Una imagen de los libros comprados por el Ayuntamiento.

Una imagen de los libros comprados por el Ayuntamiento. Twitter: @veroruiziau

Reportajes

"Chaperos en el Vaticano", un prólogo de ZP o "Jesús no te ama": 32 libros LGTBI censurados en Castellón

Una jueza ha ordenado de manera cautelarísima que no se distribuyan los títulos comprados por el Ayuntamiento de la ciudad en 11 institutos.

19 octubre, 2021 06:04

Noticias relacionadas

"Mételos juntos, sácalos separados, eso le dilatará aún más. Si los dedos entran y salen con facilidad, tu chico está preparado para recibir tu polla, a no ser que tengas un rabo superior a la media. En ese caso debes seguir dilatando hasta los tres dedos antes de penetrarlo". Este es un fragmento extraído del libro Gay Sex: Manual sobre sexualidad y autoestima erótica para hombres homosexuales, uno de los 32 libros con contenido LGTBI que una jueza ha impedido distribuir en 11 institutos de Castellón.

El pasado miércoles 13 de octubre, el Ayuntamiento de Castellón anunció la compra de 32 títulos con contenido LGTB para distribuirlos entre 11 institutos y el centro de Pi Gros. Dos días más tarde, una denuncia de Abogados Cristianos paralizaba tal hecho. La titular del contencioso administrativo número uno de la ciudad establecía medidas cautelarísimas para impedir la acción.

Son diferentes los títulos afectados. Del mencionado en el primer párrafo a La Cultura de la homofobia y cómo acabar con ella, prologado por José Luis Rodríguez Zapatero. Entre los que más ha molestado a la asociación católica se encuentra El Fin del armario. Lesbianas, gays, trans y bisexuales.

José Luis Rodríguez Zapatero.

José Luis Rodríguez Zapatero. Silvia P. Cabeza.

Este último, en concreto, molesta por los títulos que se pueden leer en su índice. Por ejemplo: “Al obispo le dan por el culo; Chaperos en el Vaticano; El papa, el sínodo y los maricones; o Allah no es grande, Jesús no nos ama”.

Entienden desde Abogados Cristianos que con la distribución en los colegios públicos de estos libros se están cometiendo una serie de delitos. “Es una vulneración frontal de derechos. Al juez no le quedaba más remedio que darnos la razón, porque hay casos en el derecho interpretables, pero hay casos que son matemáticas. Vulneras este, este y este artículo. Pues no hay más. Y luego está la vía penal”, dice Polonia Castellanos, presidenta de la asociación religiosa.

Han presentado un recurso por el contencioso administrativo, en el que les han admitido las cautelarísimas, a la espera del recurso de la administración local. Pero también han preparado una querella, para atacar por la vía penal. “Delito de prevaricación por un lado. El Ayuntamiento de Castellón no tenía competencias para distribuir estos libros y es una auténtica barbaridad. Es un delito contra menores de provocación y de abuso sexual, no físico, sino por la provocación que hacen a los menores para tener este tipo de relaciones.

—¿Entienden que puede ser un delito de abuso sexual?

—Sí, te voy a decir el artículo. Puede ser un delito de provocación, que están en el 186 del Código Penal y un delito del 183 Bis, además de un delito de odio. Por lo que te he leído de ‘Al Obispo le dan por el culo’.

El contenido de los libros

El contenido de todos los libros no ha sido posible analizarlo para este reportaje por motivos temporales evidentes. Los que han mencionado desde Abogados Cristianos a la hora de hacer la entrevista han sido tres. 

De hecho, Polonia Castellanos leía fragmentos de algunos de ellos. El primero al que hacía mención era Gay Sex, un libro sobre consejos sexuales del que pueden leer un extracto en el primer párrafo. El autor de este libro es Gabriel J, Martín, el pionero de la psicología afirmativa gay en el mundo hispano. 

Tal y como explica el propio libro, "daremos pasos para liberarnos de todo aquello que nos obstaculiza el disfrute sexual profundo. A lo largo del libro ahondaremos en el conocimiento de nuestros cuerpos y mentes. Aprenderemos técnicas para solucionar los problemas de ansiedad, erección y falta de orgasmo, y también a dejar atrás la vergüenza y a comunicar lo que verdaderamente nos erotiza, tanto sie estamos a solas, con una pareja sentimental, con un follamigo o en grupo. Hablaremos de pajas, de mamadas y de follar".

