La Jungla

Propone un peculiar fetichismo sexual a una menor, acaba atracado y extorsionado

En la Jungla. Un coruñés se puso en contacto con una chica sin saber que era una menor para pedirle hacerle fotos pisando una hamburguesa con zapatos de tacón. El novio de la adolescente decidió tomarse la justicia por su mano.

Ser mujer y poner un anuncio en Internet es abrir la puerta a todo tipo de horrores, a recibir todo tipo de mensajes que no siempre tiene relación con aquello anunciado. Exactamente eso le pasó a una adolescente de 16 años de La Coruña. Puso un anuncio en una web para encontrar trabajo y recibió un mensaje de un hombre de 27 que le ofrecía 15€ a cambio de hacerle fotos pisando una hamburguesa con zapatos de tacón -todo esto sin saber él que se dirigía a una menor-.

Este tipo de propuesas, aunque tal vez con un tono menos fetichistas son relativamente habituales en la red y normalmente se quedan ahí. Sin embargo, en este caso la joven comentó la jugada con su novio, al cual le sentó muy mal el asunto, tal y como explica La Voz de Galicia. Pidió a la chica que organizase una cita con el individuo. Este tuvo lugar en un aparcamiento en el coruñes barrio de la Sardiñeira. El fetichista se presentó con una bolsa con un par de zapatos de tacón y se dirigió hacia la chica cuando fue asaltado por el novio enfurecido, que le obligó a entrar en el coche, donde le amenazó con un puñetazo por ofrecer a una menor esa "salvajada", según sostiene la fiscalía.

Pero no quedó ahí. El ofendido novio, ya con los plomos totalmente fundidos, sacó una navaja y le obligó a darle el dinero que llevase encima y el móvil antes de desaparecer. Esto ya hubiera sido grave, pero el chico fue todavía más allá, y se volvió a poner en contacto con el hombre para extorsionarlo, amenazando con ir a la policía explicando que las propuestas "raras" que hacía a menores si no le pagaba 500€.

Sin embargo, quien acabó acudiendo a la policía fue el amante de los tacones. Narró -no sabemos si con o sin pudor- lo ocurrido a los agentes, quienes le recomendaron organizar un segundo encuentro con los adolescentes extorsionadora para detenerlos. Dicho y hecho. La defensa del joven ahora alega que en realidad nunca uso una navaja, aunque la fiscalía no le cree y ahora es el quien llegará al juicio como la víctima.