David Serrano ha aceptado un año de cárcel y una indemnización a los padres de Julen de 180.000€.

David Serrano ha aceptado un año de cárcel y una indemnización a los padres de Julen de 180.000€. Marcos Moreno

Reportajes

El misterioso empresario que ha evitado que David, el dueño del pozo de Julen, vaya a la cárcel

El hombre, un vecino de Marbella de Oriente Medio, le ha prestado a Serrano los 25.000 euros. Sin él, no no se hubiera consumado el pacto.

Noticias relacionadas

El pasado lunes, a última hora de la tarde, los padres de Julen pudieron cerrar uno de los capítulos de la historia más dolorosa de su vida. Ambos llegaron a un acuerdo con David Serrano, el dueño del pozo donde cayó su hijo pequeño.

En el pacto, Serrano pidió perdón a Victoria y José, asumió un año de cárcel y a hacer frente a una indemnización de 180.000 euros. El dueño de la finca ya se mostró muy arrepentido en una entrevista con este periódico. "Maldito sea yo, mi vida se la llevó el niño", contó a EL ESPAÑOL, totalmente roto.

Ahora, un año después del fatídico accidente y pensando en la multa a la que tiene que hacer frente, Serrano se ha declarado "insolvente" y "en concurso de acreedores". Por ello, como gesto económico con los padres de Julen y para poder firmar el pacto, le pidieron que les indemnizara -como primera cuota- con 25.000 euros.

Esto les permitía a Victoria y José no volver a revivir aquellos angustiosos momentos que se sucedieron en enero del 2018 durante el juicio que tenía previsto comenzar este martes. Además, la acusación pedía para David tres años de prisión por un "homicidio con imprudencia grave". 

664.000 euros para la Junta

A pesar de sus buenas intenciones, David no tiene los fondos suficientes para hacer frente a los 25.000 euros. En ese momento, a Antonio Flores, abogado de Serrano, se le ocurrió ponerse en contacto con un cliente de su bufete. La idea era que este le prestara el dinero y, así, poder llegar a un acuerdo. Tras hacer varias llamadas, uno de sus clientes le dio el ok. Será un préstamo a largo plazo.

David, durante la entrevista con EL ESPAÑOL, el pasado fin de semana.

David, durante la entrevista con EL ESPAÑOL, el pasado fin de semana. Marcos Moreno

El letrado le comentó que el dueño de la finca donde murió Julen no podía pagar la tan alta cantidad. El hombre, al ser conocedor de la historia, quiso "evitar que la justicia cometiese una injusticia". Y así lo hizo. Ingresó los 25.000 euros en una cuenta del despacho de abogados de Flores y desde ahí se envió al Juzgado de lo Penal 9 de Málaga. 

El juez ya ha ratificado el acuerdo y ha aceptado la propuesta de ambas partes. Tras el acuerdo de conformidad, el magistrado dictó sentencia de forma verbal y estimó los atenuantes de reconocimiento tardío de los hechos y la reparación parcial del daño. A los 180.000 euros a los que tendrá que hacer frente David, se añaden casi 664.000 más para la Junta de Andalucía. 

David Serrano junto a su abogado, Antonio Flores, acudiendo al Juzgado.

David Serrano junto a su abogado, Antonio Flores, acudiendo al Juzgado.

¿Quién es el empresario?

Lo cierto es que la actuación de este empresario malagueño ha sido clave para que se realizase el acuerdo. El hombre, de mediana edad, es vecino de Marbella y originario de Oriente Medio. En la zona de la costa del sol tiene varias inversiones inmobiliarias. El cliente del despacho de Flores ha decidido mantenerse en el anonimato y ya muchos le han denominado como Golden Visa

El letrado de David Serrano han reconocido que estos últimos años han sido muy duros para él. "Es un alivio enorme cerrar este capítulo de su vida porque ha tenido muchas dificultades para conciliar el sueño durante este año y es algo lógico después de todo lo sucedido", explicó Flores. Respecto al coste del rescate, el letrado confía en que, pasados unos años, caduque la petición de la administración autonómica, debido al tan significativo importe al que Serrano tiene que hacer frente. Justo después, el dueño de la finca firmó su condena y dio por finalizada la vista ante el juez.