También avisa la sinopsis inicial que se hablará de "saunas, de cruising y sexclubs así como de porno, de chemsex, de tantra y de salud sexual, todo ello con un enfoque mucho más constructivo del que estamos acostumbrados".

Igualmente ha topado con los cristianos el Final del Armario. Está escrito por Bruno Bimbi y ya en su amplio índice relaciona a los pastores de la iglesia con el mundo homosexual, como se explicó anteriormente.

Además, en el interior, Castellanos asegura que ha podido leer: "Todos saben que en ningún lugar se folla tanto como en un seminario; Todos los exseminaristas que conozco han tenido algún romance con algún cura”.

La representante de Abogados Cristianos asegura que ha estado "ojeando todos y no son libros aptos para niños desde 11 años. Que estén en librerías y que quien quiera los compre, vale".

De la misma manera parece haber molestado la inclusión de un título escrito por "el socialista" Ramón Martínez. Y el prólogo es de José Luis Rodríguez Zapatero.  Este último lleva por título La Cultura de la homofobia y cómo acabar con ella.

El expresidente del Gobierno presenta el libro diciendo: "¿Qué es realmente la homofobia? ¿Cuál es su origen? ¿Quiénes son sus culpables? Años después del Matrimonio Igualitario, cuando podría parecer que hemos alcanzado la igualdad para lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, nos siguen llegando noticias de agresiones. Las reformas legales son imprescindibles, pero no suficientes para cambiar todo un contexto cultural que sigue privilegiando una sexualidad sobre el resto. Para erradicar la violencia necesitamos reflexionar profundamente sobre ella. Solo así será posible responder a la pregunta clave: ¿qué podemos hacer para acabar con la homofobia?".

Sin embargo, Castellanos no lo ve tan claro. "Imagínate que reparten un libro escrito por Isabel Díaz Ayuso y el prólogo es de Abascal. Serían libros de cierto tinte ideológico también”.

—De todas formas, entiendo que en este libro no ven nada de malo. ¿O hay algo dentro?

—Es un libro tremendamente ideológico. No me gustaría que a mis hijas les obligasen a leer libros que ha hecho un miembro del PSOE y que el prólogo lo ha escrito Zapatero.

—Pero en este caso es por quién lo escribe y no por el contenido del libro, ¿no? ¿O es por ambas?

—Por las dos cosas, porque son libros ideológicos. Quiero decir: si no votas al PSOE, no te gustaría que a tus hijos les diesen un libro del PSOE. Si no votas al PP, no te gustaría que le dieran libros favorables al PP. No pueden dar libros ni de un sentido ni de otro. En este caso, el prólogo lo ha hecho Zapatero, lo ha escrito uno del PSOE y estupendo, pero estoy segura que si lo hubiese hecho Ayuso hubiera ardido Troya.

A Abogados Cristianos le molestan los 32 títulos comprados para ser distribuidos. No hay uno, según su opinión, que no esté marcado por la ideología. “Que repartan de Matemáticas, de Biología, pues estaría estupendo. De Ciencia, de Física... Estos libros son todos ideológicos. Algunos son auténticas barbaridades, pero todos son ideológicos”, incide la presidenta de Abogados Cristianos.

Habla del resto de títulos Castellanos. “Hay otro sobre los vientres de alquiler, otro que habla de aunar las fuerzas de la izquierda, hay otro libro que está escrito por una señora anarquista que fue miembro de CNT... Entonces, esa ideología, imponer esa ideología en los colegios es lo que está prohibido. Además, incitan al odio contra la religión y entonces estarían vulnerando el artículo 16 de la Constitución, y vulneran el derecho que tenemos los padres a educar a los hijos según nuestras convicciones religiosas”.

Censura o libertad

Polonia Castellanos lo tiene claro. “Al haber distribuido estos libros entre menores de más de 11 años, se vulnera el deber que tienen los institutos públicos y en general todos los espacios públicos de ser neutrales”.

