La 'home' de NRKbeta, el vertical de la cadena noruega NRK.

La 'home' de NRKbeta, el vertical de la cadena noruega NRK.

La Jungla

La táctica de un periódico para acabar con los 'trolls': obligar a leer antes de comentar

En la Jungla. "Por lo general, vemos que muchos usuarios sólo leen el título y unas pocas líneas antes de precipitarse al campo de comentarios para participar en el debate", dice el editor de la web noruega NRKbeta. 

La sección de comentarios de un periódico es a menudo un campo de minas. Hasta ella llegan los usuarios para manifestar una opinión sobre un artículo cuyo titular ha conseguido captar su atención. Eso sí, las opiniones que allí se vierten no siempre son respetuosas y, muy a menudo, evidencian un hecho aún más peligroso si cabe a la hora de afrontar un debate: no se ha leído un artículo completo. 

Para acabar con los 'trolls' que campan a sus anchas por internet, un periódico noruego ha decidido llevar a cabo una singular iniciativa: obligar a leer el artículo antes de escribir nada. En febrero, NRKbeta, vertical de la cadena NRK, especializada en tecnología y medios de comunicación. Así, si uno quiere acceder a la sección de comentarios de este periódico y participar, tiene que responder tres preguntas sobre el contenido de la noticia en cuestión.

"Por lo general, vemos que muchos usuarios sólo leen el título y unas pocas líneas antes de precipitarse al campo de comentarios para participar del debate. Si vas a leer algo", asegura Marius Arnesen, editor del medio, en declaraciones a AFP. "Al hacer tres preguntas, nos aseguramos que la discusión se inicia con una base de conocimiento común", añade. Se trata de una ejemplar forma de moderar el debate, pero también de acabar con las reacciones incendiarias no deseadas. 

Uno de los cuestionarios de NRK para sus lectores antes de acceder a la sección de comentarios.

Uno de los cuestionarios de NRK para sus lectores antes de acceder a la sección de comentarios.

Tal y como él mismo reconoce, este experimento es aún demasiado reciente como para sacar conclusiones firmes, pero, por lo general, las reacciones de los usuarios son "positivas" y el número de comentarios se ha mantenido estable. 

Según los editores de esta publicación, NRKbeta es una de las pocas secciones que tiene un espacio dedicado para comentarios dentro de NRK y la gran mayoría de conversaciones que allí tienen lugar suelen ser positivas. Sin embargo, tal y como señala NiemanLab, el problema llega cuando las historias de este vertical llegan a la página principal del grupo y atraen a lectores que no son habituales. 

"Tenemos un producto nicho. Los comentarios suelen llegar de una gran cantidad de individuos interesados por la tecnología, personas inteligentes que saben cómo comportarse. Sin embargo, cuando uno de nuestros artículos llega a la primera página, muchas otras personas que no se encuentran tan acostumbradas a Internet se acercan a nosotros también". Así, decidieron construir esta herramienta y son los propios periodistas los que, al terminar de escribir, crean el cuestionario para los lectores.

Muchos periódicos y páginas han decidido prescindir de la sección de comentarios. Sin embargo, otros trabajan para mejorar las conversaciones que se producen. Así, periódicos como The New York Times, The Guardian o The Economist están probando herramientas para acabar con los comentarios tóxicos y las faltas de respeto en sus publicaciones.