Entrante, principal y postre del menú de El Corte Inglés, antes y después de servir.

Entrante, principal y postre del menú de El Corte Inglés, antes y después de servir.

Reportajes

Así ha sido mi cena de Nochevieja cocinada en El Corte Inglés: las claves del menú

Un reportero de EL ESPAÑOL relata cómo pidió para toda su familia la comida para fin de año a 'Platos Preparados'.

Noticias relacionadas

Acaba 2019 y, por suerte, no he tenido demasiado tiempo este 31 de diciembre para pensar en la última cena del año. Mis planes eran otros. Los de mis padres y hermano también. Todos, alejados de cocinar, queríamos quedar con familia, amigos y aprovechar ese tiempazo inusual para tomar el aperitivo. Unas cañas a mediodía, que desembocaron en comida. Y ésta, a su vez, se perpetuó con la sobremesa. ¿En qué momento íbamos a plantearnos qué cenar?

Queríamos relajarnos y no ser esclavos de la cocina. Todo estaba pensado: habíamos encargado cuatro menús de Nochevieja en la sección de Platos Preparados de El Corte Inglés. La gran cadena de hipermercados haría de chef y cerraríamos la década sin tener que manchar apenas las ollas o sartenes y sin cansarnos ante los fogones. Sólo tocaba cenar, saborear y prepararnos para tomar las 12 uvas. La idea, en realidad, me la dieron unos compañeros que saborearon el menú que realizó Mercadona para Nochebuena. Pero, para variar, cambié de cadena. Aquí cuento todo acerca del menú de El Corte Inglés.

El pedido, por teléfono

Es 27 de diciembre y aún faltan cuatro días para el fin del año. Mi familia y yo ya llevábamos especulando desde hacía unos días qué cenar en Nochevieja. Y lo único que teníamos claro es que no nos apetecía cocinar. Por ello, estando ante el ordenador me dio por curiosear los menús precocinados. Hasta que di con el de El Corte Inglés en su web.

Varios platos, pensados para Nochebuena y Nochevieja, en el stan de 'Platos Preparados' de El Corte Inglés.

Varios platos, pensados para Nochebuena y Nochevieja, en el stan de 'Platos Preparados' de El Corte Inglés.

Por suerte se podía pedir hasta el sábado 28. Me llamó mucho la atención que cuatro de los platos que elabora Platos Preparados para estas fiestas estaban firmados por los hermanos Torres, unos gemelos chefs de Barcelona que este año han ganado su segunda estrella Michelin. Y pensé: si la cocina es de autor seguramente sea cara. Pero decidí llamar por teléfono para informarme y, ¿por qué no?, hacer mi pedido.

-Platos Preparados de El Corte Inglés, ¿qué desea?

-Quería informarme sobre los platos de cocina preparados para Nochevieja.

-¿Y en qué Corte Inglés quiere hacer su reserva?

-En el de Pozuelo de Alarcón, por favor.

-Vale, Gracias. Pues le informo de lo que puede pedir: Tenemos 14 variedades de entrantes, entre los que están la crema de cigalas (19,50 euros/litro), croquetas de jamón (15,95 euros/kilo), hojaldre relleno de bogavante (8,95 euros/unidad), gambas orly (23,95 euros/kilo) o salpicón de langostinos (35 euros/kilo). De plato principal, en función de si prefiere carne, ave o pescado. Tenemos 8 carnes -como cochinillo asado de Segovia (70 € medio) y pierna de lechal de Castilla y León (18,50 euros/unidad)-; 7 aves -como capón relleno asado (48,50 euros/kilo ) o roti de pularda rellena (44,50 euros/unidad)-; y, 6 tipos de pescado -como el bacalao al pil pil (39,95 euros/kilo) y rodaballo a la marinera (44,95 euros/kilo)-.

-¿Y tienen menú o alguna oferta?

-Sí, nuestro menú cuesta 27,95 euros.

Menú de El Corte Inglés de Nochebuena, Nochevieja y Noche de Reyes.

Menú de El Corte Inglés de Nochebuena, Nochevieja y Noche de Reyes.

La vendedora me explica qué lleva el menú y en qué cantidades. Hablo con mi familia y nos decantamos por esta opción económica, pero con buena pinta. Pido un menú individual para cada uno. El mismo para los cuatro, así no nos hacemos líos. Está compuesto por una crema de cigalas (250 mililitros) de entrante; una pierna de cordero lechal de Castilla y León deshuesada como principal, y unas patatas asadas con mantequilla y romero (350 g) como guarnición. Y, por último, para endulzarnos el paladar, pedimos como postre un mousse de praliné, chocolate y caramelo. El pedido estaba hecho. Sólo faltaba recogerlo el mismo 31 de diciembre a las 13:30, hora que concerté con la mujer que estaba al otro lado de la línea.