Comenta Castellanos que “si a mis hijos les instruyo en el cristianismo y viene una señora que le da un libro donde le dicen estas cosas sobre el obispo, los seminaristas o el Papa, pues hombre no. El contencioso lo hemos ganado por la vulneración de la Constitución que hacen”.

Castellanos habla de libertad a pesar de todo y acusa a Compromís de ser quien censura. “Cada uno es libre de leer los libros que quiera, por supuesto. Ellos mandaron retirar libros –habla de un episodio anterior con La Casa del Libro– e imponen la censura. Nosotros pedimos libertad para educar a nuestros hijos conforme a nuestras convicciones morales, que ningún gobierno de turno imponga ideologías. Que no traten de imponer ni de adoctrinar a los menores. Sobre todo con contenidos que hablan de las drogas, de la prostitución, de la pornografía, que lo único que hacen es perjudicar a los menores”.

Se centra para su argumentación en los apoyos recibidos por la edil Verònica Ruiz, edil tras la propuesta de compra y distribución de los libros. “La ha arropado Mónica Oltra, que ya sabemos que sabe mucho de acoso a menores y demás y de ocultar pruebas, pero la alcaldesa de Castellón no se ha posicionado a favor de la concejala de Compromís. Lo cual me parece una postura inteligente por su parte, también te digo. Defender estos libros, pues hombre… Defender el respeto, por supuesto, pero de ahí a adoctrinar… No. Los libros que te hablan del sexo con drogas, del cruising… Pues no”.

“Son unos fascistas”

Esto último no lo corrobora Verònica Ruiz, que ha recibido el apoyo incluso del presidente de la República Argentina. La concejala asegura que la alcaldesa de su ciudad le ha llamado en estos días y han estado hablando del tema.

A Verònica Ruiz le molesta tener que contestar a los argumentos de una organización que cataloga de fascista sin el más mínimo problema.

“A todas las preguntas le voy a contestar lo mismo. La Constitución habla de unos valores. Y cualquier demócrata debe defender los valores democráticos, entre ellos la libertad, la tolerancia y el respeto. A partir de ahí, todas las preguntas que usted me pueda hacer diciéndome lo que me dicen los fascistas, le voy a responder que son unos fascistas y que yo desde la democracia defenderé los valores de la tolerancia, el respeto, la libertad y los derechos humanos. De las mayorías y las minorías, como son las representadas bajo las siglas LGTBI”.

Ella no esperaba que se desatara la polémica por esto. Hasta el viernes pasado, cuando le notifican la cautelarísima de Abogados Cristianos. “Nos quedamos estupefactos”, dice Ruiz. “Nuestros objetivos eran fomentar la inclusión, eran fomentar la diversidad, los valores democráticos, desde la igualdad, la libertad y los valores democráticos. Estupefactos, de verdad”.

“Comprando libros de temática LGTBI no se hace daño a nadie, sino todo lo contrario”, apunta Ruiz antes de decir que el colectivo “se tiene que sentir seguro” en los espacios públicos.

“Hablan de ideología de género. Ser lesbiana, ser intersexual, ser transgénero no es ninguna ideología, se es y punto. Defender los derechos de igualdad de mujeres y hombres no es ninguna ideología, es lo normal. Es ser demócrata”, expone.

Lo que tampoco le molesta a Ruiz es que haya un libro escrito por Zapatero entre los títulos comprados. Mientras que combata la homofobia, "como si es de Aznar". “Y yo seré muchas cosas, pero no socialista”, apunta.

Los autores contraatacarán

Los libros ‘censurados’ llevan tiempo en las estanterías de las bibliotecas y librerías españolas. De hecho, a Carlos Valdivia, de la editorial Edelgales, le ha llamado mucho la atención la polémica. “Nos extraña porque cada vez son más los institutos y bibliotecas públicas que hacen secciones LGTB o incorporan títulos al catálogo”.

“Últimamente ha habido un aumento, por el personal de bibliotecas, profesores y por el propio alumnado, porque es una realidad palpable que ahora hay más alumnado LGTB visible que antes”, apunta Valdivia.

