Astalor iStock

La Jungla

Un monje budista demanda a su templo por exceso de trabajo y reclama 66.000€

En la Jungla. El monje llegó a trabajar 64 días consecutivos sin descansar, desde las 5 de la mañana hasta bien entrada la noche. Ahora reclama una compensación al templo en el que trabajaba.

"Mucho trabajo y poco juego hacen de Jack un chico aburrido", escribía Jack Torrance en El resplandor. Este monje japonés debió pensar lo mismo, aunque por suerte no en este caso no cogió ningún hacha para cargarse puertas. Eso sí, ha denunciado al templo budista en el que trabaja y le reclama una compensación de 8,6 millones de yenes (66.000€) por los daños causados y pagas no percibidas.

El religioso, que ahora tiene 40 años, comenzó a trabajar 2008 en uno de los templos de Koyashan -la meca del budismo en Japón, además de ser Patrimonio la Humanidad-. Comenzaba a trabajar a las 5 de la mañana atendiendo a los visitantes y a quienes se hospedaban en el templo, trabajo que se alargaba hasta bien entrada la noche.

De los 117 templos del Monte Koya, 50 hospedan tanto turistas como personas interesadas en el budismo. El número de visitantes se ha disparado desde 2015, año en el que llegó a trabajar más de un mes sin tener un solo día libre: 64 días consecutivos entre marzo y mayo y 32 entre septiembre y octubre. Esto le llevó a sufrir una depresión en 2015 haciéndole pedir la baja un mes después. 

Según explicó el abogado del monje, su objetivo es arrojar luz sobre la gran carga de trabajo que sufren los encargados de gestionar los templos, que, sin embargo, no se ve reflejada en los salarios que reciben por sus servicios.