La recogida

Antes de ir a tomarme el aperitivo este 31 de diciembre tenía que hacer un recado: recoger mi pedido en El Corte Inglés de Pozuelo de Alarcón, un municipio situado al oeste de Madrid. Entro al Hipercor, la parte del centro comercial donde se encuentra la sección de Platos Preparados, y una señora me atiende amablemente. Le doy mi número de reserva y ella saca los paquetes, perfectamente embalados y herméticos. Y aprovecha, mientras me los da, para hacerme las pertinentes indicaciones para calentar nuestra cena.

Instantes en el que, con el horno a 220 grados, procedemos a meter unas de las piezas del cordero.

Instantes en el que, con el horno a 220 grados, procedemos a meter unas de las piezas del cordero.

“La crema de cigalas la tienes que poner a fuego lento durante 5 minutos y el cordero con patatas lo tienes que calentar en el horno. Debes precalentarlo y cuando esté a 220 grados, mete la pieza durante 15 minutos. Después tendréis todo listo para cenar”, me explica la vendedora. Acto seguido, acudo a la caja donde debo esperar 15 minutos. El centro comercial estaba abarrotado de gente realizando sus últimas compras antes de que claudicase este 2019.

Cuando toca mi turno saco mi tarjeta y pago los 111,80 euros que me requieren por los cuatro menús -la unidad cuesta 27,95 euros-. Y vuelvo a mi casa. Dejo los paquetes cuidadosamente en la nevera. Y, después, me voy a la calle. Me espera mi familia. Podíamos disfrutar de todo el día libre, sin pensar en la cena. Llegado el momento sólo teníamos que calentar el horno y esperar los 15 minutos correspondientes. ¡Y voilá!, la cena estaría lista, como si hubiésemos ido a un gran restaurante.

Los sabores

Ya son las 21:30. Queda muy poco para las campanadas y la mesa está lista. Mi padre y yo seguimos rigurosamente todas las recomendaciones que me había realizado El Corte Inglés para rematar la cena. En este sentido, empezamos con un plato suave y de cuchara: la crema de cigalas. Viene una cantidad perfecta para cada comensal (250 mililitros) y nos la tomamos. Los cuatro estamos de acuerdo en que la textura es muy buena, sin embargo, el sabor era muy flojito y no se percibía el sabor a marisco. Pero nada que no se pudiese arreglar con un salero. Empezaba la cosa regular.

Vista del la pierna de cordero deshuesa y las patatas con mantequilla y romero, después de salir del horno.

Vista del la pierna de cordero deshuesa y las patatas con mantequilla y romero, después de salir del horno.

Mientras tanto el horno hacía de las suyas. Ponía a punto de cocción cada una de las cuatro unidades de pierna de cordero lechal de Castilla y León, junto con su guarnición, unas patatas asadas con mantequilla y romero. Y por fin llegó el momento del plato principal. Nos mostrábamos algo escépticos, ya que al ser cordero precocinado fácilmente podría estar seco. Entonces, comenzamos a partir la tierna carne y, ¡sorpresa!, la carne estaba muy jugosa y en su punto, con un rico sabor. El plato principal se había convertido en el plato estrella de la velada.

De las patatas nada malo que decir. Suaves, tiernas y cumplían perfectamente su función de acompañamiento en el plato principal. Llegados a este punto, decidimos charlar un poco para bajar la comida porque era el turno del postre. Éste era un mousse de praliné con chocolate y caramelo. Era un auténtico manjar al no ser excesivamente dulce y los sabores nos parecieron muy equilibrados. Y así, terminó la cena. Las campanadas ya era inminentes y, por ello, fui a la cocina junto a mi hermano a preparar las 12 uvas de cada uno, ya que en el menú de El Corte Inglés no estaban incluidas. Pero bueno, la relación calidad precio era estupenda.

Este es el mousse de praliné, chocolate y caramelo.

Este es el mousse de praliné, chocolate y caramelo.

Al terminar el mousse era el momento de valorar. Comentamos los mejorable pero, paradójicamente, todos estuvimos de acuerdo en que la relación calidad-precio para ser el menú de fin de año era genial. Los 27,95 euros por comensal estaban perfectamente justificados, ya que todos nos quedamos llenos. Es más, mi madre pensaba que la unidad de cordero deshuesado era algo grande para una sola persona.

Pese a todo, cabe destacar que optamos por esta opción por su precio. Por ejemplo, si hubiésemos comido medio cochinillo asado nos hubiese costado 70 euros, 10 más que el de Mercadona. En general, los precios eran más elevados. Pero en lo que se lleva a la palma El Corte Inglés es en la ingente variedad de productos que ofrecían para la cena de Nochevieja. De hecho, si se ha quedado con las ganas tiene hasta el 3 de enero para encargar la cena de la noche de Reyes.

Productos que ofrece la sección de 'Platos Preparados' de El Corte Inglés.

Productos que ofrece la sección de 'Platos Preparados' de El Corte Inglés.

Aun así, lo mejor más positivo de esta experiencia es, por un lado, que la cadena de hipermercados te da todo prácticamente hecho. Y con buen género. Y, por otro lado,  nos gustó que sólo manchamos los platos con los que cenamos. Después de aquello, tomamos las uvas y nos felicitamos con champán la llegada de la nueva década. Bienvenido 2020.