2,5 toneladas de céntimos de marcos alemanes, una herencia envenenada.

2,5 toneladas de céntimos de marcos alemanes, una herencia envenenada. DW

La Jungla

Seis meses contando a mano 2,5 toneladas de céntimos de una herencia

En la Jungla. Un valiente empleado del Bundesbank se ha visto obligado a contar 1,2 millones de céntimos de marco alemán recogidas por un camionero a lo largo de 30 años.

La mitad de su 2017 ha consistido en contar monedas. Concretamente 2,5 toneladas métricas, un total de 1,2 millones de moneditas de 1 y 2 céntimos del extinto marco alemán -fuera de circulación desde la llegada del euro en 2002. Habían sido recogidas por un camionero a lo largo de 30 años de viajes. Las había guardado en bolsas de plástico y las dejó en herencia a su familia.

El Bundesbank cambia los viejos marcos, 1€ por 1,96 marcos. Normalmente lo hacen por correo, pero debido a la gran cantidad de monedas, a la familia no le quedó otro remedio que acudir a una sucursal el pasado mayo con todos los saquitos de monedas heredadas. Una pena no haber podido ver la cara de los empleados.

No era posible contarlas con una máquina

Heiko Ennen (jefe de la sucursal del Bundesbank en Oldenburg), empleado Wolfgang Kemereit y líder del equipo Horst Schütte

Heiko Ennen (jefe de la sucursal del Bundesbank en Oldenburg), empleado Wolfgang Kemereit y líder del equipo Horst Schütte Martin Remmers nwzonline

Wolfgang Kemereit -un empleado de la sucursal del Bundesbank en Oldenburg- ha sido el pobre diablo  al que le cayó la misión de averiguar cuánto dinero había en total. Uno puede contar que la eficiencia y tecnología germánica sería capaz de contar todo ese porrón de calderilla con una máquina, y es lo que hubiera hecho si no fuera por un pequeño problema: muchas de las monedas estaban oxidadas y pegadas entre ellas. Además, el polvo podía dañar las máquinas.

Eso dejaba una única solución, arremangarse y empezar a contar una a una. "Me gusta hacer estas cosas", explicaba Wolfgang -sobre gustos no hay nada escrito y cada uno tiene los hobbies que le da la real gana-. Durante los seis últimos meses ha dedicado una parte de su jornada laboral a esta apasionante tarea. Tardaba casi una hora en contar una sola bolsa. En total sumó cerca de 8.000€, lo cual parece poco teniendo en cuenta el enorme volumen que ocupaban.

El Bundesbank estima que 12.000 millones de marcos siguen sin haber sido cambiados, el 5% del dinero en circulación en el momento en el que entró en circulación el euro. Desde la sucursal que ha vivido este extraño episodio cuentan que, de promedio, 13 personas intercambian 490 marcos al día. Aunque casos como el de esta herencia son raros, ya habían tenido casos de seis cifras.