La Jungla

Esta imagen desaparecerá de repente y te dejará loquísimo

En la Jungla. Una nueva ilusión óptica hace que una imagen se diluya ante nuestras narices como por arte de magia, pero todo tiene una explicación científica.

Tanto como si eres de esas personas fanáticas de los retos visuales como si, por el contrario, te cuestan un poco más, la nueva ilusión óptica que se está haciendo viral promete no dejar indiferente a nadie. Puede que necesites más o menos tiempo, pero con un minuto podría bastar para que esta imagen se funda a blanco como cosa de brujería.

Las manchas que aparecen en la fotografía, formadas a su vez por puntos difuminados de distintos colores, comienzan a diluirse hasta terminar con el dibujo teñido totalmente de gris o blanco, según la persona que mira. La premisa es mirar fijamente al centro de la imagen durante 60 segundos y sin parpadear.

La culpa es del 'efecto Troxler'

Tal y como explicaban desde la cuenta de Twitter que ha popularizado la imagen, el 'efecto Troxler' está detrás de la ilusión, engañando a nuestro cerebro. Así, explican en esta publicación especializada, que el dibujo se va contrayendo gradualmente desde los bordes hacia arriba, para acabar borrándose del todo.

El 'truco' le debe su nombre al médico, político y filósofo suizo Ignaz Troxler, que lo desarrolló a finales del XIX con un fin hipnótico. Así, la imagen se borra por el procesamiento selectivo que aplica el cerebro, explican en IFLScience, porque este filtra la información que considera extraña o innecesaria para que nos centremos en "lo importante".

No ser conscientes de lo que prescindible

Nuestro cerebro desconecta los estímulos visuales fijos y elimina los puntos de colores. Cuando fijamos la mirada en el centro de la imagen, le damos a entender que lo que tenemos delante es prescindible y, entonces, lo borra cambiándolo por el blanco. Solo un parpadeo y volveremos a ver los colores. 

Troxler se basó en un principio con el que convive el ser humano a diario, responsable por ejemplo de que una persona no sea consciente a cada minuto de que su cuerpo está en contacto con la ropa. ¿Curioso, verdad?