Tras el estudio, los responsables de la compañía decidieron sustituir sus productos por unos más saludables.

Tras el estudio, los responsables de la compañía decidieron sustituir sus productos por unos más saludables.

Reportajes

Pan integral y aguacate en vez de bocata de chorizo: así adelgazaron a la fuerza los trabajadores de Seat

Gracias al proyecto MedCars, realizado en abril del año pasado, se sustituyeron los alimentos procesados por otros más saludables. 

Noticias relacionadas

En abril del 2018, la empresa española Seat -con sede en Martorell (Barcelona)- se involucró en un proyecto para mejorar la salud y la forma de vida de sus empleados. Esta noticia se conoce el mismo día que se ha hecho pública la propuesta de la compañía de un ERE temporal que afectará a más de 7.000 trabajadores motivado por la falta de suministros. Hace un año y medio el fabricante de vehículos trabajó junto a IrsiCaixa, el Hospital Clínic, ITAE y científicos y médicos -de primer nivel europeo y mundial- para presentar un informe donde se exponía un análisis histórico-médico de sus empleados en los últimos 20 años

Para ello, utilizaron una muestra de casi 30.000 personas, además, contaron con un volumen de información de casi 10 millones de datos de salud que pueden trasladarse a toda la sociedad española y europea. Los datos resultantes en ámbitos como tabaquismo, sobrepeso, hipertensión, hiperglucemia, colesterol, el consumo de alcohol o la práctica de deporte han permitido concluir que la salud de los trabajadores es mucho mejor que hace 20 años. Esto, también, ha sido fomentado por varias decisiones dentro de sus fábricas; cambiaron los bocadillos de mortadela y chorizo por pan integral con hummus o aguacate. Durante seis meses, 600 trabajadores hicieron de conejillos de indias para Seat. 

6 meses de estudio

Seat ha sido noticia tras conocerse el ERE que afectará a 7.000 trabajadores. La dirección ha comunicado este martes a los sindicatos de CC.OO., UGT y CGT su intención de solicitar este Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Este afectará tanto a los turnos de producción perdidos en los últimos días en su fábrica de Martorell como a los que se puedan dejar de trabajar a partir de ahora, debido a la escasez de suministros. Los sindicatos presentaron su contrapropuesta en la que piden que Seat asuma como "paro técnico" los turnos perdidos. Así, los trabajadores podrán percibir su salario. 

La planta de Seat de Martorell, donde se ha producido el despido.

La planta de Seat de Martorell, donde se ha producido el despido.

Lo cierto es que la empresa de vehículos españoles lleva casi dos décadas preocupándose del estilo de vida de sus empleados. Gracias al proyecto MedCars, que nace con el propósito de estudiar el impacto en la salud de una intervención en los hábitos de vida, han podido identificar los problemas más comunes que sufren sus trabajadores. La empresa decidió cambiar los alimentos procesados de las máquinas de vending por productos saludables, como pan integral con hummus, sardina o aguacate. Es decir, cambiar el tentempié por un piscolabis un poco más sano. Además, también introdujeron pautas de ejercicio físico, así como un acompañamiento emocional intensivo. 

En abril de 2018, la empresa presentó este primer estudio científico, junto al Hospital Clínic o profesionales de Harvard. Para ello, primero examinaron a 600 trabajadores -divididos en dos grupos- de las distintas fábricas de Barcelona. A todos ellos se les realizó un exhaustivo reconocimiento médico y un análisis de las conductas alimentarias. Uno de los grupos recibió pautas para mejorar sus hábitos de vida y, tras los seis meses, se comparó la salud de los trabajadores para extraer conclusiones sobre los efectos positivos que se han obtenido. 

Aunque el estudio tan solo se realizó a 600 trabajadores voluntarios, se beneficiaron un total de 2.000 empleados ya que todos recibieron un reconocimiento médico y las máquinas de vending y bocadillos cambiaron para todos. Además, las medidas incluyen consejos sobre nutrición, recetas, entrega de cinco litros de aceite de oliva y frutos secos -de forma mensual-, descuento en supermercados, talleres gastronómicos impartidos por cocineros con estrella Michelín y asistencia dietética y psicológica en forma de seminarios. 

Un exhaustivo informe médico

En noviembre de 2018 -lo que duró los seis meses de intervención- los cambios de hábitos dieron sus resultados. “En el grupo de intervención se redujeron más de dos de los principales parámetros asociados al riesgo cardiovascular: el peso y el perímetro de la cintura”, afirmó Ramón Estruch, consultor de medicina interna del Hospital Clínic, que también trabajó en este proyecto. También se redujo los triglicéridos y la presencia de una proteína que estaba vinculada a la inflamación de las arterias.

Una máquina de 'vending' con productos procesados.

Una máquina de 'vending' con productos procesados.

El segundo paso fue estudiar la microbiota -es decir, los millones de microbios que se encuentran en el intestino- de los empleados que participaron en el estudio. “Este estudio ha conseguido un impacto a nivel metabólico a través de la dieta mediterránea, pero ahora queremos ver si, en el microbioma, hay un impacto de la dieta mediterránea y sobre qué bacterias impacta”, explicó el director de IrisCaixa.

El plan concluyó hace más de un año, pero las opciones saludables siguen poblando las máquinas de vending de la compañía catalana. Atrás quedaron los bocadillos de mortadela y chorizo servidos durante horas y horas. Ahora, muchos de los trabajadores se decantan por una alternativa más sana. Tras el éxito, los responsables de Seat decidieron estudiar la posibilidad de incorporar este aperitivo saludable y nutritivo y dejar de lado -de forma definitiva- esos bocadillos de embutido repartidos por la compañía.