“Necesitan verse reflejados en lo que le das en clase y eso se ve bien en las bibliotecas. Algunos hacen este tipo de secciones (LGTBI) y se llevan para niños, para primaria, para adultos, para adolescentes. Y ya te digo que es algo bastante común, en estos meses ha sido algo que se ha promovido más. Por eso nos extraña que haya sucedido ahora, cuando podrían haber salido hace cinco años, cuando salieron los libros que están denunciando”, explica Valdivia.

Su editorial ha publicado un tercio de los libros retirados. “No sé si no les gusta el partido político, la acción, porque han sido regalados, o no sé si es que es de lo único que se han enterado, porque el resto es interno casi”, dice refiriéndose a más compras de estos libros por parte de institutos, colegios y bibliotecas públicas.

Lo que tiene claro Valdivia es que los van a tener enfrente, porque "no es nada ilegal, ni el discurso que tienen es adecuado para una civilización democráctica en pleno siglo XXI”.

Los autores ya se están preparando para tomar acciones legales. Piensan que Abogados Cristianos podría haber cometido un ilícito de denuncia falsa, mientras estiman que la jueza no ha motivado la medidas tomada suficientemente y hablan de “prevaricación”.

Desde la editorial no dan crédito. Por ejemplo, no saben por qué todos los libros atentan contra el sentimiento religioso y por qué la acción se ha tomado contra todos, y no sólo contra los que tocan temas religiosas.

—¿Cree que detrás de esta denuncia hay un trasfondo?

—Claro, hay transfobia, hay un delito de odio. ¿Por qué hablan de una ideología LGTBI? ¿Por qué meten a todos los libros en el mismo saco? Pues porque les interesa sacar otra vez el debate del adoctrinamiento, de la ideología… Mira no. Han destacado Gay Sex, que son consejos para el sexo entre hombres, porque dicen que aparece la palabra polla, la palabra dilatación anal… Es que eso forma parte de la educación sexual que se facilita, pero que se facilita desde una perspectiva heterosexual. En cuanto que aparece algo que es LGTB de algo que se está dando en clase, pues ya se ponen las manos en la cabeza. Evidentemente, detrás hay un trasfondo. Hay una intención de querer censurar cuando ya se está hablando de ciertas cosas iguales en el apartado heterosexual.

Los 32 libros censurados

1. Corcel de Fuego – Lucía Sánchez Saornil

2. Leia, Rihanna & Trump – Proyecto Una

3. No vine a ser carne – Gata Cattana

4. Lesbianas, así somos – Marta Fernández Herraiz, Kika Fumero

5. ¿Y si fuéramos nosotros? – Becky Albertalli, Adam Silvera

6. Transfeminismo o Barbarie – Aingeru Mayor et Alii

7. Libérate – Valeria Begas

8. We Too –Octavio Salazar

9. A la Conquesta del Cos Equivocat –Miquel Missé

10. Orgullo – Josema Busto

11. Orgullo – Matthew Todd

12. Con Amor, Simon – Becky Albertalli

13. ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? – Jeanette Winterson

14. El Amor del Revés – Luisgé Martín

15. La Cultura de la Homofobia y cómo acabar con ella –Ramón Martínez

16. Cuando muera Chueca – Ognacio Elpidio Domínguez Ruiz

17. Un año sin nombre Cyrus Dunham

18. Familias modernas. Padres e hijos en las nuevas formas de familia – Susan Golombok

19. Chicas que entienden invisibilidad lesbiana –María de los Ángeles Goicoechea et Alii

20. Gay Sex –Gabriel J. Martín

21. De nombre y hueso –Judas Saliere et alii

22. No estamos tan bien – Rubén Serrano

23. Jo Sóc així i això no és un problema – Fani Grande

24. El fin del Armario – Bruno Bimbi

25. Transexualidades – Miquel Missé

26. Cómo superar un bollodrama – Paula Alcaide

27. Queer, una historia Gráfica – Meg-Jhon Barker, Julia Scheele

28. LGTB para principiantes – Daniel Valero

29. Transeducar: Arte, docencia y derechos LGTB – Ricard Huerta

30. Después de lo trans. Sexo y género entre la izquierda y lo identitario – Elisabeth Duval

31. 50 Queers que cambiaron el mundo – Dan Jones

32. Ahora que ya lo sabes – Oriol Pamíes