacer una sociedad igual de verdad, las primeras que tendríamos que defendernos somos nosotras mismas", reflexiona Jana, añadiendo que "no dejaré de ser quien soy por unas niñas maleducadas y cortas de entendederas que solo saben abrir la boca para meterse conmigo por como visto".

La chica advierte que "el día que vayáis más cortas que de costumbre, no esperéis ningún tipo de insulto de mi parte", apreciando que "quien decide enseñar la barriga no siempre busca ligar más y que si alguien opta por enseñar el culo, no implica que quiera que se lo toquen". Finaliza diciendo que "para mí ser mujer pasa por no juzgar a otras mujeres por ser como son. Todas somos mujeres y todas deberíamos respetarnos".