El restaurante Riff en Valencia. Arriba a la derecha, su propietario, el chef alemán Bernd H. Knöller.

El restaurante Riff en Valencia. Arriba a la derecha, su propietario, el chef alemán Bernd H. Knöller.

Reportajes

La setas no causaron la muerte de una mujer que comía en el restaurante Riff, según el fiscal

La Fiscalía Provincial de Valencia asegura que la intoxicación por consumo de colmenillas que sufrió en este establecimiento no fue causa "directa y única de la muerte".

Noticias relacionadas

La Fiscalía Provincial de Valencia ha solicitado que se archive la causa judicial abierta tras el fallecimiento de una clienta, de 46 años, del restaurante Riff de Valencia el pasado mes de febrero, por considerar que la intoxicación por consumo de setas que sufrió en este establecimiento no fue causa "directa y única de la muerte".

En un escrito remitido al juzgado de Instrucción número 1 de Valencia, el fiscal se remite a los exámenes de toxicología practicados a las setas -colmenillas-, que ponen de relieve que, aunque pueden producir cuadros gastrointestinales, "no pueden calificarse como graves" ni provocan la muerte.

La Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana informó de que cerca de treinta clientes de este establecimiento -de los más de 70 entrevistados- se intoxicaron entre el 13 y el 16 de febrero, aunque todos los casos, salvo el de esta mujer, vecina de un pueblo de León, presentaron una sintomatología leve.

"En la mayoría de los casos desaparecen espontáneamente en un 90% de los pacientes, es decir, no pueden calificarse como graves y ni se menciona la posible mortandad por los mismos en el referido informe", recuerda la Fiscalía en su escrito.

Asimismo, expone que "el estudio histopatológico de la fallecida, así como el informe definitivo de autopsia, sugiere que la muerte deriva de un proceso patológico de la propia fallecida, considerando la gastroenteritis posiblemente relacionada con el consumo previo de setas, si bien ésta no reviste la gravedad suficiente para ser causa fundamental de la muerte".

Por todo ello, el fiscal concluye: "No puede afirmarse que la gastroenteritis hipotéticamente causada por la ingesta de las setas colmenillas sea causa directa y única de la muerte".

"La mujer fallecida tenía una dolencia previa, desconocida por los supuestos implicados en la eventual imprudencia, que concurre como causa fundamental de su fallecimiento en unión con el cuadro de gastroenteritis, de modo que no hay conducta peligrosa por parte de nadie y además el resultado no es fruto de esa hipotética conducta peligrosa", añade el escrito.